COMENTARIOS

¿Estás enferma? Revisa tus emociones

Fucsia.co

Foto: Ingimages
2 / 9
Cuando estamos nerviosos, ansiosos, con estrés, con temores, el sistema nervioso central reacciona y manda información al corazón, al sistema inmune, cardiovascular, grastrointestinal, entre otros. Foto: Ingimages
3 / 9
La ciencia lo ha demostrado. Sentirse feliz, tranquilo y ser optimista es uno de los seguros contra las dolencias y enfermedades. Una de esas observaciones científicas la hizo el equipo de la doctora Karina Davidson del Centro de Salud Cardiovascular Conductual de la Universidad de Columbia, NY. El estudio consistió en hacerles seguimiento a 862 hombres y 877 mujeres durante 10 años. ¿El resultado? Las personas con mejor actitud y mayores sentimientos positivos disminuían el riesgo de presentar enfermedades cardiacas. Foto: Ingimages
4 / 9
Jorge Forero, psiquiatra y director del Instituto para el Desarrollo de la Salud Emocional en Colombia, asegura que estas reacciones en el sistema nervioso central derivan en taquicardias, tensión arterial alta, arritmias, alteración del ciclo menstrual, gastritis, úlceras, diarrea, estreñimiento o síndrome del colon irritable. Foto: Ingimages
5 / 9
Para Margarita Sierra, terapeuta holística, la ira hace que la densidad de la sangre aumente y con ello, el riesgo de que se formen coágulos. Foto: Ingimages
6 / 9
emociones en la salud física
También dolores de cabeza, de estómago, dolores de cuello, cabeza o espalda estarían asociados a preocupaciones emocionales. El doctor Forero asegura categórico, por ejemplo, que el colon irritable es consecuencia de las preocupaciones, pero los pacientes se toman un medicamento para el dolor o hacen cambios en la dieta, antes que acudir al psicólogo o al psiquiatra.
7 / 9
emociones en la salud física
También dolores de cabeza, de estómago, dolores de cuello, cabeza o espalda estarían asociados a preocupaciones emocionales. El doctor Forero asegura categórico, por ejemplo, que el colon irritable es consecuencia de las preocupaciones, pero los pacientes se toman un medicamento para el dolor o hacen cambios en la dieta, antes que acudir al psicólogo o al psiquiatra.
8 / 9
Una persona con tristeza puede sufrir de gripas constantes. El asco o repulsión frente a situaciones en la vida que no se aceptan se pueden ver representados en alergias como asma, sinusitis y molestias en la piel. Foto: Ingimages
9 / 9
El hígado y el sistema digestivo se pueden ver alterados por sentimientos como agresividad, irritabilidad y resentimiento. Si estas emociones persisten y no se solucionan, pueden convertirse en problemas crónicos de salud.
Foto: Ingimages
Cuando estamos nerviosos, ansiosos, con estrés, con temores, el sistema nervioso central reacciona y manda información al corazón, al sistema inmune, cardiovascular, grastrointestinal, entre otros. Foto: Ingimages
La ciencia lo ha demostrado. Sentirse feliz, tranquilo y ser optimista es uno de los seguros contra las dolencias y enfermedades. Una de esas observaciones científicas la hizo el equipo de la doctora Karina Davidson del Centro de Salud Cardiovascular  Conductual de la Universidad de Columbia, NY. El estudio consistió en hacerles seguimiento a  862 hombres y 877 mujeres durante 10 años. ¿El resultado? Las personas con mejor actitud y mayores sentimientos positivos disminuían el riesgo de presentar enfermedades cardiacas. Foto: Ingimages
Jorge Forero, psiquiatra y director del Instituto para el Desarrollo de la Salud Emocional en Colombia, asegura que estas reacciones en el sistema nervioso central derivan en taquicardias, tensión arterial alta, arritmias, alteración del ciclo menstrual, gastritis, úlceras, diarrea, estreñimiento o síndrome del colon irritable. Foto: Ingimages
Para Margarita Sierra, terapeuta holística, la ira hace que la densidad de la sangre aumente y con ello, el riesgo de que se formen coágulos. Foto: Ingimages
También dolores de cabeza, de estómago, dolores de cuello, cabeza o espalda estarían asociados a preocupaciones emocionales. El doctor Forero asegura categórico, por ejemplo, que el colon irritable es consecuencia de las preocupaciones, pero los pacientes se toman un medicamento para el dolor o hacen cambios en la dieta, antes que acudir al psicólogo o al psiquiatra.
También dolores de cabeza, de estómago, dolores de cuello, cabeza o espalda estarían asociados a preocupaciones emocionales. El doctor Forero asegura categórico, por ejemplo, que el colon irritable es consecuencia de las preocupaciones, pero los pacientes se toman un medicamento para el dolor o hacen cambios en la dieta, antes que acudir al psicólogo o al psiquiatra.
Una persona con tristeza puede sufrir de gripas constantes. El asco o repulsión frente a situaciones en la vida que no se aceptan se pueden ver representados en alergias como asma, sinusitis y molestias en la piel. Foto: Ingimages
El hígado y el sistema digestivo se pueden ver alterados por sentimientos como agresividad, irritabilidad y resentimiento.  Si estas emociones persisten y no se solucionan, pueden convertirse en problemas crónicos de salud.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.