COMENTARIOS

¡Fuera flacidez! 11 Tácticas para eliminarla

RevistaFucsia.com

¡Fuera flacidez! 11 Tácticas para eliminarla La flacidez se elimina a punta de mucha hidratación, ejercicio y las frutas adecuadas. (Foto: Thinkstock )

La grasa siempre está de más. Pero cuando se ubica estratégicamente en diversas zonas de nuestro cuerpo, recurrimos a todos los trucos existentes para eliminar esos gorditos que terminan convirtiéndose en carne flácida. ¿Es tan complicado? Entérate

Si las dietas exageradas, el embarazo o el sube y baja alimenticio han dejado en tu cuerpo las terribles marcas de la flacidez, tienes una solución. Eso sí: hazte la idea que requiere de paciencia y dedicación, además de que te ayudarán a bajar de peso sin matarte o arriesgar a que el organismo sufra grandes trastornos.

La nutricionista Gillian McKeith nos enseña trucos infalibles para que desde ya comiences la batalla contra la carne que sobra.

1.    Aprende a combinar los alimentos:
No basta con servir un plato de comida  lleno de fruta o verduras. Recuerda que tu  cuerpo necesita de todos los alimentos. Pero lo que tal vez no sabías es que combinarlos bien ayuda a que quemes grasa de un modo adecuado: así no quedarán partículas deambulando por tu organismo. No ingieras proteínas y carbohidratos en la misma comida, menos si vas a mezclar vegetales con alguno de esto dos.  No mas alimentos de un solo grupo: solo verduras, ni solo frutas, ni solo proteínas, etc. Por ejemplo, cómete la fruta 30 minutos antes de consumir cualquier otro alimento.  Por más saludable que ésta sea, si se mezcla con otros,  puedes sufrir de distensión abdominal o flatulencias.

2.    Bebe 8 vasos de agua al día:
No es puro cuento que el agua es un supresor  natural del apetito. Si te aburre tomarlo sin sabor, agrega unas gotas de limón o prueba con tés adelgazantes, como el verde y el de ortigas (que también funcionan como excelentes diuréticos)

3.    Evita los alimentos de difícil digestión:  Para combatir los gorditos molestos, es obligatorio que tu cuerpo elimine la grasa mala lo más rápido posible, y para esto necesitas que tu digestión sea óptima y veloz.  La margarina, la leche entera, los productos lácteos derivados de la vaca y el azúcar refinada ralentizan el organismo.

4.    Grasas de las que sirven: Sabemos que quieres eliminar esos depósitos de tu enemiga número 1, la grasa, pero no debes  excluirla por completo de la dieta. El pescado, los frutos secos, el aguacate y las semillas de girasol contienen lo que se llaman “grasas buenas”. Éstos alimentos estimulan el metabolismo, otro aliado al momento de adelgazar.

5.    No te saltes ninguna comida: Comer menos no engorda menos, solo mantiene tu cuerpo en pausa, absorbiendo energías necesarias y poniendo a tu metabolismo en la contraproducente labor de quedarse sin actividad. El estómago y el bazo están en pleno funcionamiento en las mañanas y tienes todo el día para quemar comida. Si quieres estimular el metabolismo, debes comer en  el desayuno por obligación. Cuanto más tarde comas, el cuerpo libera más insulina para generar más grasa ya que la comida escasea.

6.    Desintoxícate por unos días: Tu cuerpo puede estar repleto de toxinas que no te dejan eliminar bien lo que tus órganos no requieren. Si hay muchas toxinas, tienes un coeficiente de músculo/grasa elevado. Eso es igual a la molesta flacidez. Libérate de químicos con una desintoxicación y un régimen estricto de 1 a 3 días. Consume semillas, agua, té, arroz integral, batidos vegetales y líquidos con hierbas purificantes.

7.    No a las dietas milagrosas: Ponerse a dieta hace lenta la función de las enzimas metabólicas del organismo. Tal vez si te matas del hambre unos días, tus pantalones parecen entrar más fácil y te sientes más liviana. Pero un terrible truco se esconde en ese bajonazo de peso momentáneo: recuperarás lo que perdiste mucho más rápido de lo que te imaginas. Tus células grasas se inflaman y se almacenan en los tejidos. Pierdes tono muscular, más no grasa.

8.    Tu amigo el ejercicio:
El ejercicio sí quema grasa ¿Cómo? La actividad física estimula la velocidad del metabolismo y así las calorías se consumen antes de lo normal.  Caminar es una excelente forma de comenzar y de deshacerse de la grasita.

9.    Bebe en las mañanas agua caliente con zumo de limón: Eso hará trabajar inmediatamente tu metabolismo, además de limpiar.

10.     Evita el alcohol:
Éste debilita el hígado, órgano crucial al momento de la eliminación de las grasas malas que rondan por el cuerpo. La cerveza y el vino, por ejemplo, además de tener un alto contenido de azúcares, abren el apetito.

11.     Consume suplementos alimenticios: Quienes sufren de sobrepeso tienen un déficit de nutrientes, como los que ayudan a quemar grasa. Aumenta la ingestión de suplementos como la Vitamina B, la L-Tirosina, la coenzima Q 10 y los suplementos de aceite de linaza. No olvides consultar primero a tu médico de confianza para que además te recomiende los que son aptos p  tu organismo.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.