COMENTARIOS

Escrito en el cuerpo  Getty Images

Tan ‘femeninas’ como unas caderas bien puestas o un par de piernas torneadas. Celulitis y estrías, drama estético que, como muchos otros, acompañan el oficio de ser mujer.

Son las enemigas que remarcan su presencia cuando llegan las vacaciones y es hora de ponerse el vestido de baño. La condena para cualquier reina  de belleza y también el origen de ingresos millonarios para la industria estética. Son las estrías y la celulitis, condiciones que afectan a casi 90 por ciento de la población mundial femenina, que además desearía poder eliminarlas de la faz de la Tierra. Los hombres también pueden tenerlas, pero generalmente van ligadas a problemas de obesidad.

Las células indeseables 

La celulitis ha sido definida como una inflamación del tejido adiposo a causa de la retención de líquidos y toxinas. Al tener las mujeres mayor volumen de grasa, sobre todo en los muslos, caderas y abdomen, son éstas las regiones más afectadas, aunque también aparecenen brazos y pantorrillas.

Se ha dividido en tres tipos denominados blanda, compacta o edematosa. La primera corresponde a la forma más común y la padecen quienes tienen exceso de peso, aunque también pueden sufrirla mujeres delgadas. Como está ligada a problemas de circulación suele ir acompañada de adormecimiento e incluso varices.

La de tipo duro o compacto se presenta en mujeres jóvenes, generalmente delgadas e incluso deportistas, que por factores genéticos desarrollan cúmulos de grasa, aunque los músculos sean firmes y tonificados. Finalmente, la edematosa es la menosfrecuente y la más difícil de tratar, pues llega incluso a deformar las extremidades. Produce dolor por la hinchazón de las células y puede venir acompañada de calambres.

Rayas indelebles 

Las estrías por su parte, se asocian con el exceso de peso que estira la piel hasta formar grietas y luego, al perder algunos kilos, se hacen más evidentes. Sin embargo, la mayoría de los estudios coincidenen que existe una estrecha relación entre estrías y cambios hormonales, por eso éstas suelen aparecer con mayor frecuencia durante la pubertad y posteriormente durante el embarazo, principalmente en abdomen, senos, piernas y glúteos.  En sus primeras etapas, suelen ser de un color rojizo que se aclara con el tiempo hasta alcanzar un aspecto nacarado, que las hace más notorias en las pieles oscuras.

Soluciones posibles

Derrotar estas dos condiciones es relativamente difícil. En primer lugar, porque no aparecen de la noche a la mañana, por lo tanto no se van como por arte de magia; y segundo, porque existen factores genéticos que hacen a unas personas más propensas a padecerlas que otras. Así que en caso de que se perciban como un detonante de insatisfacciones en la vida de una mujer, lo ideal es optar por estrategias preventivas que bien pueden atenuar el efecto ya existente o retrasar su aparición.

Para atacar la celulitis, los hábitos de vida son definitivos. Alcohol, cigarrillo, vida sedentaria y consumo excesivo de grasas han sido catalogados como sus culpables y agravantes (también de otras enfermedades). Existen una serie de tratamientos, la mayoría basados en la técnica milenaria de los masajes combinados con la última tecnología. A través de aparatos especiales como el

Endermologie, se ejerce una presión y desplazamiento que mueve los cúmulos de grasa para que se ‘disuelvan’ y circulen para ser eliminados. Con la lipoescultura, también se logra disminuir las células ‘enfermas’ del tejido adiposo, ya que las cánulas empleadas durante el procedimiento rompen estos depósitos y logran extraer algo de la grasa que queda libre. 

Los laboratorios, por su parte, han desarrollado productos como cremas y geles con ingredientes que van desde algas marinas, hasta cafeína y chocolate para aplicarlos diariamente y mejorar la apariencia de la ‘piel de naranja’.

Las estrías, por su parte, deben tratarse desde antes de su aparición, manteniendo una rutina de hidratación constante y una alimentación rica en vitamina E, que dan elasticidad a la piel. A las mujeres embarazadas se les sugiere utilizar todos los días una buena crema, tantas veces como lo deseen, pero si existe una predisposición el panorama se verá algo ‘agrietado’.

La celulitis y las estrías son huéspedes indeseables en el cuerpo de cualquier mujer. Atentan contra la estética y sensualidad y, sobre todo, pueden indicar que algo no está funcionando adecuadamente, por eso conviene tomar las medidas necesarias, consultar un especialista y valerse de los tratamientos que cada día se optimizan y renuevan para enfrentar estas terribles invasoras.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.