COMENTARIOS

Ingrid Martinez y Catalina Torres, testimonio de dos mujeres reales en la pasarela Fucsia Finesse

Fucsia.co

Ingrid Martinez y Catalina Torres, testimonio de dos mujeres reales en la pasarela Fucsia Finesse

Dos de las mujeres reales que participaron como modelos en el desfile de la marca Bastardo en el pasado B Capital nos contaron su experiencia en primera persona, de la cual salieron más empoderadas que nunca.

Intensidad y mucha energía positiva fue lo que reflejó nuestra pasarela Fucsia Finesse a cargo de Ruben Antorveza y su marca Bastardo. Uno de nuestros principales compromisos en esta ocasión era tener un espacio incluyente, en el que mujeres reales y no necesariamnete modelos de profesión fueran igualmente protagonistas de este evento.

BCapital, la plataforma perfecta que vio el debut de 5 mujeres poderosas y reales que se empoderaron con todo su ser en esta ocasión para demostrar que no hay reto imposible ni espacio negado para las mujeres de verdad. Ingrid Martinez, Johanna Galindo, Catalina Torres, Johanna Neira y Catalina Valencia decidieron aumir este reyo y vivir esta experiencia y esto fue lo que dos de ellas no contaron al respecto. 

MUJER REAL-MENTE BELLA


Por: Catalina Torres Avellaneda


Si hay algo infinito y variado en el universo es la belleza femenina. Esa donde no existen las tallas, los tamaños, las edades, las razas; donde las imperfecciones resaltan nuestra belleza y nos hacen mujeres reales, mujeres modelo.

Si, “modelo” fue la palabra que usó Ruben Antorveza, diseñador de Bastardo, al cierre de su pasarela Rueda de la Fortuna en BCapital cuando se refirió a mí. Y es que para lograr grandes cosas hay que creer en ellas así a veces nos tomen por sorpresa.

Un desfile de treinta modelos, veinticinco en la pasarela y cinco en la vida, yo, una de ellas. Cinco extrañas a quienes la vida juntó en un mismo lugar para vivir una experiencia única. Conocernos, no solo entre nosotras, también a nosotras y así hacer algo para lo cual que creíamos no estábamos preparadas, ser parte de la pasarela de un gran diseñador colombiano.

Y si bien uno siempre sueña con la primera vez de algo, como dijo Cerati “Mereces lo que sueñas” y yo no asistí a BCapital, yo viví BCapital. Pruebas de vestuario, ensayos generales, clases de pasarela, el backstage y sus afanes, los turnos para maquillaje y peinado, personas que no conoces tomándote fotos, grabándote, lectura del tarot, ritual de empoderamiento femenino y lo mejor, la satisfacción de brillar siendo tu misma.

Esa adrenalina de salir a la pasarela y mostrarle a cientos de personas, que somos mujeres hermosas, líderes, valientes, capaces de conquistar ese y cualquier otro escenario, es lo que nosotras las mujeres, tan reales y poderosas como somos, hacemos a diario y es el contrato sin fecha de caducidad que debemos firmar con nosotras mismas para que nunca se nos olvide que todo lo real es bello, que somos real-mente bellas.

Que nada nos quite el placer de conocer grandes personas y vivir experiencias únicas en el camino de esta gran “Rueda de la fortuna” a la que llamamos vida.

PASARELA FUCSIA FINESSE: CUANDO NINGÚN AGENTE NOS DESCUBRIÓ

Por: Ingrid Martinez 


Me hubiese gustado mucho que estas líneas fuesen redactadas, por la persona que fui durante la etapa heroica de la pubertad. Aquella que escondía bajo ropa holgada sus prominentes caderas, razón por la que en más de una ocasión prefirió vestir con los pantalones de papá.


Como yo, muchas mujeres en ocasiones dejaron de vestir su feminidad, debido a que no es fácil aceptar primero que nuestra propia piel, es un instrumento de vida que implica aceptación y orgullo. Básicamente, el cuerpo necesita tiempo para poderlo reivindicar frente a exigencias culturales y sociales, que lleva tiempo entenderlo para que los códigos y conceptos estéticos ya establecidos no nos asusten.


Aún así, bajo este panorama contemporáneo de inseguridad que ha sido parte de mi vida, y de ser otra historia más entre el 96.5% de la población, que no es descubierta por un agente de talentos en centros comerciales o supermercados, logré hacer parte de la Pasarela Fucsia Finesse durante el evento de moda B Capital. Fui una de las cinco Mujeres Reales, que desfilaría bajo la piel de la Colección “Rueda de la Fortuna”, del diseñador Bogotano Rubén Antorveza, creador de Bastardo y uno de los ganadores del Concurso Se Busca Diseñador, organizado este año entre la Revista Fucsia y Finesse.


