COMENTARIOS

“Mamá, no me dejes solo”

“Mamá, no me dejes solo” “Mamá, no me dejes solo”

Si a tu hijo lo invade el pánico cada noche que intentas apagar las luces de su cuarto, entonces estas actividades pueden ayudarlo a enfrentar sus miedos. Pon mucha atención.

Llora, patalea, te implora que no lo abandones, utiliza chantajes o evita la hora de irse a dormir. Estas son sólo algunas de las muchas estrategias que los niños utilizan a diario para no tener que enfrentar su miedo a la oscuridad.

La situación se complica aún más cuando tú, cansada de una larga jornada de trabajo, debes llegar a sobrellevar su negativa de acostarse cuando lo único que quieres es que concilie rápidamente el sueño para irte a descansar. En esa actitud desesperada de tu parte por obligarlo a dormir está uno de los grandes errores pues no es correcto pensar que el niño está haciendo berrinche o está tratando de llamar la atención, lo que está intentado decirte es que le teme a la oscuridad.

La solución entonces es crear actividades que logren que tu hijo se distraiga para que paulatinamente olvide sus miedos y vea su habitación como un espacio agradable que le ayudará a reponer energías.

Dentro de las estrategias que puedes usar se destacan estas cinco que enumeramos abajo, juegos también recomendados por sicólogos o terapeutas infantiles. Intenta ponerlos en práctica y no desesperes o renuncies si alguno de ellos no funciona, recuerda que así como tu prefieres rechazar o evitar las situaciones que te producen miedo, los niños actúan igual.

Estrellas y constelaciones
Las figuras de los planetas que se pegan al techo e iluminan en la oscuridad son una excelente opción para adornar la habitación del niño y además lo distraen mientras se duerme. Invítalo a contar cuántas piezas están adheridas y a inventar historias sobre astronautas y extraterrestres que se vuelven sus amigos.

En búsqueda del tesoro escondido
Diviértete con tu hijo con un sencillo juego que los unirá y le dará seguridad al pequeño para enfrentarse a la oscuridad. Se trata de que escondas un objeto o una sorpresa (un chocolate o un nuevo juguete) y le des algunas pistas para que él con la ayuda de una linterna lo encuentre. Recuerda que debes apagar todas las luces de la casa y evitar que alguien ajeno al juego los asuste aún cuando lo haga a manera de broma.

Un tierno acompañante
Aunque algunos consideren un capricho que el niño duerma acompañado por muñeco o por su juguete favorito, esta práctica puede resultar útil para que tu hijo no se sienta solo o abandonado dado que puede abrazar o hablar con el muñeco mientras logra conciliar el sueño. Esta costumbre la irá dejando paralelamente a su crecimiento así que no te preocupes porque se encariñe o por comentarios que apuntan a que estás criando un hijo inseguro.

Siluetas y formas
Apaga las luces de la habitación y deja únicamente una pequeña lámpara de luz indirecta o una vela encendida. Luego juega con tus manos a formar figuras de animales proyectando la sombra sobre la pared. De esta manera también incentivas la creatividad de tu hijo y los espacios de diversión que no pueden compartir durante el día. Otra buena opción es usar títeres tiernos elaborados con medias o con bolsas de papel.



También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.