COMENTARIOS

Hacer memoria Hacer memoria

La revista Fucsia me invitó a escribir un articulo en relación con las 20 años de Inexmoda y ese ejercicio me trajo miles de imágenes, de recuerdos y de sueños de la memoria.

Por: Revista Fucsia
 
Veinte años son una vida en una ciudad, en un país, en una economía, en un mundo. Hoy, cuando miro esa sociedad que era la de 1989 y reviso lo que actualmente es, siento asombro. En mi mente aparece la canción “Como han pasado los años... que mundo tan diferente... y aquí estamos frente a frente… como dos enamorados, como la primera vez…”

Aquí estoy, como Alicia Mejía la que entró a Inexmoda en 1989 y se retiró en el 2006 y como Alicia, la mujer, la empresaria, la colombiana que vivió y amó durante estos años cada cosa.

Llegué a Inexmoda por invitación del doctor Fabio Echeverri Correa entonces presidente de la Andi y con el beneplácito de Roque Ospina Duque, director de la institución.

Me movía en es circulo textil y de la moda desde hacia años, lanzaba marcas, apoyaba diseñadores, hacia desfiles colectivos, trabajé con empresas del sector textil, con la primera revista de moda del país Pasarela, además creía profundamente en la posibilidad de ayudar a un colectivo nacional para que la cadena fibras textil confección, moda y canales de distribución que tenían tradición textil y cultura de moda, se fortalecieran en Colombia.
 
Acompañados por una planta de empleados mínima, pero con la fuerza que nos daba la cercanía de los miembros de junta, empresarios que nos ayudaban a comprender el tamaño del sector, sus necesidades, sus experiencias, sus presentes y sus futuros ideales; iniciamos este sueño.
 

Empezamos así a crear un proyecto viable, creíble, sostenible y por encima de todo útil frente a esas necesidades tangibles que en ese momento tenían el sector y el país.
Lo primero fue aplicar la metodología de los focus groups, por eso, nos reuníamos con personas de los distintos departamentos moda, mercadeo, exportación y ventas de las empresas, a debatir qué querían, qué debíamos hacer juntos, qué fortalezas encontrábamos que lograran que una cadena en la que de alguna manera cada empresa trabajaba independiente creyera y apoyara la iniciativa de que una entidad Inexmoda agrupara iniciativas y generara impacto.

Y así todo esto se volvió como un vértigo, una pasión, una necesidad. El equipo fue creciendo, las ferias, los invitados internacionales, la acogida de la prensa nacional e internacional, la construcción de nuevos pabellones, nuevos hoteles, nuevos restaurantes, nuevos centros comerciales fueron señales de este boom.

Un equipo como el que se creó en Inexmoda comprometido audaz y valiente no es fácil encontrarlo y haber sido parte de él es uno de mis grandes orgullos.

Momento difíciles? Muchos y todos. De toda índole, algunos de seguridad, otros debidos a cambios en el entorno económico mundial, además de detractores, crisis del sector en el país, entre otros, pero esto hacia que el grupo se obligara más a pensar, a crear, a construir, a proponer y a hacer.
 
Y así fue sucediendo, cada año crecía. Aparecían compradores internacionales jamás soñados caminando por los pasillos y haciendo negocios, conferencistas de talla mundial compartiendo con nuestros empresarios, apareció Oscar de la Renta y con él muchos y muchos más que entendieron que este era un país con talento, con pasión y que sabía hacer las cosas y asi llegan 20 años, 40 ferias, más de 500 desfiles, diseñadores internacionales, libros de informe de tendencias anticipadas para todo el sector, talleres de montaje de colecciones, de teoría del color, de conocimiento del consumidor por todo el país, asesorías a Ecuador, Costa Rica, México, exposiciones de alta costura jamás soñadas, Milán con el talento de nuestros diseñadores y artesanos...

Son veinte años trabajando para construir de Medellín una marca, para vendernos como empresarios serios, confiables, amables y con conocimiento, construyendo amistades con gremios, cámaras, presidentes de ferias, periodistas, diplomáticos y gobiernos de muchos lugares del mundo que se iban volviendo aliados del país. su ciudad y sus propuestas de negocios.

Para mi Inexmoda es un ejemplo de que soñar si paga, que desde lo difícil e imposible se pueden construir proyectos, que un buen equipo puede más que una sola mente pensando y dos ojos mirando.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.