Cuando comencé a hacer parte de esta experiencia, conocí otras pieles con otras historias, entre ellas la de Catalina Valencia, quien tras una cirugía rebajó más de 50 kilos, y hoy dedica su vida a su pasión por la moda. En cada una de nosotras existía una razón por la que aceptamos ser llamadas a entregar un mensaje, sobre una de las pasarelas más importantes del país, razones que respondían a pasiones como a historias de vida. Para cualquiera de nosotras, modelar nos había sido un tema ajeno hasta ese momento, la experiencia nos exigió abrir la mente para comprender con fluidez y profundidad la oportunidad que estabamos viviendo, pusimos a prueba nuestro entendimiento y fortaleza femenina, en un esecenario mítico y ancestral de hilos e ideas como lo es la industria de la moda.


El misticismo de la colección “Rueda de la Fortuna”, del Diseñador Rubén Antorveza, remembró la sabiduría mística de un escritor como Aleister Crowley sobre la Pasarela del Centro Creativo Textura. Acostumbrados a ver en las colecciones de Bastardo, una conceptualización de las paradojas sociales y culturales sobre los diseños, o por generar sobre su indumentaria, reacciones y sensaciones palpables a través de sus estampados y colores, resultó más que propicio que un diseñador como Rubén nos vistiera para entregar, a través de un performance, un mensaje de reivindicación.
Este año la revista Fucsia se une con Finesse por primera vez, para reivindicar su apoyo alrededor de un concepto como el de “Mujeres Reales”, el cual es tendencia en el mundo y que se ha encargado de desvirtuar o de descodificar, los cánones de belleza tradicionales impuestos por la industria, una iniciativa que ha suscitado críticas como aliento alrededor del mundo.


La realidad es que el término se ha tomado las pasarelas nacionales e internacionales y un ejemplo de esto, lo es la Agencia de Modelos Hunters Project en Colombia, una iniciativa heredada de otros países como Inglaterra, en donde se reivindica que la belleza debe estar libre de cualquier canon que se entienda como una imposición. Otro ejemplo nos traslada al Palacio Garnier en París, donde la Diseñadora Stella McCartney incluyó para esta temporada en sus diseños reivindicaciones feministas y ecológicas, y durante el mes de septiembre, a través de iniciativas como All Woman Project, se mostró ese silencioso pero global reclamo, que se ha alzado entre el género femenino contemporáneo, por la presión que nos generan a aveces las exigencias estéticas.


Fucsia, una de las revistas más leída por las mujeres de nuestro país, a través de estas causas logra formular otra clase de preguntas a la industria de la moda, ya no sobre qué tan influyente logran ser las tendencias sobre mujeres de todas las tallas, sino qué tan incluyente puede ser la industria, alrededor de un tema como la variedad de formas y de cuerpos que abarca el género femenino. La anatomía femenina no es algo estático, tampoco uniforme o único, que incluso varía dependiendo de raíces culturales. La Moda, por tratarse de otra expresión artística, está llamada a descodificar taras y códigos impuestos que muchos creen imposibles de refutar. Para poder crear otra antropología de los cuerpos, del género y de la identidad, un espacio como la moda y el diseño, en donde se ilustra contiendas sociales, políticas, ecológicas y generacionales, debe trabajar de cerca con movimientos de reivindicación de todo tipo.


Estas iniciativas muestran como sobre las pasarelas, se están redefiniéndo las causas humanas, optando por un sentido menos impositivo y más propositivo, más incluyente y más progresista; la Industria siempre será la industria porque tiene algo para decirnos, y desde ella muchas cosas están llamadas a transformarse, por eso cualquier invitación que nos haga al cambio nos debe seducir, para que más mujeres no restrinjan su gusto por la moda, o dejen de vestir su feminidad solo por razones de medidas.


Gracias a la Pasarela Fucsia Finesse, tuvimos la oportunidad de representar un mensaje y de Involucrarnos en un mundo que lleva un ritmo definido y establecido, desde el rigor presente en el Backstage, hasta los instantes antes de abrir una pasarela, nos enseñó que tras una extensa industria de la moda, se esconde un sentimiento de empoderamiento individual, al que todos los seres humanos están llamados a experimentar abajo o arriba de una pasarela, que es una tarea humana y que es de todos los días.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.