COMENTARIOS

Invitados a tu boda

Invitados a tu boda Número de invitados a un matrimonio.

Pensar en cuántas personas y a quiénes invitar a tu boda puede convertirse en un gran dolor de cabeza. Organízate para que no entres en pánico.

Si tu lista de invitados es demasiado larga; si no sabes a quienes puedes excluir de ella; o si quieres una gran boda pero el número de personas supera de lejos tu presupuesto, entonces sigue estos sencillos consejos que te ayudarán a organizar mejor tu lista de invitados sin sentir remordimiento o pena por los que dejaste por fuera.

Lo primero que debes tener en cuenta es que hay cuatro grupos infaltables en tu boda: familia, amigos, compañeros de trabajo y los “obligados”, es decir aquellas personas con las que te sientes comprometido por alguna razón.

La familia: en este grupo se incluyen los parientes muy allegados, los que son muy queridos por los novios y los que son impuestos por los padres. Para evitar que esa lista se extienda demasiado o que tus papás decidan invitar a familiares que ni conoces, puedes delimitar la lista para determinar que los invitados incluyen familiares hasta el segundo grado de consanguinidad.

Otra posibilidad es invitar únicamente a los que residen en la misma ciudad o aquellos mayores de edad, de tal forma que tu fiesta no se convierta en una celebración para niños y adolescentes. Para los residentes en el exterior o aquellos que no viven en lugares cercanos, puedes crear una tarjeta de participación virtual que les haga ver que pensaste en ellos.

En cuanto a los amigos de tus padres o aquel grupo de los “obligados”, si bien no es conveniente excluirlos, lo que sí puedes hacer es pedirles sutilmente que no lleven a sus hijos. Así la invitación será únicamente para la pareja.

Amigos:Si necesitas recortar al máximo tu lista de invitados puedes empezar por poner un límite numérico a los invitados que ambos pueden aportar. Por ejemplo, cada uno puede escoger como máximo 20 de sus amigos para así no entrar en discusiones.
Otra de las opciones que puedes contemplar es filtrar a aquellos amigos con los que no tienes mucho contacto o confianza. No obstante ten en cuenta que no debes hacer excepciones para que luego no haya malos entendidos.

También puedes –con tu grupo de amigos más cercanos- ser muy honesta y pedirles que asistan solos a la boda para reducir un poco la lista y de paso, para que los puedas sentar a todos en la misma mesa.

Los compañeros de trabajo:en tu trabajo pasas las mayor del día y en ocasiones ves más a tus compañeros de trabajo que a tu misma familia. Esto sin contar que algunos de ellos se convierten en cómplices y ayudantes cuando preparas los detalles de tu boda.

Sin embargo, ten en cuenta invitar sólo a aquellos por los que sientas real afecto, como tus amigos del mismo departamento u oficina. En cuanto a tu jefe, invítalo si es de tu agrado, de lo contrario, sólo entrégale una participación que lo haga sentir tenido en cuenta pero que no implique su asistencia. Recuerda que aunque esa puede ser una situación incómoda, finalmente es tu boda y quienes te deben acompañar son las personas que realmente significan algo para ti y tu pareja.



También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.