COMENTARIOS

Libres de todo cargo

Libres de todo cargo Libres de todo cargo

Las mujeres deben asumir la jubilación como una etapa de autoconocimiento y conquista de nuevos sueños. Según la experta Clara Reyes, es hora de darse gusto.

"Los 50 son los nuevos 40”, se suele decir. La idea de una matrona de poco más de medio siglo, desconectada del mundo actual, arrugada, encorvada y con pinta de abuela, en uso de buen retiro y fuera de circulación no parece acorde con la realidad contemporánea. Por eso, a los 55 años, cuando llega la hora de jubilarse, la mayoría de mujeres siguen siendo activas porque no quieren retirarse de la vida. Se preocupan por su apariencia y por estar al tanto de su entorno.

Como toda etapa, la jubilación tiene sus cambios y su encanto. Con los años, la expectativa de vida ha aumentado y a esa edad la mujer tiene mucho trecho por recorrer. ¿Cómo se asume? Depende de cada persona: hay quienes consideran el retiro como una tragedia, la pérdida de un papel funcional en la familia y la sociedad, y están los que ven el momento como una liberación y el abrir una puerta a nuevas posibilidades.

Expertos señalan que las mujeres suelen llevar mucho mejor la jubilación que los hombres, pues a ellos los afecta más el hecho de reducir los contactos que les proporciona el ámbito laboral y tienden a fundamentar su autoestima en el trabajo. “Hoy, las mujeres estamos más preparadas para este momento.

Incluso es un estado deseado, hay más planeación para el retiro y, a diferencia de la etapa laboral, por los extensos horarios, existe la posibilidad de realizar múltiples actividades como deportes o procesos formativos, e inclusive seguir trabajando, pero con un ritmo y dedicación distintos y probablemente enfocadas a temas que estén más relacionados con el interés que con el deber”, explica Clara Reyes, experta en sicología organizacional.

Uno de los efectos de la jubilación es que genera conciencia de la edad y lógicamente hay cambios físicos que es importante aceptar. Pero, en mayor medida, se presentan transformaciones sicológicas que deben ser aprovechadas y asumidas de manera positiva: “hay sin duda un mayor autoconocimiento, seguridad en sí mismas, claridad en las metas, una postura madura frente a la vida y las circunstancias, mayor dedicación al propio bienestar con un claro reconocimiento de las necesidades afectivas, espirituales y profesionales”.

La especialista señala que la mejor manera de afrontar esta época es a través de la aceptación y adaptación de nuevos roles: “tomar conciencia de que se finalizan etapas importantes y aparecen otras: ya no hay que estar pendiente de la educación de los hijos, el papel frente a ellos se modifica por una postura de consejería, de acompañamiento, de expresión de afecto a las personas adultas en las que se han convertido. Pueden llegar los nietos y la dedicación a ellos es distinta a la que tuvieron como madres, pues pueden orientar y consentir sin la responsabilidad de poner límites”.

Reyes agrega que la relación de pareja cambia y esto implica redefinirla y centrarla en lo novedoso, inclusive algunas personas finalizan su relación para iniciar una nueva con la que se sientan más satisfechos. En general las relaciones con otras personas se vuelven más maduras, pues al haber un mayor autoconocimiento no prevalece la idea de buscar aprobación de nadie. “Es el momento de mostrarse de manera auténtica y espontánea. Una buena oportunidad para socializar y retomar actividades y relaciones relegadas antes por la concentración en el trabajo”.

En cuanto al cuidado de la salud física, no hay que confundir el cese de la actividad laboral con inactividad. Las mujeres deben buscar un deporte de su agrado acorde con su edad, seguir cuidando su apariencia y mantener una alimentación sana. Su principal consejo es que “es una buena edad para reducir la intensidad laboral, aunque opino que no necesariamente para cesarla del todo”. Para la especialista, se trata de una disposición más mental que de edad y se debe considerar un logro tener la posibilidad y libertad consciente de elegir lo que se quiere ser.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.