COMENTARIOS

Ayuno para perder peso: beneficios y desventajas

Claudia Angarita

Ayuno para perder peso: beneficios y desventajas Ayuno para perder peso: beneficios y desventajas

En los últimos años se ha puesto de moda las dietas de ayuno, y muchas veces no entendemos qué son, para qué sirven, si son buenas, y si tienen efectos nocivos para la salud. También hemos encontrados profesionales de la salud que las recomiendan en sus tratamientos para perder peso y otros que les “aterra” usarlas por los efectos nocivos que pueden tener en la salud del individuo.

En los últimos años se ha puesto de moda las dietas de ayuno, y muchas veces no entendemos qué son, para qué sirven, si son buenas, y si tienen efectos nocivos para la salud. También hemos encontrados profesionales de la salud que las recomiendan en sus tratamientos para perder peso y otros que les “aterra” usarlas por los efectos nocivos que pueden tener en la salud del individuo.

 

Por eso hoy quiero explicarte los pros y los contras de este tipo de tratamiento. Primero definamos qué es ayuno. Se llama ayuno al acto de abstenerse voluntaria o involuntariamente de la ingesta de comida; y en algunos casos de líquidos; por un periodo de tiempo. Existe el ayuno total o un ayuno parcial.

 

El ayuno permitido y que todos los días realizamos, es aquel que se hace entre la última comida del día y la primera del día siguiente que puede ir de 8 a 10 horas. Las “dietas de ayuno” son utilizadas para limpiar el organismo y eliminar toxinas, también se puede decir que son para “activar el metabolismo” y lograr que se pierda peso.

 

Pero, ¿qué pasa en nuestro cuerpo cuando ayunamos completamente? El cuerpo dispone de un depósito de reservas de nutrientes y las utiliza cuando por un determinado tiempo no se ingiere alimentos. Con el ayuno, el cuerpo produce energía a partir de estos nutrientes almacenados (glucógeno, grasa y proteína), hasta que se agotan estas reservas. Lo primero que se agota es el azúcar (glucógeno) y luego continúa con grasas y con el músculo.

 

Cuando el ayuno dura más de cuatro semanas ya es inanición y puede ocasionar hasta la muerte. Cuando el ayuno se hace al menos por dos semanas puede ocasionar pérdida de grasa, pero también hay una pérdida importante de músculo que puede ocasionar alteraciones importantes en el organismo. Recuerda que cuando queremos perder peso, se debe hacer a partir de la grasa y no del músculo.

 

Cuando se ayuna completamente, se recomienda no hacerlo por más de tres días y debe ser formulado y supervisado por un especialista, donde éste recomiende descanso y que no se realice una actividad fuerte, tranquilidad y relajación. Es indispensable la hidratación durante el ayuno, ya que es necesaria para todos los procesos metabólicos y es el agua quien nos ayuda a eliminar y depurar el organismo.

 

Otro tipo de ayuno es el parcial, donde se permite el consumo de algunos alimentos para estimular la pérdida de calorías a partir del glucógeno (azúcar) y de las grasas, pero previene la pérdida de las reservas de proteínas y músculo. Este tipo de ayuno sugiere que el aporte de calorías sea mínimo de 400 y que aporte al menos 50 gr de carbohidratos. Este aporte de nutrientes también permite que no se produzcan sustancias nocivas para el organismo.

 

Este ayuno se recomienda máximo por tres días, también debe ser formulado y supervisado por el especialista. El agua también es clave para evitar la deshidratación, que es la responsable del dolor de cabeza, náuseas, vómitos y mareos que se presentan en las personas que la realizan.

 

Si este tipo de planes de ayuno se realiza frecuentemente, se debe hacer suplementación de vitaminas, minerales y electrolitos, ya que la deficiencia de estos nutrientes puede ocasionar resequedad en la piel, caída del cabello, dolores musculares, calambres, entre otros.

 

Ninguno de los dos ayunos se recomiendan para niños, adolescentes, mujeres en embarazo o lactando y para adultos mayores. Tampoco se recomienda para personas con diabetes, con enfermedad cardiovascular y se debe evaluar qué tipos de medicamentos utiliza para evitar complicaciones posteriores.

 

Personalmente no soy amiga de recomendar este tipo de dietas, cuando lo hago selecciono muy bien la persona, y realizó un control permanente. Creo que tienen más efectos negativos que positivos.

 

Efectos negativos: se presenta dolor de cabeza, mareos, cansancio, náuseas y si no se siguen las recomendaciones “al pie de la letra” puede ocasionar deshidratación, confusión y malestar general. También pienso que este tipo de tratamientos no educa y no apoya hábitos saludables de alimentación y de vida. Ayunar también te puede ocasionar:

1. Que pases un hambre atroz, irresistible y que no consigas calmarlo ni con una comida completa. Esta situación no la podrás repetir muchas veces porque te sientes mal. Así no consigues adelgazar.

2. Que no pases hambre pero que luego, cuando inicies a comer nuevamente, necesites gran cantidad de comida para saciarte. Puedes llevar a cabo el ayuno durante un largo periodo de tiempo pero sin darte cuenta, el resto de comidas aumentarán en cantidad y valor energético (calorías). Así no consigues adelgazar.

 

Efectos positivos: En personas que han realizado planes de alimentación, que son comprometidas, que siguen indicaciones, el ayuno permite que metabolismo aumente y tenga una pérdida de peso rápido. Se puede hacer una o dos veces al mes por dos días máximo.

 

En conclusión, te recomiendo no hacer este tipo de tratamiento, excepto cuando un profesional de la salud te lo recomiende y lo supervise.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.