COMENTARIOS

"Mi cuerpo no es botín de guerra", el grito de las mujeres víctimas de violencia sexual

Cindy Morales

"Mi cuerpo no es botín de guerra", el grito de las mujeres víctimas de violencia sexual Foto: Twitter

En el primer Día Nacional por las víctimas de violencia sexual, un logro de la periodista Jineth Bedoya y su campaña #Noeshoradecallar, las mujeres se declararon sobrevivientes y capaces de aportar a la construcción de paz.

"Si uno es mujer, afro y pobre es lo peor que puede pasar. Es como si tuviera todo en contra", una frase de la periodista y activista Jineth Bedoya, que sentencia la dura realidad que enfrentan ciertas comunidades, pero también da cuenta de la situación de la mujer en Colombia.

"Nosotras no representamos el dolor ni la tragedia sino la dignidad, la valentía y el trabajo de millones de mujeres. Fuimos víctimas el día que nos abusaron y nos maltrataron. Hoy nos declaramos sobrevivientes y luchadoras", dice el libro La violencia contra las mujeres, una pandemia para combatir, escrito por la activista y entregado este 25 de mayo en el Día Nacional por la Dignidad de las Mujeres Víctimas de Violencia Sexual en el marco del conflicto armado(Lea también Organizaciones sociales exponen violencia sexual colombiana ante la CPI)

                                                                                                                                                                                  Foto: Twitter.

Un auditorio lleno de hombres y mujeres de todas las Fuerzas Armadas, escuchó con atención los reclamos de todas las mujeres que gritaban "nuestros cuerpos no son botín de guerra", y que sin temor recordaron los episodios más oscuros de su vida cuando fueron violentadas, incluso por miembros de la Policía o del Ejército.

Por ello, uno de los compromisos más importantes sellados este lunes por la institución militar fue el de certificar a todos los uniformados en prevención de violencia sexual y violencia de género. 

"(Hoy) se inicia un proceso muy importante para la historia de este país: todos los hombres de la Fuerza Pública tienen que estar certificado en prevención de violencia sexual y violencia de género”, aseguró Bedoya.  (Lea también La violencia contra las mujeres se está poniendo de moda)

La asesora del Centro de Memoria Histórica, María Emma Wills. Foto: Twitter.

Este avance dentro de las filas del Ejército y la Policía quiere decir que los miembros de las instituciones militares, desde los soldados rasos, soldados campesinos hasta los altos mandos, tendrán que certificarse durante sus entrenamientos en la prevención de estos delitos.

A través del Protocolo de la Fuerza Pública para la Prevención y Respuesta a la violencia sexual particularmente en relación con el conflicto armado y de una cartilla operativa, que establece aspectos, reglas para saber “qué hacer cuando estos casos se presenten y a aplicar alertas para prevenir, vigilar y controlar que la violencia sexual (…) no sea cometida por personal uniformado”, indica el texto. 

El director de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario del Ministerio de Defensacoronel Carlos Soler,presente este domingo, habló de los desafíos que significa poner en marcha este protocolo, pero también del compromiso que la institución militar tiene con el tema. (Vea también Natalia Ponce de León, el símbolo de las víctimas con ácido)

Nos dimos cuenta de que dentro de las 600 horas de instrucción y entrenamiento básicos para un soldado o policía no existía el tema de violencia sexual, con un agravante:la formación escolar de estos soldados no era la más alta. Entonces implementamos el aprender con la acción, por medio de dramatizaciones o de enseñarles los castigos a esas conductas, para que esos hombres, que  aveces no saben ni leer ni escribir, entiendan para dónde vamos con esto”,aseguró el coronel Soler.

                                
                                 "El corazón de las mujeres sigue latiendo": Jineth Bedoya. Foto: Mauricio Vélez

La campaña #Noeshoradecallar, emprendida y liderada por Jineth Bedoya, víctima de secuestro, tortura y violación precisamente un 25 de mayo de 2000, dio uno de sus frutos más importantes el año pasado cuando se logró que el presidente Juan Manuel Santos, reconociera, a través del Decreto 1480 de 2014, al 25 de mayo como el Día Nacional por la Dignidad de las Mujeres Víctimas de Violencia Sexual en el marco del conflicto armado.

Su trabajo por sacar adelante su caso, que ya acumula 15 años, la ha convertido en una de las voces más fuertes y más escuchadas en violencia de género. (Lea también 25 de mayo, Día Nacional por la dignidad de las víctimas de violencia sexual) 

"He estado en una profunda soledad estos 15 años", aseguró la periodista en la rueda de prensa donde se expuso la impunidad de su denuncia y los pocos avances que se han logrado para judicializar y encarcelar a los culpables. 

            

Jineth Bedoya, junto con la Alta Consejera para la Equidad de la Mujer, Martha Ordóñez. Foto: Archivo personal

Mi cuerpo es territorio de paz

Desde Cauca, Ibagué, Villavicencio, Santander de Quilichao,Buenaventura, Tumaco, hasta diversos rincones de Colombia, mujeres afrodescendientes, de comunidades indígenas, con hijos e hijas desaparecidas, mujeres transgénero participan en esta actividades que se realizan entre el sábado 23 de mayo y el lunes 25 de mayo. 

Aunque todas las conferencias de estos días se enmarcan dentro de la violencia generado en el conflicto armado colombiana, varias de las asistentes insistieron en que se debe apelar a la memoria histórica de todos los años de violencia. (Lea también, La guerra contra las mujeres, el desgarrador relato de la violación)

“Mi abuela, mis tías, mi madre, incluso yo en mi infancia y en mi jueventud fuimos violentadas por los hombres. Fuimos esclavas de papás, de hermanos, de esposos de nuestras hermanas, de nuestros esposos, de nuestros hijos y de vecinos. Esto no sólo debe tratarse de la historia del conflicto armado sino de la historia de horror de siempre que hay que parar”, aseguraba una de las mujeres.

La asesora de la dirección del Centro de Memoria Histórica, María Wills, también ponente en esta actividad, alentó a las mujeres a seguir denunciando hechos de violencia y de atentado contra ellas. 

“Necesitamos seguir contando lo que pasó para que ellos (las bandas, individuos, grupos armados o cualquier victimario) no sigan contando la historia, y que si la siguen contando, tengamos nosotras las armas para decirles que están mintiendo y ser visibles en la historia del país”, indicó. (Lea también 126 mujeres asesinadas en los dos primeros meses de 2015)

Cifras alarmantes

Las cifras dan cuenta de que en Colombia, cada hora, seis mujeres son víctimas de algún tipo de violencia, como violación, discriminación, muerte a manos de su pareja o asesinato. 

Entre 2001 y 2009 màs de 480 mil mujeres fueron víctimas de algún tipo de violencia en Colombia, según datos de la ONG Oxfam. Pero ahí no queda el tema. La legislación parece no favorecer a la mujer. Pese a que 139 constituciones de países y territorios tienen consagrada la igualdad de género, las mujeres tienen aún diferencias marcadas incluso para el acceso a la justicia.

Jineth Bedoya, la actriz Alejandra Borrero y otras mujeres que participaron en la jornada del domingo. Foto: Twitter.

Sin duda, el conflicto armado colombiano –y por qué no un posible postconflicto- debe incluir a las mujeres en la toma de decisiones, pero también en los ámbitos de reparación y justicia a mujeres, cuyos cuerpos se volvieron un botín de guerra por cuenta de violaciones, embarazos y abortos forzados, prostitución forzada, asesinatos por “cuentas de cobro”, entre otros vejámenes. 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.