COMENTARIOS

Yoga para niños: Un mundo de beneficios

RevistaFucsia.com

Yoga para niños: Un mundo de beneficios Foto: Pantherstock

Niños sanos física, mental y emocionalmente crecen para ser adultos tolerantes, comprensivos y generosos. Incluyendo el Yoga en la rutina de tu hijo desde pequeño, esto será una realidad.

El boom de las prácticas “New Age” pasó ya hace varios años, y aunque algunas resultaron siendo una farsa, por la que de verdad debemos agradecer es el Yoga. Esta práctica milenaria llegó al mundo occidental gracias a algunos maestros que se dedicaron a explorarla y exponerla.
Ahora es hora de quitarte la idea de la cabeza de que el Yoga solo es para mujeres que quieren liberarse del estrés del día, e incluye a tus niños en esta práctica para que desde pequeños disfruten de sus múltiples beneficios.

Según los expertos, la edad ideal para que un niño empiece a practicar Yoga, son los 4 años, ya que en este momento empieza a ser consciente de su cuerpo y mente, y puede a controlarlos a la perfección.
Además, practicar Yoga desde esta edad permite que el cuerpo no pierda su flexibilidad original, y la rutina no empiece a pesar sobre músculos y articulaciones, haciéndolos más rígidos. También propicia a una mejor coordinación y equilibrio, manteniendo la columna vertebral en una posición óptima, y evitando problemas comunes que se desarrollan desde temprana edad, como la escoliosis y la joroba.

El hecho de que los niños deban estar consientes de su cuerpo en la práctica potencia la atención y concentración. Es especial para aquellos con tendencias al Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, que es padecido por casi el 10% de la población infantil. Y si tu hijo sufre de falta de sueño, sea por exceso de energía o ansiedad y pesadillas, esta práctica reducirá progresivamente  estos problemas, haciendo que el insomnio sea cosa del pasado.

El Yoga, a diferencia de deportes convencionales, no se desarrolla en un ambiente de competencia y agresividad, sino que al contrario, propone la cooperación entre el grupo de niños que lo practican, y disminuye los niveles de agresividad, propiciando a la interacción y constante apoyo en el grupo.

En cuanto a la ideología, lo que se pensó en algún momento, que el Yoga era una doctrina religiosa, con el tempo se ha venido aclarando que esto es totalmente falso, y al contrario, esta práctica genera respeto a las creencias individuales de cada persona, y propicia un ambiente de tolerancia.

Las clases de Yoga para niños tienen una dinámica diferente a las convencionales, son más dinámicas y activas, pero siempre teniendo como eje principal la respiración. Los profesores son expertos en mantener un ambiente activo y divertido, casi como un juego.

Si quieres criar a un niño comprehensivo y ayudar a que su desempeño social sea el mejor, incluye el Yoga en su rutina, y tanto ellos como tú verán los beneficios de esta práctica milenaria.

Una opción: http://www.bambookidsYoga.com/bamboo-kids-Yoga.html

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.