COMENTARIOS

Las 10 reglas para usar el velo en tu boda

Fucsia.co

Las 10 reglas para usar el velo en tu boda Diseño de Amelia Casablanca/© SHOWBIT

La tradición de llevar esta pieza es milenaria y va desde razones religiosas hasta asociadas con la nobleza. Su uso se ha retomado en la actualidad, pero hay que saber cómo y cuándo llevarlo.

En algunas culturas de oriente, los matrimonios son concertados ancestralmente por los padres, en muchos casos sin que la pareja siquiera se conozca. Es por ello que desde el nacimiento de esta costumbre, la novia debía cubrir su rostro con un velo, para que su futuro esposo permaneciera expectante hasta dar el sí. Este accesorio simbolizaba además la sumisión y obediencia de la mujer.

En épocas medievales, el velo servía para proteger a la novia de los malos espíritus y significaba su pureza y castidad. Entre tanto, en occidente el velo era un lujo, reservado solo a la nobleza, ya que debía elaborarse a mano y era extremadamente costoso.

Sin embargo, el velo retomó su fuerza en nuestros días, quizás desde el matrimonio de los príncipes de Gales, cuando Kate debió usarlo, ya que es una de las exigencias de los enlaces de la realeza. Para el gran momento, ella escogió una creación de Sarah Burton diseñadora creativa de la casa Alexander McQueen que la hizo lucir bella, moderna y con mucha clase.

Así mismo, personalidades más cercanas e igual de jóvenes y cosmopolitas como la presentadora Siad Char también optó por llevarlo en su boda, luciendo un diseño del libanés Elie Saab. Y es que en las colecciones de vestidos de novia del 2014, de las grandes firmas internaciones como Rosa Clará o Pronovias, y en las propuestas de reconocidos diseñadores como Carolina Herrera, el velo vuelve a ocupar un lugar destacado que se asocia con la elegancia y la solemnidad.

En todo caso, llevar o no un velo es cuestión de gusto, de estilo, de personalidad y de comodidad, aunque hay que tener en cuenta que se ha convertido en un símbolo netamente religioso, así que lo más recomendable es usarlo solo si te casas por la iglesia.

Si aún no te decides, pregunta en la tienda en donde comprarás el vestido si el diseño que escogiste viene con velo y pruébatelo, así sabrás si te sientes cómoda con él o si definitivamente prefieres no usarlo.

Para tener en cuenta…

1. El velo debe ser acorde con tu vestido, la clase de escote que uses, con tu tipo de rostro, tu estatura, y con el peinado que llevarás.

2. Los materiales más comunes en los cuales se elabora el velo son el encaje, la organza, o el tul, todas ellas telas ligeras, transparentes y de muy buena caída.

3. Parecerás más alta y elegante si entre el velo y el vestido no queda piel al descubierto.


Formalidades

Es importante seguir las normas de etiqueta, pero al final respetar el estilo y la comodidad de la novia es la clave.

4.. Ella debe salir con el velo desde su casa y no quitárselo hasta la fiesta. Sin embargo, la mayoría lo retira antes de entrar al banquete para remplazarlo por un tocado o una diadema, algo menos formal que le dé un nuevo aire al vestido y le brinde comodidad y libertad de movimiento.

5. El protocolo exigía que el velo debía cubrir totalmente la cara de la novia para protegerla de las impurezas externas. Actualmente solo en algunas bodas reales se mantiene esta formalidad, las mayoría de las novias modernas lo llevan ajustado a su cabeza, pero no cubriendo el rosto.

6. Lo más apropiado es recoger el pelo para así poder asegurar con mayor tranquilidad el velo en la parte de atrás de la cabeza. Sin embargo, todo depende del estilo y el largo.

El largo ideal


7. Si escogiste un velo corto, este debe caer unos cinco centímetros abajo de la línea del escote de la espalda del vestido.

8. Si tu vestido tiene hermosos detalles en la espalda, el velo deberá ir cuatro o cinco centímetros arriba, para no ocultarlo.

9. Si te decidiste por un velo largo, este debe estar a la misma altura que el dobladillo del vestido o ser del mismo largo de la cola.

10. El velo tipo catedral, uno de los preferidos por la nobleza, debe ser unos 20 centímetros más largo que la cola del vestido.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.