COMENTARIOS

Hacienda Los Laureles: el encanto del pasado

.

Hacienda Los Laureles:  el encanto del pasado Hacienda Los Laureles: el encanto del pasado

En plena sabana de Bogotá, este es el lugar ideal para celebrar una boda campestre al mejor estilo colonial.

Evocando el romanticismo y los detalles rústicos de épocas coloniales, a cuarenta minutos de Bogotá, en la vía Tenjo, se encuentra una hacienda con 200 años de historia rodeada de jardines coloreados por la tradicional flora sabanera. Según la historia y los estudios sobre patrimonio, en sus años dorados fue un monasterio habitado por religiosos y luego por importantes terratenientes de la época de la Independencia. Pero el brillo de sus marcos, sus puertas y sus corredores no se ha deteriorado y hoy se ilumina tras el paso de las novias que la eligen como locación para su matrimonio. Una pequeña capilla que conserva la opulencia de la decoración barroca forma parte de los espacios que allí alquilan para ceremonias revestidas del encanto colonial. Pero para aquellos que prefieren dar el sí cobijados por el cálido sol sabanero, están dispuestos jardines interiores y exteriores en los que habita una araucaria, un antiguo e inmenso árbol con más años de vida que la hacienda misma y la protección enérgica de los cerros de Majuy y Juaica que custodian sus praderas. Mientras llegan los invitados, la novia cuenta con una delicada habitación para que se vista rodeada de la magia del lugar encarnada en elementos decorativos como carrozas, antorchas, faroles y braseros de hierro. Así, en la hacienda Los Laureles el amor se celebra con toda solemnidad.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.