COMENTARIOS

Zaha Hadid: Arquitecta de las formas envolventes

Revista FUCSIA

Zaha Hadid: Arquitecta de las formas envolventes Foto: AFP

Ganadora del Premio Pritzker, esta iraquí rompe con sus obras dinámicas el panorama de la arquitectura mundial e incursiona con éxito en el diseño de objetos de moda.

Transgresora por naturaleza, Zaha Hadid parece proyectar las ondas de su pelo y sus protuberantes ojos en las formas arquitectónicas que diseña. Aunque su que hacer se enmarca dentro del modernismo barroco, durante los años ochenta, cuando empezaron a aparecer sus asombrosos edificios, que parecen inspirados en el Zigurat de la antiquísima ciudad de Ur, fue catalogada, junto a algunos de sus más prominentes colegas contemporáneos, como perteneciente a la corriente deconstructiva.

En su estudio de Londres, en el que trabajan cerca de cuatrocientas personas, ha diseñado hasta la fecha 950 proyectos en 44 países del mundo, en los cuales se ha ceñido a la idea de que “todo es posible” si se abandonan las formas ortodoxas, lo lineal y estrictamente geométrico, y se siguen las nociones de la fragmentación, el diseño de formas no rectilíneas y la manipulación de la superficie de las estructuras, que se caracterizan por sus movimientos envolventes.

Hadid tuvo la suerte de educarse bajo la mirada liberal de su padre, un adinerado industrial y político iraquí que ya en 1950, cuando ella nació, se preocupaba de inculcar en sus hijos la necesidad de que fueran profesionales, algo perfectamente factible en el Irak secular y económicamente pujante de entonces.

A pesar de ser musulmana, asistió a un colegio de monjas, luego estudió Matemáticas en la Universidad Americana de Beirut y terminó su carrera en la Architectural Association de Londres. En 1979 creó su propio estudio de arquitectura, del que han salido obras reveladoras acerca de su capacidad de transformar los prototipos de la arquitectura tradicional. La primera de ellas, diseñada en 1993, fue el Cuartel de Bomberos Vitra, en Weil am Rhein, Alemania, un edificio lineal, de forma prismática, acusadas aristas y gran luminosidad.

El Centro de Arte Contemporáneo Rosenthal en Cincinnati, Ohio (1998), es una alfombra urbana que se va mimetizando con el edificio, un grupo de cajas de aluminio negro mate y hormigón blanco apiladas, disposición que les concede un claro efecto dinámico. El Pabellón Puente sobre el río Ebro, una flor de gladiolo que reposa sobre el agua, fue creado para la Exposición Internacional dedicada al agua que se celebró en Zaragoza en el 2008. Conectaba al río Ebro con el recinto de la exposición y hoy es un museo relacionado con las tecnologías y ciencias del agua.

La Spiralling Tower de Barcelona (2010), nombre referido a su forma, semeja una pila de libros dispuestos en ángulos diferentes que a simple vista parece una estructura en movimiento. El Centro Acuático de Londres, inspirado en el movimiento de las olas, fue construido para los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Un talento así, inagotable, daba para pensar que esta mujer de 61 años, que viste de negro y se adorna con finos chales de colores fuertes, que no descansa y que tiene fama de ser difícil, aprovecharía su maestría en otras formas de diseño, empezando por el de muebles. A petición de la David Gill Gallery de Londres, creó en el 2012 la Liquid Glacial Table, nominada al premio al Mejor Diseño del Año por The London Design Museum, una mesa de resina acrílica que parece hecha de hielo. Como para dejar pasmado a cualquiera, tanto por su presencia irreal como por su precio de 160.000 dólares. La Silla Z, que hizo para la firma de diseño milanesa Sawaya & Moroni, reúne la esencia del diseño contemporáneo en un simple gesto tridimensional que se pliega.

Ganadora del Premio de Arquitectura Contemporánea Mies van der Rohe en el 2003, primera mujer ganadora del Pritzker, el reconocimiento arquitectónico más importante del mundo, en el 2004, y honrada con la Orden del Imperio Británico por sus servicios a la arquitectura, esta maestra llevó otra de sus pasiones, la moda, a las formas artísticas con el diseño de una cartera para Louis Vuitton y unas botas para la firma brasileña Melissa, objetos que expresan una vez más la fluidez y la capacidad innovadora de su pensamiento.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.