COMENTARIOS

Consejos de etiqueta por Diana Neira

Consejos de etiqueta por Diana Neira Diana Neira y sus consejos de etiqueta, foto: Thinkstock

Diana Neira, experta en protocolo, autora del libro Pregúntele a Diana, te da unos consejos sobre etiqueta para que siempre impresiones a tus amigos... colegas e invitados.

Por RevistaFucsia.com

1. ¿Cuándo se saluda de mano y cuándo de beso?
El saludo es el primer paso para establecer una relación amable. Al saludar, el primer paso consiste en disponer el cuerpo y la cara para que antes de comenzar sea palpable la actitud receptiva; igual se hace con la mirada, se establece contacto visual y se retira de inmediato. El consejo es asumir un estilo sencillo que permita entablar la relación de manera relajada. Quien toma la iniciativa del tipo de saludo es la persona de más alto nivel, lo que se define según la jerarquía: entre una mujer y un hombre que tengan el mismo rango, la mujer saluda al señor y, de paso, establece la forma der hacerlo.
Universalmente se aconseja el saludo de mano y al extenderla, el contacto debe ser agradable y firme, de manera que para la otra persona sea palpable la receptividad de parte de quien la estrecha. No se debe apretar demasiado ni por mucho tiempo.  

Entre mujeres, responder el saludo de mano mediante el contacto con la muñeca, el codo o el antebrazo de la otra persona causa incomodidad a los foráneos, así que es mejor evitarlo. Algunos latinoamericanos y europeos usan el beso en la mejilla; esto ha sido criticado por muchos, puesto que se termina besando inclusive a aquellos por los que se carece de afecto o de interés especial, con besos falsos dados al aire o volteando la cara. La sugerencia es que se practique menos y mejor, lo que significa que al hacerlo se deposite el beso en la mejilla, de lo contrario es mejor omitirlo ya que se convierte en un acto de hipocresía social. Entre nosotros lo usual es dar un solo beso, en Europa son dos, uno en cada mejilla, y en Francia los jóvenes exageran repitiendo con un tercer beso, al mismo tiempo que ladean la cara de un lado a otro.

Diana Neira, Consultora de imagen, protocolo y relaciones públicas, autora del libro ‘Pregúntele a Diana’, aconseja:
- Jamás se bese a una persona que se acaba de conocer; aunque si el otro es de mayor rango se puede hacer.
- Si se trata de una situación embarazosa en la cual conviene la distancia y dado el rango se cuenta con la opción de decidir, se saluda con palabras, sin contacto físico, o mejor aún, se extiende la mano.
- En ambientes de trabajo, con jefes y compañeros, el saludo de beso es redundante.
- Informalmente se omite el contacto físico y simplemente se saluda con un ‘buenos días’, seguido del nombre; en ambientes corporativos jamás se saluda con el apodo y también se omite el pronombre posesivo o nombrar a la persona por el cargo, por ejemplo: ‘¿qué tal mi jefe?’
- Si se ha olvidado el nombre, simplemente se dice: ‘buenas tardes’ o ‘¿cómo está?’
- La manera de saludar, el vocabulario que se emplea y la actitud que se le imprima a la ocasión, definen a la persona y revelan su nivel de educación.

2. ¿Cómo saber si tratar de tú o de usted?
Al acabar de conocer a una persona y en caso de dudas, se le dice de usted. El uso del tú es mejor dejarlo para cuando se trata con las personas de la misma edad, que además estén acostumbradas a usarlo, de lo contrario es preciso que la persona de mayor rango invite a la otra a tutearla. La opción es dejar que la otra persona sea quien tome la iniciativa y con una actitud amable limitarse a responder. En este tipo de situaciones conviene evitar la vanidad, imponer ideas o criticar, y también hablar de política, religión o educación de los hijos. Así mismo, vale la pena tener presente que temas negativos jamás se tratan o transmiten, ya que se trata de disfrutar mientras se comparte.  

- En lo laboral, si se trata de propuestas o cualquier documento formal, se usa el usted. Para los correos electrónicos rige lo mismo que al hablar; o sea, en castellano y demás lenguas latinas, se usa el usted más que el tú.
- Si quien inicia la comunicación en el campo corporativo lo hace tuteando, se le responde igual.
- Todo lo que tenga carácter formal se hace respetando la distancia que implica el usted, lo que significa que el superior puede tratar de tú al más joven o a quien ocupa un cargo inferior, pero conviene que la persona le conteste con el usted.
- Algunos piensan que las personas que viven cerca al mar, los costeños, tutean a todo el mundo y por esto lo pueden seguir haciendo en toda situación. Esta apreciación es equivocada, pues costeño o no, una cosa son las malas costumbres y otra la educación que enseña a tener en cuenta las distancias.
- En el campo del periodismo, ya sea la prensa hablada o escrita, se aplica lo mismo, el comunicador serio jamás tutea al entrevistado. Es preciso que además de decidir cuál pronombre se usa, se siga la misma pauta gramatical en cada frase. 

3. ¿Cuál es la etiqueta para hablar por teléfono?
Existen unas normas tácitas que rigen todo tipo de comunicación telefónica y se pueden resumir así:
- Se contesta y se usa igual, efectiva y rápidamente.
- Sigue el saludo y la identificación; en las empresas se da primero el nombre, el de la función respectiva y, si es necesario, el nombre propio.
- Conviene que cada uno conteste su propio teléfono, si lo hace otro, debe dar la información adecuada.
- Nunca se hace esperar, si es el caso se avisa y se devuelve la llamada los más pronto posible.
- Siempre tiene prioridad la primera llamada y cuando se trata de responder a dos aparatos se pide disculpas, contesta el otro y vuelve al inicial, aun cuando la segunda llamada sea la esperada.
- No se debe dejar descolgado, ni tampoco se deja a nadie esperando en la línea.
- Jamás se puede dar la impresión de estar negándose, antes de preguntar quién llama. Se dice que la persona solicitada no está o no puede atender.
- Al responder no se puede comer, tomar o fumar, ya que todos los ruidos se perciben fácilmente.
- En la casa jamás se pasa a conversar si se está en la mesa y cuando es quien llama tampoco se espera que el solicitado lo haga.
- Devolver la llamada es simple cortesía y el término para hacerlo son 48 horas, excepto en los viajes, y al hacerlo se explica la razón.
- Es preciso desinfectar el celular a menudo, pues se sabe que es foco de infecciones. Igualemente debe procederse con todos los teléfonos de uso personal




También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.