COMENTARIOS

nutrición y embarazo maternidad y nutricion

Durante el embarazo las necesidades nutricionales cambian debido a que los requerimientos energéticos son distintos.

 
La madre gestante sufre cambios de todo tipo en su organismo, por esto muchos de sus hábitos anteriores a su nuevo estado ya no le son suficientes o simplemente no hacen parte de las nuevas condiciones que debe suplir una mujer embarazada. En especial, durante este periodo, se modifican las necesidades alimenticias que dan origen a la buena recepción de nutrientes y al posterior establecimiento energético.

Es allí donde las proteínas, vitaminas y minerales empiezan a tomar trascendencia a la hora de la formación del bebe y por supuesto, del mantenimiento de la salud de la futura madre.

¿Por qué consume más energía una mujer en embarazo?

Una mujer en embarazo consume más energía básicamente porque todo el proceso requiere de mucho consumo de esta. Solo hay que pensar en los movimientos del feto y todo lo que implica que esto pueda llevarse a cabo. O que tal el crecimiento del feto dentro del vientre de la madre, o las grandes necesidades de la madre para poder mantener el peso del pequeño.

Por todo esto es importante que las madres gestantes tengan una alimentación variada y equilibrada. Donde las frutas, los cereales, la fibra, las proteínas, los vegetales; y en pocas cantidades el dulce y las harinas hacen parte de la dieta diaria de cualquier mujer en este estado. Es importante que las cantidades sean pequeñas y que se coman muchas veces al día. La razón esta ligada a la estreñimiento que muchas mujeres sufren durante este periodo.

Sin embargo, aunque es un estado manejable totalmente, es clave visitar a un nutricionista al comenzar el embarazo. Él puede decirle a la futura madre según su peso actual como debe alimentarse para mantener un peso saludable y sobre todo para darles al bebe y a ella, un ciclo adecuado. Esta dieta es individual y no puede ser conmensurable con la de otra amiga que allá pasado por esto ya que cada dieta está ligada a factores personales como la edad, la talla, la actividad física y la historia alimenticia de la madre.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.