COMENTARIOS

¿Cuántas veces has soñado con hacer el amor en un avión, en un balcón, en un carro o en cualquier lugar al aire libre?

Por: Revista Fucsia.com

De esto se trata el dogging, pero cuídate porque estas fantasías te pueden hacer pasar una vergüenza pública. En los años 70 apareció el término ‘dogging’ en Inglaterra, que se refería a tener sexo al aire libre. Esta palabra tiene dos versiones sobre el origen. Una, que los mirones con la excusa de pasear a su perro (dog en inglés), espiaban a las parejas que practicaban sexo, y la otra, hace referencia al hecho de practicar sexo en lugares públicos, como lo hacen los perros.

Hay algunas parejas que en la cama adquieren nuevas personalidades o se disfrazan, y el dogging es una opción para alejarte de la monotonía. Aunque el dogging no es algo nuevo, hoy es una moda que se impone en sitios públicos como parques, restaurantes, aeropuertos o parqueaderos, que busca nuevas sensaciones.

Los expertos en el tema aseguran que el dogging no es practicado usualmente por parejas estables. En la mayoría de los casos es producto de encuentros ocasionales y con el efecto erótico del voyerismo unido al exhibicionismo.

Los doggers

Actualmente se han establecido grupos alrededor del mundo que han llevado esta tendencia a la practica constante, llamados doggers. Con correos, señales de luces en sus autos en los momentos de reunión y reglas como usar preservativos, no estar en zonas de paso donde haya muchos transeúntes, no entrometerse en una relación sexual de dos sin ser invitado y no comprometer la identidad de nadie, los doggers han logrado mantener esta práctica.

¿Y el castigo?... A pesar de la adrenalina que genera esto, hay que tener en cuenta que esta práctica es castigada por la sociedad. Así que, a cuidar tus instintos pasionales, porque si te descubren puedes pasar del placer al escarnio público. Si actúas con cautela podrás llegar a la conclusión de que es mejor cumplir tus fantasías de manera cautelosa y segura.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.