COMENTARIOS

7 situaciones que solo entienden las madres trabajadoras

Fucsia.co

7 situaciones que solo entienden las madres trabajadoras Foto: Ingimage

Conciliar la vida laboral y familiar implica tener la capacidad de hacer frente a numerosas responsabilidades. Fucsia.co habló con ellas para conocer esas realidades que caracterizan su 'doble' vida.

Conciliar la vida laboral con la vida familiar no es fácil, más cuando se es mujer. Esto es debido, a que cuando las mujeres incursionan en el ámbito laboral, no renuncian a las responsabilidades del hogar, como indica María Adelaida Perdomo, cofundadora de Aequales, consultora en inclusión y equidad de género para organizaciones. Su jornada laboral pasa entonces a ser triple: la remunerada, la que implica llevar a cabo las labores del hogar y la que se dedica al cuidado de las personas que conviven con ella. 


Fucsia.co habla con diferentes mamás trabajadoras para conocer esas realidades a las que se tienen que enfrentar. 

1. El día tiene 72 horas. La triple jornada laboral que deben atender las mamás trabajadoras, así como su capacidad de organizar las horas del día para que les dé tiempo a atender todas sus responsabilidades, es muy desgastante. Las responsabilidades de estas súper mamás son tantas y su capacidad de llevarlas a buen término tan efectivo que parece que en vez de tener 24 horas para llevarlas a cabo, sus días constan de 72 horas. 

2. Las llamadas del colegio, la gran pesadilla. No hay mayor miedo para una mamá trabajadora que recibir una llamada del colegio de su hijo, bien porque el niño se ha puesto enfermo y hay que ir a buscarlo para llevarlo al médico, o porque ha sido amonestado y hay que ir a hablar con sus profesores. La cuestión es lo de menos, pues esta llamada supondrá para la mamá modificar con toda seguridad y a toda prisa el horario para atender la necesidad que ha surgido sin dejar el trabajo abandonado. 


3. La organización, obligatoria. Una mamá trabajadora sabe que la organización es lo más importante si quiere atender todas sus obligaciones, que son múltiples y de diversa índole (laborales y familiares) eficazmente.  Su tiempo vale hora, y no hay espacio para los imprevistos.  

4. La pareja, necesaria. Cuando se tiene una triple jornada es imprescindible contar con ayuda externa y, especialmente, con el apoyo de esa persona con la que se decidió en su momento construir un hogar conjunto. Las mamás son humanas y a veces el tiempo no les alcanza. De ahí que sea imprescindible que el hombre sea consciente de que él también tiene unas responsabilidades en el hogar y en el cuidado de su familia, al mismo nivel que su mujer. No es una 'ayuda', porque se trata de una obligación que también le corresponde.

5. El celular siempre a mano. Las emergencias pueden darse en cualquier momento, y, por más que una mamá esté en el trabajo, esta no deja de ser mamá: siempre está alerta y pendiente de sus hijos y sus necesidades. 

6. Los días sin niños a veces son una bendición. A las mujeres consultadas les costó reconocer está realidad porque consideran que es una actitud de mala madre.  Sin embargo, todas ellas coincidieron en que, aunque no pasa un minuto en el que no piensen en el bienestar de sus pequeños, en ocasiones necesitan un respiro de su triple jornada laboral y tener tiempo para ellas, para relajarse y dedicarse a ellas. La culpa, uno de los sentimientos más comúnes en las mamás, es basada en ideas erróneas y, además, es completamente improductiva. Déjala a un lado.

7. Llegar a casa y que la casa esté limpia y organizada es impagable. Esta premisa es solo posible cuando las mamás cuentan con apoyos fuertes en su vida familiar, que entienden su situación de presión y cansancio después de hacer frente a una jornada laboral. Las mamás trabajadoras agradecen tener a su lado una pareja que adquiera las mismas responsabilidades que tienen ellas en el apartado familiar y que no estén solas a la cabeza de estas teas. Tener esa red de apoyo también consiste en delegar tareas, contratar una ayuda externa, o pedir auxilio a mamás, hermanas o hermanos.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.