COMENTARIOS

Busto firme y torneado

Busto firme y torneado Mujer tapandose el busto, foto: Thinkstock

El paso del tiempo, el embarazo, la pérdida de peso y mantener una mala postura hacen que el busto se caiga. Ejercicios para mantenerlo en su lugar.

Por RevistaFucsia.com

Cremas, lociones tonificadoras, masajes, rodillos, copas, brasieres fríos… en el mercado se encuentran un sinfín de alternativas para tonificar el busto, pero sólo una es absolutamente eficaz. Te estamos hablando del ejercicio constante.
Resulta que los músculos que sostienen el busto y que se ubican justo debajo de cada seno, pierden tono con el paso del tiempo y por circunstancias como el embarazo, la pérdida de peso, la edad y las malas posturas. Para contrarrestar estos efectos y lograr que los senos tengan una mejor forma y apariencia, te recomendamos incluir estos ejercicios en tu rutina diaria. Con un poco de constancia notarás los resultados.

Necesitas:
1.
Un banquillo plano en el que te puedas recostar.
2. Pesas de mano (mancuernas). Puedes fabricarlas en principio con dos botellas de agua llenas de arena.
3. Un balón de Pilates por si no cuentas con el banquillo.
4. Una barra con pesas para cuando la rutina esté avanzada.

Rutina
Ejercicio 1
Recuesta tu espalda en el banquillo, ubica la planta de cada pie en el suelo y retrae los abdominales. Si no tienes el banquillo, usa el balón de pilates.
Toma cada una de las pesas y sujétalas delante de tu pecho cerca de los hombros formando un ángulo de 90 grados con los codos.
Estira los brazos hacia arriba sin abrir completamente los codos.
Baja los brazos hasta la posición inicial.
Haz 2 series de 15 repeticiones.

Ejercicio 2
Recuesta tu espalda en el banquillo, ubica la planta de cada pie en el suelo y retrae los abdominales. Si no tienes el banquillo, usa el balón de Pilates.
Toma cada una de las pesas y sujétalas como si las palmas de las manos se estuvieran encontrando para abrazar un tronco.
Sube y baja los brazos lentamente uniendo las palmas arriba mientras contraes los músculos del abdomen. Debes sentir que tu pecho se abre cada vez que llegas al nivel de los hombros.
Mantén los codos doblados durante el ejercicio.
Haz 2 series de 15 repeticiones.

Ejercicio 3
Pon tus rodillas y manos sobre el piso con los brazos perpendiculares al suelo. Las manos deben estar ubicadas más allá del nivel de los hombros.
Apóyate en las rodillas y, lentamente, dobla los brazos hasta que tus codos lleguen a formar un ángulo de 90 grados. Endereza los brazos sin estirar completamente los codos y repite el movimiento. Este ejercicio es similar a las lagartijas.
Para aumentar el nivel de dificultad, apóyate en las puntas de los pies o ubica las piernas sobre la pelota de pilates.
Haz 2 series de 15 repeticiones.

Recomendaciones para un buen comienzo
1.
Antes de dar inicio a la rutina, estira tus músculos para evitar dolores o desgarramiento. Las actividades cardiovasculares son muy útiles para calentar.
2. En principio, haz un ejercicio solamente y luego de que tu cuerpo se acostumbre, alterna las series con las otras dos opciones que te presentamos arriba.
3. A medida que tu cuerpo se acostumbre, aumenta el peso de las mancuernas para aumentar el nivel de dificultad o usa la barra.
4. Practica estos ejercicios 2 ó 3 veces por semana.




También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.