COMENTARIOS

Mejora tu vida mientras duermes

Mejora tu vida mientras duermes Mejora tu vida mientras duermes, foto: Thinkstock

El biólogo español Guillermo Pérez en su libro “El sueño lúcido: mejore su vida mientras duerme” ofrece toda una guía para mejorar algunos aspectos que entorpecen la vida real, como la ansiedad y el estrés, por medio del sueño.

Por RevistaFucsia.com
 
Una serie de técnicas de autoconocimiento llevan a las personas a tener una vida más tranquila, todo gracias al buen manejo de los sueños. El sueño es el estado de reposo uniforme del organismo, es fundamental para el adecuado descanso del cuerpo y para el buen funcionamiento fisiológico. Hay estudios que afirman que es fundamental para la consolidación de la memoria reciente.

En todo caso, los sueños son una expresión de la actividad cerebral y puede ser aprovechado para la resolución de algunos inconvenientes de la vida cotidiana relacionados con el estrés. Según el biólogo Guillermo Pérez, existe la posibilidad de aprender a convertir los sueños en sueños lúcidos, aquellos donde la persona es consciente de lo que está soñando, para controlarlos y resolver ciertas problemáticas durante la vigilia.

Sueño lúcido
Existen diferentes tipos de sueños, los que reconstruyen alguna parte del día, los que narran cosas fantásticas, o aquellos sueños angustiosos llamados pesadillas. Los sueños lúcidos son aquellos donde la consciencia da al soñador la posibilidad de controlar sus acciones, así como los sucesos y desarrollo del sueño mismo. Este tipo de sueños se presenta espontáneamente o pueden ser inducidos por determinadas prácticas y ejercicios.

La sensación de estar presentes en el tiempo y el espacio del sueño y la capacidad de poderlo controlar define a un sueño lúcido. Según los expertos, la experiencia de lucidez durante el sueño debe aprehenderse como un continuo; varía desde la mínima toma de conciencia hasta el ideal donde el soñador tiene las capacidades normales de raciocinio, la percepción de los cinco sentidos es comparable a la de la vigilia, tiene libre albedrío y al despertar recuerda con claridad el sueño.

Cómo utilizar los sueños
Pérez propone la técnica de la incubación, entre otras, para obtener respuestas durante los sueños y para enfrentar las cosas o personajes que nos atemorizan durante las pesadillas, que no son otra cosa que la representación de algo que queremos evitar durante la vigilia. La incubación consiste en plantear cuestiones antes de ir a dormir para resolverlas mientras dormimos; como en el caso de las encrucijadas que la vida nos plantea, que no tienen solución aparente y por eso producen ansiedad.

Esta técnica requiere plantear no sólo lo que se piensa de la problemática en cuestión, sino de sus posibles causas y soluciones. El sueño mostrará caminos de solución creados por ti misma para los motores de la ansiedad en la vida durante la vigilia, pero de nada servirá esta técnica si no aplicas las soluciones obtenidas cuando estés despierta.

Mejora tu autoestima
La ausencia de autoestima nos causa muchos tropiezos en la vida. La ausencia de confianza en sí mismo disminuye las posibilidades y genera agotamiento incluso antes de iniciar cualquier proyecto. De acuerdo con Pérez, “los sueños pueden mostrarle la imagen que tiene de sí mismo. Si se siente inferior en su vida cotidiana tal vez aparezca en sus sueños como un esclavo dominado por los demás personajes; si se siente superior entonces puede aparecer como un dictador o un personaje despótico”

Técnicas para mejorar el autoestima, planteadas en El sueño lúcido: mejore su vida mientras duerme
1.
Antes de irte a dormir analiza un sueño reciente en el que te hayas sentido inferior o superior. No importa la imagen de sí, sino el sentimiento que tuvieras. Por ejemplo, puedes aparecer como un general pero sentirte inferior a un soldado. Considera los personajes del sueño como facetas de ti misma.
2. Elije un punto de entrada en el sueño (la escena en la que te sentiste más inferior o ridícula)
3. Decide cómo vas a cambiar la escena a partir de ese punto: preguntas sobre las causas de tu inferioridad, tu nueva actitud, etc.
4. Incuba un sueño con una frase como: “voy a resolver mi complejo de inferioridad” o “deseo mi autoestima”, y vete a dormir.
5. Cuando tengas en el sueño la misma sensación de inferioridad que en la escena elegida piensa que estás soñando y efectúa las siguientes preguntas (a los personajes o a ti misma): ¿Cómo me veo a mí misma? ¿Por qué me siento inferior o superior? ¿cómo puedo mejorar mi autoestima?
6. Una vez obtenidas las respuestas piensa que debes recordarlas al despertar, cambia la escena como lo tenías previsto y despiértate a voluntad
7. Escribe las respuestas y consejos obtenidos, analízalos y aplícalos a tu vida.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.