COMENTARIOS

En busca de la Venus Indígena

En busca de la Venus Indígena La Afrodita de Milo, Retrato de Uaira Aty por Patricia Castellanos, Dos Tahitianas con Flores de Mango de Paul Gauguin

Acompañar a Maestros Costureros durante los meses en que sus integrantes se han embarcado en la generación de una manera diferente de aportar a la cultura y a la moda colombiana, es oportunidad invaluable de acercamiento al apasionante universo de la maestría costurera y artesanal.

Durante la travesía interior que este viaje ha representado se fue robusteciendo cada vez más una presencia femenina que se entreteje entre el hilado o la trama y la urdimbre de las distintas técnicas por medio de las que las artesanas y costureras con virtuosísimo natural, casi sin esfuerzo alguno, transmiten la sabiduría de su patrimonio inmaterial.

Esta presencia femenina de la que hablo no debe ser entendida como occidentalmente comprendemos el termino, pues se desvirtuaría su esencia tan particular. Es femenina por que emana de un saber de mujer, no por que sea “delicada“ o “hermosa“, (o no por lo menos ciñéndose a nuestros estereotipos) y por medio de ella se han manifestado los distintos caminos que me han llevado a la búsqueda de la venus indígena.

La Venus, a raíz de la icónica pintura de Botticelli, “La nascita di Venere“, se convirtió en un sinónimo de los cánones estéticos que sintetizan el ideal de belleza femenino de una cultura o de un periodo histórico determinado, de esta manera se ha vinculado a cada sociedad una “Venus“ que identifica el epitome de la belleza del grupo humano al que pertenece y que acerca a Fucsia gravitacionalmente a esta conversación.

Siendo esta una revista dirigida a la mujer contemporánea colombiana, autónoma y empoderada, considero que invitarlas a indagar un poco más a fondo de nuestras raíces puede aportar algo en este arduo y valioso camino de identidad que han construido a través de los años, las generaciones y las luchas de equidad de genero.

La libertad de expresión, de autodeterminación y de desarrollo de la personalidad, que parecen victorias superadas legalmente, representan todavía retos frente a una aceptación social sobre “La belleza“, como si se tratara de una sola, y es acá donde Maestros Costureros abre una de sus múltiples puertas laterales a la reivindicación de nuestras propias consideraciones sobre la identidad de la mujer, a la que Fucsia apunta intencionalmente.

Hablar de Musa, de Amazona, de Victoria e incluso de Venus, todas ellas figuras de la mitología greco romana, es algo que ahora me parece bastante inadecuado, sin embargo, me veo forzado a utilizar estos arquetipos mientras, tanto ustedes como yo, nos dejamos seducir y apasionar por el conocimiento de las protagonistas femeninas y las fuerzas de las cosmogonías de nuestras comunidades indígenas vivas e históricas que las personifican.  

De esta forma las invito a todas ustedes a ir más allá de las fantásticas isleñas de Gauguin, de las mujeres selváticas de Rousseau o de nuestras Vírgenes coloniales y encontrar, cada una a su manera el legado y la voz de la mujer indígena que habita en su interior.  

Nos encontramos como sociedad en un momento de grandes transiciones y la valoración y dignificación de nuestra estética no puede echarse de menos: es así como espero que este revelador proceso de redescubrimiento tan propio y tan nuestro, nos lleve a investigar sobre una identidad de belleza colombiana propia, que deje de emular caprichosamente los códigos de otras latitudes y se apropie de la dignidad y altivez de los rasgos, cuerpos y gestos de las nativas, las afrodescendientes, las mestizas, las mulatas, las zambas… o mejor sin tanta taxonomía anacrónica e innecesaria, las colombianas.  

 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.