COMENTARIOS

Las otras alternativas del placer

Fucsia.co

Las otras alternativas del placer Foto: Ingimage

A veces explorar otros puntos erógenos ayuda a la pareja a sentirse satisfecha y salir de la rutina.

Los senos son una zona erógena por excelencia, pues cuentan con terminaciones nerviosas que al estimularlas se convierten en un punto de placer femenino, tanto como el clítoris y la vagina. Estos son una parte importante en el mapa erótico femenino, por lo que una adecuada estimulación garantiza el orgasmo placentero.

Según un estudio publicado por la la revista Men’s Health, el 29 porciento de las mujeres han experimentado un orgasmo solamente con la estimulación en los senos. Asimismo, una investigación elaborada por Journal of Sexual Medicine concluyó que los pezones y los genitales están directamente conectados, pues al estimular los pezones el cerebro activa una respuesta en la vagina, suficiente para sentir un orgasmo.

Si nunca has sentido un orgasmo con los senos , te damos algunos ‘tips’ que puedes compartir y poner en práctica con tu pareja para lograrlo con éxito. Toma nota.

Estimulación clásica
:  Las manos son la mejor herramienta para lograr la excitación sexual. Pídele a tu pareja que masajee los pezones con la palma de sus manos haciendo movimientos circulares y que varie, según tu excitación, la velocidad e intensidad. Tomar el pezón entre los dedos pulgar e índice y apretarlo suavemente también es una placentera opción.

La boca:  Dile que use su lengua, succione tus pezones con la boca y que les de  unos cuantos mordiscos, eso sí muy suaves. Los cambios de temperatura frio- caliente también son generadores de placer, así que pídele que se ponga hielo  en la boca un minuto antes de la estimulación y seguidamente la ponga sobre tu pezón ¡Seguro te volverá loca!

Sean creativos: ¡Atrévanse! ¿Qué tal si él pasa una fruta por tus pezones, como si estuviera dibujando en un lienzo? Otra opción es visitar un 'sex shop' y elegir juntos un juguete con el que puedan experimentar nuevas sensaciones.

Todo es un conjunto:  Pídele que no solo toque tus pezones, sino también la areola y la piel alrededor de tus senos. Nada de ir a la ligera.

La comunicación: Cuéntale que acciones son las que más te generan placer, qué intensidad prefieres para que él pueda hacerlas con mayor frecuencia. La estimulación repetitiva de tus puntos más débiles te hará alcanzar el mayor punto de placer.

Concentración: Tal y como se tratara de un orgasmo vaginal, es  primordial que te concentres. Juntos encuentren tu punto más sensorial y estimúlenlo hasta que el orgasmo sea una reliadad.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.