COMENTARIOS

Amour (Sin palabras) Amour (Sin palabras)

Desde hace mucho tiempo estaba esperando que esta película llegara a Colombia… y llegó. No importa hace cuánto se haya lanzado en otras partes del mundo, lo importante es que no nos vayamos a quedar sin verla.

Les hablo de Amour, ‘Amor’ en las carteleras colombianas, una película que forma parte de lo que considero como una “masterpiece” (la última vez que pensé así fue con “Slumdog Millionaire”) y que gracias a la visión del director austriaco Michael Haneke ha obtenido el Palma de Oro del Festival de Cine de Cannes 2012 (en el 2009 también ganó con The White Ribbon), Golden Globe 2013 a Mejor Película Extranjera y muchos premios más, que seguramente terminarán con un Oscar bastante merecido.

Georges (Jean-Louis Trintignant) y Anna (Emmanuelle Riva) tienen más de 80 años y son una pareja que vive en un hogar lleno de recuerdos, donde se respira música, un piano; la vida de dos profesores de música que descubren que pronto la muerte los separará. Esta es la base de una historia que muestra que el amor permanece y se transforma hasta el último día.

En estos meses que les quedan veremos cómo se tratan, se hablan y se aman. Será impresionante ver que no hace falta que en ningún momento se digan te quiero o frases de amor, no es necesario, cada gesto entre ellos demuestra ese amor del que habla el título de la película, ese amor que hace que el espectador entienda el acto final de Georges. Todo esto lo logra sin “sensiblerías”, de hecho el tono siempre es neutro y sobrio.

Dentro de lo que he visto de cine, considero que Haneke es un director detallista que logra presentar temáticas reales, en este caso la “verdadera cara” de la vejez, algo que muchas personas no quieren abordar desde el punto de vista de los sentimientos en ese momento de la vida y que Amour logra hacer sin disfraces: todos vamos a llegar a ser viejos y luego a morir, es la ley de la vida… Sin embargo, también deja una enseñanza que invita a las personas a rescatar lo mejor de sí mismas y empezar una nueva historia más positiva, en medio de una crisis de valores.

Después de analizarla y de entender el mensaje tan fuerte (y emocional) que presenta, he entendido que se trata de una “oda al amor”. No es una película romántica y claramente tiene un componente dramático que constituye el centro de la trama, pero al final el mensaje que le va a quedar al espectador es el mismo: la fuerza del amor existe y es capaz de hacer que una persona luche hasta el último momento.

Podría seguir escribiendo sobre las impresiones que dejó en mí como cinéfilo y persona, pero este tipo de películas generalmente me dejan sin palabras, seguramente la veré tres veces más y compraré el DVD para recordar siempre esta parte:

– ¡Qué bonita!?
– ¿Qué?
– La vida, es tan larga….

No me queda más que invitarlos a cine, y si pueden, a recomendarla.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

MÁS TEMAS DE Home