COMENTARIOS

Caroline Dadlani, el esplendor de la India

Revista Fucsia

Caroline Dadlani, el esplendor de la India Foto cortesía: Revista Fucsia.

Esta canadiense ha engastado sus diseños de joyas inspirándose en el colorido de las piedras preciosas y semipreciosas de la India.


Cortesía: Revista Fucsia
 
Nacida en Canadá, Caroline Dadlani ha creado un vínculo genuino con la India, esa tierra de brillo legendario adonde la llevó su matrimonio con un nativo de ese país. Aunque ellos viven en Miami, pasan cerca de cuatro meses de cada año en la India y allí, entre Bombay, Jaipur y Pune, ella ha aprendido mucho de la manera como los joyeros nativos crean y trabajan los metales y las piedras preciosas y semipreciosas que paulatinamente ha ido incorporando a sus diseños propios: “Desde siempre las joyas ejercieron una fascinación sobre mí. Me ha apasionado elaborarlas y empecé haciendo piezas con piedras semipreciosas para mis amigos, y poco a poco fui aprendiendo como hacer aretes, collares, pulseras y otras piezas que, en la medida en que fueron configurándose como una colección inicial, me aportaron nuevas ideas para seguir desarrollándolas”.

Caroline trabaja a partir del enchapado en oro y en plata, y combina los metales con piedras como citrinos, ónices, rubíes y topacios, además de cristales como los cuarzos y gemas como las perlas. Aunque actualmente vende casi toda su producción en Miami, Bahamas, Los Ángeles, Nueva York y Aspen, recientemente recibió una propuesta de la Platería y Galería Galena de traer sus diseños a Bogotá, donde están exhibidos desde noviembre pasado. Caroline hace solamente una gran colección al año, y ocasionalmente lanza colecciones atemporales.

A los diseños iniciales, Caroline ha ido sumando accesorios como pequeños bolsos y carteras de seda y otros materiales suaves que llevan bordados en piedras: “Mis ideas surgen a medida que voy elaborando las piezas. Obviamente, en la India encuentro mucha inspiración. Además, me encantan las antigüedades y las interpreto para crear joyas agregándoles mi propio sentimiento. Yo misma uso unos diamantes planos, de 23 caras o facetas, engastados a la manera de la India, con una pátina en el metal que los hace aparecer como joyas antiguas”.





También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.