COMENTARIOS

La nueva era de la televisión

Revista FUCSIA

La nueva era de la televisión Fotografía: Cortesía Netflix.

'Orange is the new black' es la nueva apuesta del gigante de la televisión en línea Netflix. FUCSIA estuvo en Santa Mónica, California, en entrevista exclusiva con el elenco de la serie.

Mientras que las ventas de televisores siguen cayendo, los portátiles y las tabletas dominan el mercado de los gadgets de entretenimiento, convirtiéndose en las pantallas más usadas para ver televisión.

En estos tiempos ya no es necesario estar a una hora determinada frente al televisor para ver nuestra serie favorita, o esperar hasta los comerciales para hacer una pausa en la cocina. La televisión en streaming, o también llamada digital, es el presente que alguna vez se vio como un futuro. Esta tecnología ha hecho eco en la industria desde la aparición de la plataforma en línea Netflix, y justo con la desaparición de las videotiendas como Blockbuster, Netflix se convirtió en la primera opción de los cinéfilos para ver películas y series desde sus dispositivos portátiles, a precios irrisorios y con la comodidad de elegir cuándo y dónde ver lo que se elige.

La pauta para que este experimento comenzara a dar frutos la dio el aclamado actor Kevin Spacey, cuando accedió a  protagonizar House of Cards, un drama político que desnuda toda la corrupción que ocurre en Washington, y que además es la primera serie original de Netflix. Con una inversión de casi seis mil millones de dólares, la competencia directa de HBO espera producir series propias con un contenido alternativo y de alta calidad que atrapen a los televidentes que ya se han contagiado con esta nueva forma de ver televisión.

Con el ánimo de elevar el éxito que han tenido con House of Cards y Arrested Development, la apuesta de Netflix para este verano se llama Orange is the new black. Una serie de once capítulos basada en las memorias de la autora Piper Kerman, una mujer de clase alta que narra su experiencia de un año en una prisión de mujeres, en 2004.

 La notable escritora Jenji Kohan, recordada por la serie Weeds y por escribir algunos capítulos de Sex and the city y Gilmore Girls, tomó las riendas de este proyecto que captó su atención por tratarse de una historia de gente real en la que se muestra una faceta de la mujer nunca antes explorada. “Es exhaustivo y deprimente ver únicamente historias dramáticas, por eso esta serie tiene mucho de humor. La comedia es necesaria para sobrevivir”, explicó esta mente creadora de la serie en entrevista exclusiva a FUCSIA en Los Ángeles.


Tras las rejas


Taylor Schilling, recordada por su aparición en el galardonado filme Argo, es la encargada de darle vida a una mujer que por amor cometió un error que la llevó un año a una correccional. Es la historia real de Piper Kerman, que desveló el mundo escondido de las prisiones para mujeres en Estados Unidos en su libro Orange is the new black, un best seller que fascinó por la forma poco convencional de adentrarse en un escenario como la cárcel.

La autora del libro describe la adaptación de la serie como una propuesta provocativa y muy fiel a lo que realmente le ocurrió. Guardias pervertidos, riñas entre bandos de mujeres y escenas de sexo lésbico son algunos de los ingredientes de esta producción que se podrá ver en Netflix a partir de este mes. 

Para Taylor interpretar a una chica blanca en una cárcel, ocupada mayormente por mujeres afro y latinas, significó un compromiso con su propio género. “Aquí todas somos iguales, no hay distinción de raza, religión u orientación sexual. En la cárcel tampoco hay dónde esconderse, por eso fue fácil para mí realizar tantas escenas de desnudos, pues al fin y al cabo estábamos entre chicas. Fue liberador”, afirmó la actriz de 28 años a esta revista.

Y es que precisamente las escenas de sexo y desnudez son una constante en esta nueva serie. Jenji Kohan, su creadora, asevera que le encanta incluir escenas sexuales en sus series, como lo hizo anteriormente con Weeds. “El sexo es para los actores una cuestión muy vulnerable. Y creo que cada escena que filmamos valió la pena, porque al fin y al cabo estamos representando la vida real, y la gente tiene sexo en la vida real”.

Entre uniformes color naranja y celdas sucias, donde el odio y la amistad también se gestan, Orange is the new black se encarga principalmente de mostrar el sufrimiento de las mujeres al ir a prisión, esto se refleja en realidades como la de Estados Unidos donde, se estima, hay un alto porcentaje de menores desprotegidos como resultado de que sus madres permanezcan tras las rejas.  

Como una ráfaga de viento fresco llega esta superproducción que se le une a las ya célebres series de la plataforma digital Netflix, abriéndole camino a muchas otras más que están en remojo, pero que desde ya tienen a los geeks de la TV expectantes.

Danielle Brooks se atrevió a definir esta etapa como la “era dorada de la televisión. Yo soy de las que veo televisión en mi computador, ni siquiera tengo un LCD como muchos creen. Y para una actriz como yo es muy emocionante formar parte de un proyecto que está revolucionando a toda una industria. Este es el futuro, definitivamente”,  anotó con vehemencia la actriz en la entrevista concedida a FUCSIA.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.