COMENTARIOS

Lección 2: romance de mentiras

Fucsia.co

Lección 2: romance de mentiras Amante en retiro

Nuestra 'Amante en retiro' nos habla de los cambios que sufre el amor con el tiempo y del costo que significa unirse para siempre a alguien más. Y tú, ¿qué piensas sobre el 'amor eterno'?

Los cuentos terminan con “Y fueron felices para toda la vida” pero nunca  muestran ¿a qué costo?

La vida real no aguanta esa ficción: no hay bellas princesas vírgenes que con un beso se enamoran y tampoco hay príncipes azules capaces de pagar el precio que sea para conseguir el ‘corazón’ de la doncella.

Sí hay mujeres que se rinden ante el elocuente discurso de un hombre con 'labia'; luego viene el beso. Y también hay hombres que parecieran hacer lo imposible para conseguir ‘el culo’ o ‘las tetas’ de la vieja que les interesa; incluso, enmascarado sus intereses con lo que llaman romance. Es el día a día. La excepción, lamentablemente, es el amor verdadero.

Por: Amante en retiro

Y ¿qué el amor lo soporta todo? ¡No puede ser verdad! Nadie quiere aguantarse las infidelidades de nadie en nombre del sentimiento más admirable que tenemos los humanos y me rehúso a sentenciar a una persona a la vida eterna conmigo, sabiendo que todo cambia y que todo se transforma, y que el amor no puede ser una obligación o un vínculo impuesto por un cura o por un juez, que hay que mantener porque es lo que hace la gente respetable.

Todos queremos amor y ser amados, por eso, es tan difícil descubrir ese respetable sentimiento.

Lo disfrazamos sin piedad: en una familia que aparenta felicidad y que no confronta sus problemas internos, en relaciones que idealizamos como si ninguno de los miembros de la pareja fueran humanos con sentimientos humanos, en soledad que vestimos con apego, en sexo de la misma cama compartido por varios ciegos y en alianzas que parecen más una empresa sólida que una relación sentimental.

¿A qué costo realmente amamos?, en ocasiones sacrificando pasión, o estabilidad, o independencia y hasta nuestros profundos sentimientos… ¿por qué?... porque queremos que todo dure para siempre, pero el verdadero enamorado no se pregunta si llegará al día siguiente, sencillamente lo sabe.

Continuará…

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.