COMENTARIOS

Manual del marido moderno

Fucsia.co

Manual del marido moderno Foto: Ingimage

¿Cómo el empoderamiento de la mujer ha transformado el rol tradicional del hombre en la sociedad y en el hogar? Un manual sobre el papel de las nuevas masculinidades en el siglo XXI.

El empoderamiento de la mujer ha sido un tema ampliamente abordado en las últimas décadas, desde los movimientos sociales como el feminismo que reclaman la equidad de género y el respeto por los derechos de las mujeres, hasta estudios científicos y campañas que inundan las redes sociales y claman por la belleza real y el reconocimiento de las capacidades femeninas. Pero, ¿cómo ese empoderamiento ha generado un cambio en los roles de la familia tradicional?

El protagonismo que ha tenido lo femenino ha opacado en muchas ocasiones la discusión sobre el papel del hombre moderno y, en especial, sobre el lugar que ocupa hoy en el hogar. Los estudios de género se concentran en su mayoría en la mujer y una mínima parte de la producción académica sobre este tema aborda las nuevas masculinidades.

Es claro, sin embargo, que la familia moderna se ha transformado en los últimos cincuenta años y aspectos como el cuidado de los hijos, el manejo de las finanzas y el trabajo del hogar han tendido a equilibrarse. Estos son algunos de los rasgos del marido moderno:

El marido moderno se identifica con una nueva paternidad

Lejos quedó la época en la que los hombres demostraban su virilidad en razón del número de hijos que las mujeres estaban destinadas a engendrar y cuidar. Hoy, una nueva paternidad ha emergido. De acuerdo con un estudio del Pew Research Center, en promedio un 46% de los padres en Estados Unidos dijo pasar más tiempo con sus hijos de lo que sus padres pasaron con ellos.  Algunos incluso trabajan desde casa y se encargan de la crianza.

El marido moderno ya no es el único sostén de la familia

La inclusión de la mujer en el mercado laboral cambió la forma de distribución del dinero en el hogar. El hombre ya es no es el único sostén de la familia y en la medida en que aumenta la proporción de hogares con dos ingresos, cambian también los roles. De manera que las finanzas se mueven entre “autonomía y responsabilidad compartida” esto es “tú tienes tu dinero, yo tengo el mío y juntos compartimos unas responsabilidades”.

El marido moderno comparte el trabajo del hogar

Las tareas de la casa dejaron de estar definidas por el género. “El rol que la mujer asume en el hogar marca la tendencia de lo que el hombre hace”, le escuché recientemente a una mujer casada, refiriéndose a que las mujeres han dejado de asumir como una obligación las tareas domésticas y el tiempo dedicado al trabajo y a la familia se ha equilibrado entre la pareja, lo que ha hecho que el hombre se adapte a esta nueva realidad y asuma otras tareas que antes no concebía. 

En el mismo estudio mencionado anteriormente, los hombres pasaron de dedicar 4 horas a la semana en promedio al trabajo del hogar y 2,5 horas al cuidado de los niños en 1965, a dedicar 10  y 7 horas respectivamente en 2011.

El marido moderno tiene en cuenta a su esposa en la toma de decisiones

“En esta casa se hace lo que yo digo y punto” afirmaban categóricamente los hombres educados en la sociedad machista de principios del siglo XX. Pero hay una marcada diferencia en la actualidad, en la que nuevamente el empoderamiento de la mujer ha jugado un papel importante. La esposa de hoy no es una extensión del esposo y, al igual que el hombre, es una tomadora de decisiones. 

El marido moderno cuida su figura 

Cada vez los hombres están más preocupados por su apariencia sin que ello les quite masculinidad. En realidad, existe un mayor interés de los hombres por cuidar su presentación personal, hacer deporte, comer sano y adoptar una filosofía de vida que ya no riñe con el género y la virilidad.

La lista de características podría continuar, pero más allá de la generalización, el propósito es abordar la nueva masculinidad, reconocer el proceso histórico que la ha hecho posible y despertar un mayor interés en el hombre desde los estudios de género. Tal y como afirma la Comisión Europea, "La igualdad de género necesita la contribución activa, el apoyo y la participación de los hombres y las políticas también deben abordar las desigualdades de género que afectan a los niños / hombres como las tasas de alfabetización, el abandono escolar y la salud en el trabajo".

Así que el tema no termina aquí y aunque la transformación del rol femenino en la sociedad y en la familia ha sido mucho más notorio, es momento de pensar en el sentido más amplio del término género y en cómo el empoderamiento de la mujer ha influido en el concepto de masculinidad.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.