COMENTARIOS

Para la pobre pendeja de Susana...

Susana y Elvira Susana y Elvira

Para la pobre pendeja de Susana... Para la pobre pendeja de Susana...
Por: Elvira
www.susanayelvira.com
 
En la universidad tenía una profesora que solía decirme que la principal diferencia entre hombres y mujeres, es la manera como llegamos del punto A al B. Su teoría era que ellos simplemente llegan de A a B en una línea recta, mientras que nosotras tenemos que atravesar todo un rosal de espinas para llegar, si es que llegamos.
 
En esas anda Susana, atravesando el rosal a costa de la decisión que tomó respecto a su fuckbuddy. Su plan era simple y concreto, y sobretodo, a prueba de error. Era, para ponernos patrióticos, su operación Jaque. Se deshizo de su fuckbuddy pasando de A a B sin desviarse ni mirar atrás por un segundo, siguiendo el mapa que Madame Foqui Foqui y yo ayudamos a trazar.
 
El plan era sencillo:

A -- B =  Triunfo
 
Pero la cosa no paró (ni ha parado) en B. Y en éstas va la cosa:
 
A  --   B   C
        /  I     *   ---  ???
     B1-B3   I
       /       C1.3
     /
B2.6  
 
Así que la pobre Susana ha tenido que atravesar todo un zarzal para apenas acercarse a C, y de C quien sabe hasta dónde vaya a llegar.
 
Por eso es que más allá de la línea que divide a los hombres de las mujeres, el problema es que para nosotras, B nunca es B. B se convierte en B1, C, H, Z, B1-B2-B3-B2.7, CH, M, Mi, J, 2BG-1, Ln, L3bN, A, B, hI6...
 
Es por esa incapacidad de seguir simples formas geométricas que terminamos en idioteces como en la que terminó Susana. Es por esa complejidad geométrica que entramos en fases ridículas como cuando nos da por jurar que ahora sí -y Ganesh, la virgen de Guadalupe, Odín y la Pachamama serán mis testigos-, ahora sí me vuelvo una perra. Como si volverse una perra fuera tan fácil. Como si pudiéramos pensar linealmente: que sexo es sólo sexo; que a mí no se me enredan las cosas porque las tengo clarísimas; él allá y yo acá.
 
Ese era el cuento que se había tragado Susana, y yo también me lo tragué por un rato con mi fuckbuddy (esa ya es historia patria), hasta que vi que las cosas no eran como me las había inventado, y lo poco que me quería para aceptar una situación de esas. También pensé que esa independencia por la que tanto nos hemos jodido, tal vez está mal planteada o la hemos interpretado mal. Para ser independientes y exitosas no necesitamos ser unos machos y actuar como ellos. No necesitamos enredarnos en una historia pendejísima que supuestamente nos hace felices porque no estamos entregando ni arriesgando nada.
 
Estoy feliz de que Susana finalmente haya decidido salirse de ahí. Porque a pesar de que “cada uno hace de su culo un jardín”, hay jardines que da rabia ver.
 
Por eso le dedico esta canción a Susana, y a todas las que se han sentido identificadas con su historia: 
 

                            

 
¿Comentarios, dudas, propuestas, regaños? Escríbanos
  Y ahora estamos twittiando. Así que nos pueden buscar para saber qué estamos pensando: http://twitter.com/susanayelvira

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.