COMENTARIOS

Combinación perfecta de rosas para tu matrimonio

Fucsia.co

Combinación perfecta de rosas para tu matrimonio Foto: Paloma Villamil/13

Una decoración que pasa por todos los matices del rosado, echando mano de algunas antigüedades y de objetos que evocan tiempos pasados, para una boda que deslumbra por sus detalles.

Una jarra de plata sobre un espejo antiguo no es común como centro de mesa, pero su uso como florero lleva en sí una connotación clásica, como la que MY Group Eventos pensó para esta decoración de matrimonio inspirada en la estética vintage, muy a tono con el escenario en el que los novios decidieron celebrar su boda: el Hotel de La Ópera, en el barrio La Candelaria, Bogotá.

Los diseñadores partieron de un color que no puede ser más romántico, el rosado, y sus derivaciones les sirvieron para crear en torno a este una paleta que se extiende a la vajilla, pasa por los caminos de mesa y las servilletas, y se pone de presente una vez más en las flores de la vajilla, en los centros de mesa y hasta en los cupcakes, macarons y golosinas que se exhiben en la mesa de los postres. La combinación de piezas antiguas exclusivas con otras modernas, pero de corte romántico, fue la consigna para lograr un efecto que sorprende por su sutil eclecticismo.

El blanco, color tradicional de las novias, sirve de base en este caso para el despliegue de los elementos de color, que contribuyen a darle al ambiente un toque de elegancia muy particular. Como se dijo, los centros de mesa constan de rosas grandes y miniatura de colores fucsia y rosado, hortensias verde claro, alelíes, astilbes y hojas de arrayán que forman un fondo de follaje, arreglos que surgen de fuentes de plata o de la jarra protagonista, como es el caso de las astilbes, que como unos brotes de verdor llegan al pico del recipiente convertidas en florecitas blancas y rosadas.

Además, el motivo de las rosas se repite en una taza de flores que, junto con su plato, forma parte del ornato de la mesa.

La vajilla elegida por los diseñadores es de porcelana, fabricada hacia 1950. Está adornada con motivos florales en el centro y los bordes, y cada plato descansa a su vez sobre otro de base, de croché, que resulta el complemento ideal para enfatizar el concepto de otras épocas.

Dejar a la vista una mesa de diseño torneada, estilo francés, fue un imperativo para Andrés Mora y Victoria Yepes cuando escogieron, en lugar de mantel, unos caminos que lo reemplazan, unos de ellos de color fucsia, mezclados con otros blancos de lino, bordados. Las servilletas de lino fueron enriquecidas con texturas de flores, de acuerdo con el motivo predominante en la decoración. Las copas y los vasos, tanto de cristal como de vidrio, son transparentes y alternan diferentes diseños de flores con la clara intención de mantener el mismo motivo a través de todo el diseño. Complementando la idea de las copas y la cristalería transparentes, hay unos platos de postre y unos pequeñas pebeteros con velitas dentro.

La comida, preparada por Epicure Catering, y de la que forman parte un tartare de atún, un tiradito de tilapia, salmón y una ensalada con flores comestibles, también se dispuso al lado de un arreglo de flores hecho en una fuente de plata, y los recipientes en los que se ha de servir mezclan piezas antiguas con bandejas estilo vintage.

En un tocador victoriano que aportaron los diseñadores para montar la decoración de la mesa de postres se destacan una lámpara de Zara Home y dos bomboneras con almendras de Le Bon Bon en los colores de la decoración, adornadas en su tapa con cintas de encaje. Una borla de Zara Home cuelga del herraje que abre el cajón central del mueble, y también forman parte de este nicho algunos macarons ensartados a manera de colombinas en un frasco de plata antiguo, de los que usaban los cubanos para el café.

En los platos pequeños se ofrece un tartare de frutos rojos. El florero que sirve de marco a la mesa de postres es de alelíes color lila, que sobresalen de botellas antiguas, y estas a su vez están metidas entre una caja de madera antigua que era destinada para guardar la gaseosa. 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.