COMENTARIOS

¿Barrigas que dan señales?

¿Barrigas que dan señales? embarazos.

Conoce los tres mitos más comunes que tienen que ver directamente con la barriga de una mujer embarazada.

Hay quienes aseguran que el tamaño de la barriga puede definir a grandes rasgos el sexo y el peso del bebé. También están quienes por algunos síntomas de la futura mamá se arriesgan a predecir que tan velludo será el niño o la niña. Lo cierto es todos tanto la forma de la barriga como los síntomas que se manifiestan a través de ella tienen una explicación.

Barrigota = bebé grande
Esto es mentira.  La dimensión de tu barriga no es necesariamente proporcional al tamaño o peso de tu bebé. Tener una barriga grande depende de muchos factores entre los que se cuentan:
· Tener músculos abdominales muy flexibles que se extienden fácilmente a medida que tu bebé crece en el vientre.
· Exceso de gases o de grasa abdominal por el cambio hormonal que implica el embarazo.
· La curvatura de columna vertebral y tu contextura física. La forma de tu cuerpo puede hacer que la barriga sobresalga mucho hacia adelante.
· El líquido amniótico. Tu vientre puede ser muy grande debido a que tienes una gran cantidad de líquido amniótico.

Barriga redonda = niña
Esto también es mentira.  Conocer el sexo del bebé siempre producirá en las futuras mamás un gran estado de ansiedad porque de allí se desprenden muchas decisiones y sentimientos durante el embarazo. Para muchos, la forma o el tamaño de la barriga puede ayudar a predecir el resultado de esta gran incógnita pero la verdad es que la forma de la barriga obedece a dos causas:
1. La posición del bebé en el útero. Tu barriga puede estar puntiaguda porque tu bebé está cabeza abajo, o puede estar ancha y caída porque está acostado.
2. El tono muscular de la mamá. Tus músculos son los encargados de acondicionar el espacio en el que el bebé se desarrollará y moverá por eso algunas veces tu vientre puede parecer muy alto o muy bajo. Esto se debe a que el niño está buscando comodidad.

Barriga que rasca =bebé velludo
Esto es falso.  Durante el embarazo, la piel tiene la capacidad de ser elástica llegando a extenderse hasta 10 veces más de su tamaño normal, es decir, que por cada 1cm puede llegar a 10cm. Es este estiramiento lo que provoca que sientas esa incontrolable sensación de razquiña y picazón, pues el tejido cutáneo se está adaptando para los cambios y para afrontar la resequedad de tu piel.

Generalmente sobre el quinto mes rascará aún más porque puedes presentar el prurito del embarazo, una picazón severa relacionada con la retención de sales biliares debido a los cambios hormonales. Sigue estos consejos para que puedas evitar rascarte con frecuencia:

· Utiliza un jabón de baño suave.
· Utiliza cremas con camomila, caléndula o avena.
· Mantén la piel siempre hidratada alimentándote bien y tomando suficiente agua.
· Lleva ropa holgada de algodón y transpirable.
· Evita sitios con mucha humedad o calor.
· No te bañes con agua demasiado caliente pues reseca más la piel.
· En las noches aplícate compresas frías en las partes donde hay mucha picazón.
· Por último, no olvides visitar a tu médico para despejar todas tus dudas.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.