COMENTARIOS

Bebés,en peligro por el cigarrillo

Bebés,en peligro por el cigarrillo Bebés,en peligro por el cigarrillo

Los estudios han demostrado que el humo del tabaco atraviesa la placenta y por tanto convierte al feto en un fumador pasivo. Conoce los riesgos.

Cuando una mujer embarazada fuma un cigarrillo, sólo un cigarrillo, la frecuencia cardiaca del feto aumenta 15% por alrededor de 25 minutos, disminuye el flujo y el oxígeno de la sangre en la placenta y el músculo cardiaco se contrae con más fuerza.

Aún así hay mujeres que no están dispuestas a evitar a toda costa el consumo de tabaco. Tal vez sea –queremos pensarlo así- porque desconocen las consecuencias que su conducta puede generar. Estas son algunas de las más graves:

*Niños que nacen con bajo peso. Los estudios demuestran que una madre fumadora tiene dos veces más probabilidades de dar a luz un bebé de bajo peso (menos de 2500 gramos) que una que no fuma. Es importante también aclarar que la pérdida de peso se da en su constitución muscular y no en su nivel de grasa lo que explica las deficiencias en la medida del torax y el cráneo.

*Muerte del feto. La cantidad de cigarrillos que una mujer consume al día está directamente relacionada con el aumento de la mortalidad fetal. Esto explica por qué las mujeres que más fuman tienen mayor riesgo de que el feto muera.

*Aborto espontáneo.El riesgo aumenta considerablemente-hasta 20%- en mujeres que fuman 20 cigarrillos por día.

* Hemorragias frecuentes.Se presentan más en las fumadoras que en las que no consumen tabaco. Los estudios las asocian con el desprendimiento de la placenta.

* Nacimiento prematuro. Se calcula que 20% de las mujeres que fuman menos de 20 cigarrillos al día durante el embarazo dan a luz prematuros. El porcentaje aumenta al 50 cuando la madre fuma más de un paquete de cigarrillos diario.

Efectos sobre el feto
El metabolismo del feto es mucho más lento que el de la madre. Esta es la razón por la que para éste resulta mucho más difícil eliminar los componentes del cigarrillo llegando en ocasiones, a acumularlos. Lo peor es que los estudios que se han hecho alrededor del mundo han descubierto que cada componente ataca distintos órganos, lo que hace que el daño sea a todo nivel.

• La nicotina: altera el cerebro, el corazón y las glándulas suprarrenales porque afecta la circulación.
• El monóxido de carbono (gas presente en la combustión incompleta del tabaco): provoca la disminución del oxígeno de la sangre y de los tejidos del feto porque atraviesa la placenta atacando la hemoglobina fetal.
• El ácido cianídrico y los tiocianatos:reducen la vitamina B12 que es la que se encarga de metabolizarlos. Son nocivos y altamente venenosos.
• El cadmio: cada cigarrillo que fuma una mujer aumenta en un microgramo el cadmio en el cuerpo. Ese exceso hace que el zinc no llegue al feto en la cantidad necesaria para garantizar su crecimiento y desarrollo fetal.
• Los benzopirenos y las nitrosaminas:están presentes en el humo del cigarrillo y son consideradas cancerígenas.Los estudios afirman que el feto es más vulnerable a estas sustancias que la madre por lo que lo puede afectar mayoritariamente a futuro.





También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.