COMENTARIOS

Sexo después del parto

Revista Fucsia

Sexo después del parto Foto: Comstock

Los trastornos físicos y emocionales que las aquejan incitan a todo, menos a hacer el amor. Pero tiene remedio.

El nacimiento de un hijo, sobre todo si es el primero, es un hecho trascendental que trae consigo una gran alegría, pero también una serie de desordenes físicos y sicológicos para la madre. Esto sólo se cura con el tiempo, ayuda médica y la convicción de que se trata de algo completamente natural. Durante ese lapso en que las cosas vuelven paulatinamente a la normalidad el placer se ve completamente relegado.

El alumbramiento es una experiencia tan fuerte para la mujer que casi todas, en mayor o menor intensidad, sufren de un trastorno llamado depresión posparto. Una mezcla de tristeza, rabia, inadaptación, desesperación y malestar general, que no es precisamente el escenario más grato para el erotismo, invade los días de las nuevas madres.

En otros casos, las madres se internan en su labor de madre que le cierran por completo la puerta al deseo, al hecho de ser mujer. En otros casos, la vanidad se mete como una intrusa en la cama; las mamás se sienten poco atractivas para sus maridos a causa del abdomen todavía abultado, con algunas estrías y kilos de más. Es innegable que después del parto se van a presentar una serie de molestias que tienen solución. Desde cosas psicológicas hasta afecciones físicas. La más frecuente de estas últimas es la sequedad vaginal, es decir, la falta de lubricación producida por los cambios hormonales que conlleva la lactancia. El remedio: los lubricantes en gel a base de agua que no producen efectos negativos en el organismo. El dolor durante la penetración es otro trastorno que afecta a las mujeres luego del embarazo. Se produce debido a las heridas causadas por el parto como los desgarros, o la episiotomía, una incisión quirúrgica que se realiza en el perineo para agrandar el canal vaginal justo en el momento del alumbramiento. En estos casos, la herida debe estar totalmente cicatrizada para poder tener sexo de nuevo y es el médico quien le informa a la paciente que ese momento ha llegado.

Pero ¿cuánto tiempo debe pasar después del parto para volver a tener relaciones?. Según la sicoterapeuta sexual española Martha Mejía, la respuesta varía con cada persona, pero en general los especialistas recomiendan hacerlo pasado el puerperio, un periodo de 40 a 42 días en que los órganos sexuales externos e internos de la mujer se recuperan. A fin de cuentas, hay que tener claro que el único estándar es que tanto él como ella se sientan cómodos y no forzados para una actividad cuyo gran objetivo es el placer.

Si en condiciones normales el diálogo entre la pareja marca la clave de una sexualidad sana y gratificante, después del embarazo la expresión abierta y sincera de lo que cada uno siente y desea es el primer paso para volver a empezar. La incomprensión de lo que pasa en el organismo de la mujer por parte del hombre es la principal causa de los conflictos durante este periodo, en el cual se incrementan las infidelidades. Para Mejía, la trampa está en que por tradición, ellos, sobre todo, reducen el sexo a actividades genitales, olvidando que existe una amplia variedad de alternativas frente al coito. En vista de las especiales condiciones que presenta la anatomía y la sicología femeninas en la etapa posterior al parto, surge entonces una buena oportunidad para profundizar en experiencias que fortalezcan la unión afectiva antes que la física, sin dejar de ser placenteras.

Para reavivar la pasión…

- El retorno a la vida sexual normal después del parto toma tiempo, pero con un poco de ingenio, picardía y la asesoría médica, el deseo vuelve a florecer.

- Para aliviar el dolor y facilitar la cicatrización después de la episiotomía son convenientes los baños calientes, las compresas de árnica y hamamelis y caminar dentro de la casa con moderación. Antes de tomar cualquier medida consulte a su médico.

- Si su bebé duerme en otra habitación y le preocupa que llore mientras hace el amor con su esposo, no hay por qué complicarse: traslade la cuna al cuarto matrimonial y disfrute hasta que se despierte.

- Si la madre se siente cansada para el sexo debido a los cuidados del bebé, puede ensayar a tener relaciones a distintas horas del día hasta descubrir cuándo se siente con más energía para estar con su pareja.

- Regla de oro: ternura y suavidad.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.