COMENTARIOS

6 consejos útiles para cuidar tu ropa y accesorios de cuero

Fucsia.co

6 consejos útiles para cuidar tu ropa y accesorios de cuero Foto: Showbit

Las chaquetas, carteras y zapatos de cuero son esas prendas de tu armario que requieren un tratamiento especial. Sigue estos consejos para evitar cometer errores en su cuidado.

Dicen que el cuero envejece como el vino, entre más años mejor, pero esto solo es verdad cuando le damos el cuidado que necesita. El cuero es una piel de animal tratada mediante curtido, un proceso químico a través del cual se elimina el pelo, la grasa y todo aquello que pueda descomponerla, a la vez que se tiñe y se trata dependiendo del uso que vaya a dársele. El resultado es una piel imputrescible que conserva el colágeno y la flexibilidad.

Como cualquier piel, el cuero debe ser hidratado y protegido de la humedad si no queremos que aparezcan manchas, se resquebraje o pierda su color. Es decir, que nuestras chaquetas, zapatos y complementos de cuero deberán tener un trato especial en nuestro armario.

Esto es lo que debes hacer:

Hidrátalo

Existen en el mercado muchos acondicionadores para el cuero que ayudan a hidratarlo y evitan que se resquebraje. Nuestra recomendación es que siempre que compres una prenda de cuero inviertas en productos para su cuidado, de todas formas, un buen tip de las abuelas es poner un poco de crema de manos sin loción de forma homogénea en tus prendas y zapatos de cuero liso para mantenerlos humectados.  

Límpialo 

El cuero y el agua no son muy compatibles. Si vas a limpiar tus chaquetas, bolsos o zapatos de cuero debes utilizar un paño húmedo para retirar el polvo y la suciedad y luego aplicar una crema limpiadora especial. No esperes a que se ensucien demasiado para limpiarlos, pues el exceso de mugre puede hacer que se destiña o reseque.

Déjalo secar de forma natural

Si tus zapatos o chaqueta se mojan no los pongas al sol. Deja que se sequen en un lugar a temperatura ambiente, lejos de fuentes de calor directa. Evita el impulso de usar tu secador para intentar quitarle la humedad. El cambio de temperaturas modifica su estructura química y puede cambiar su forma.

Aléjalo del plástico

Una práctica común pero equivocada es usar bolsas plásticas tipo lavandería para guardar nuestras prendas valiosas en el armario. En el caso del cuero es una mala idea. El plástico no permite que la piel respire y puede generar moho. Si vas a guardarlo hazle un lugar especial y ventilado en el armario, preferiblemente oscuro y seco pues la luz del sol o la humedad pueden decolorarlo y dañarlo.

Cepíllalo

Esto si tienes cuero de ante o nobuk, es decir, superficies más sedosas que a su vez presentan una mayor sensibilidad a la luz del sol, las manchas y la decoloración. Este tipo de cuero debe cuidarse con un cepillo especial a través de movimientos circulares y un producto limpiador diferente al que se usa para el cuero liso. Lo más recomendable es protegerlo de la suciedad en lugar de eliminarla.

Lleva tus carteras con poco peso

La piel del cuero cede con el peso y la humedad. Si tu bolso se humedece entonces agradecerás llevarlo liviano, pues al ser una piel flexible, a más peso, más forma perderá.

Los sí y los no en el cuidado del cuero

Sí:

  • Limpia al mismo tiempo las prendas y accesorios que sueles usar en conjunto, debido a que los productos limpiadores pueden cambiar la intensidad de su color.
  • Alterna el uso de tus zapatos y carteras de cuero para prolongar su vida útil. Usarlos todos los días acelera el proceso de deterioro.
  • Ten en cuenta las instrucciones de cuidado que vienen en la etiqueta cada que compres cuero.
  • Usa una percha / gancho acolchada pues el cuero adopta la forma en que lo pongas.
  • Rellena tus zapatos de papel cuando los tengas guardados para que no pierdan su forma y no pongas nada encima de ellos.

No

  • No uses jabón ni productos de limpieza comunes para el mantenimiento de tus prendas de cuero, únicamente un paño húmedo.
  • No pongas ningún tipo de etiqueta adhesiva en tu chaqueta de cuero, es decir, nada que contenga pega pues correrás el riesgo de alterar el color o dañar su forma.
  • No dejes que los perfumes y lociones que usas tengan contacto con tus prendas de cuero.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.