COMENTARIOS

Viuda y en la quiebra

Viuda y en la quiebra Mujer usando un velo, foto: Thinkstock

La pérdida del esposo puede ser aún más traumática si no se toman medidas a tiempo para cuidar el dinero y la economía. Recomendaciones necesarias.

Por RevistaFucsia.com

La muerte del conyugue es un dolor infinito muy difícil de manejar y no sólo por lo que significa la pérdida en sí misma, sino también por el cambio tan drástico que marca en la vida de la persona que queda viuda.

Precisamente uno de los aspectos que más se ve alterado es el económico, pues la nueva realidad implica asumir mayor cantidad de gastos, conocer el estado de las finanzas que el esposo manejaba, hacer una sinnúmero de papeles para legalizar el estado civil y hacerse cargo de todas las responsabilidades que se habían adquirido como sociedad conyugal. Para que sepas cómo manejar la situación acertadamente y así evitar quedar en la quiebra, te presentamos algunas recomendaciones:

1. Contacta a tu abogado para averiguar todo lo referente al testamento –si lo hubiere– o para elaborar un listado de los bienes de ambos.
2. Reúne todos los documentos financieros que den cuenta de activos y pasivos de la sociedad conyugal. Te estamos hablando de cuentas de ahorros, pólizas de seguro, hipotecas, escrituras, inversiones, poderes, pagos de arriendo y, en general, todos aquellos que puedan servir para demostrar o saber qué se tiene y qué se debe.
3. Analiza detalladamente todos los documentos y si no comprendes algo, asesórate de un experto antes de delegar el manejo a terceros o incluso, antes de disponer de los bienes o darlos como garantía de un préstamo de emergencia.
4. Legaliza la situación de los bienes conjuntos. Para esto debes acudir a las entidades financieras, fondos de ahorro o inversión, o entidades del Estado para pasar a tu nombre o al de quien tú consideres las inversiones que tenían en conjunto con tu pareja (carro, ahorro programado, pensión, hipotecas, beneficiarios de los seguros, etc.).
5. Verifica con tu abogado la legalización del testamento o la disposición de los activos según lo acordado con tu pareja para evitar que sean transferidos incorrectamente o que entren en pleito por la aparición de terceros.

Lo anterior tiene que ver con los bienes conseguidos durante el matrimonio, pero también es necesario hacer ajustes a la cotidianidad para mantener una economía estable y no afectar la calidad de vida de la familia. Al respecto estas son nuestras sugerencias:

· Elabora un presupuesto minucioso de los gastos mensuales del hogar incluyendo hasta el más pequeño detalle (impuestos, salud, colegios, manutención de un adulto mayor, etc.). Una vez lo tengas, evalúa si tus ingresos compensan los gastos o si la ausencia de tu pareja genera un déficit financiero que se puede cubrir (con el seguro, la pensión, los ahorros, etc.) o si definitivamente hay que reajustar las cuentas para no estar con el saldo en rojo.
· Ajusta los gastos para mantener un presupuesto mensual que permita guardar una pequeña parte (el 10% aproximadamente) para manejar imprevistos. Esto puede requerir tomar decisiones difíciles como vender algunos bienes, despedir empleados de oficios varios, eliminar lujos, cocinar en casa, recortar las salidas de entretenimiento, etc.
· Busca asesoría para invertir tus activos de tal manera que el dinero no se desaparezca con el paso del tiempo cubriendo únicamente los gastos del hogar.
· Evita tomar decisiones apresuradas y menos aún si el dolor por la pérdida aún está a flor de piel, pues puedes poner el riesgo todo tu patrimonio.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.