COMENTARIOS

¿Cómo matar el fantasma de una infidelidad?

RevistaFucsia.com

¿Cómo matar el fantasma de una infidelidad? Foto: Thinkstock

Muchas situaciones que se viven en pareja pueden desencadenar una infidelidad, los motivos pueden ser muy variados y dependen en gran medida de los problemas que haya al interior de una relación matrimonial, de novios o de dos personas que viven juntas en una relación de pareja.

Pese a que la infidelidad no debe ser una excusa basada en los problemas que se tengan dentro de la relación, la mayoría de personas toman este camino antes de buscar solución de fondo a lo que perturba su felicidad dentro de la misma.

La monotonía, problemas de comunicación, económicos, de salud y decepciones de varios tipos van llevando a las parejas a alejarse del amor haciendo que éste se desvanezca, lo que puede desencadenar la búsqueda de otras personas que puedan ofrecernos las cosas que sentimos perdidas en nuestra pareja.

Sin embargo, es importante entender que el amor verdadero está libre de las ataduras y de la necesidad que sentimos hacia el otro. No es acertado pensar que el otro “debe” hacer cosas por nosotros o que está en la obligación de hacerlas por ser nuestro compañero.

Es necesario cultivar una relación cada día en la cual no se descuiden los detalles que la mantienen viva pese a las dificultades externas que puedan surgir. Cuando estas cosas empiezan a faltar caemos en la frustración por no recibir lo que esperamos y no dar porque el otro no nos da, convirtiéndose en un círculo vicioso que lejos de demostrar dignidad hacia la otra persona va debilitando el lazo que los une.

Cuando no detectamos a tiempo las fallas de nuestra relación para encontrar una solución de fondo que nos permita continuar, estamos abriendo la brecha para que alguno de los dos o los dos, busquemos el bienestar que nos hace falta en los brazos de otra persona que puede escucharnos, aconsejarnos y ser tan  comprensivo con nosotros y con nuestros problemas al punto de llegar a convertirse en nuestro amante.

Es entonces cuando aparecen los problemas.  Descubrir una infidelidad por parte de nuestra pareja nos llena de decepción, frustración, dolor, odio y una cantidad de sentimientos que nos hunden en depresión, falta de autoestima y desequilibrio general en todos los campos de nuestra existencia.
Las mil preguntas acerca del por qué, empiezan a invadirnos llenándonos de más angustia y dolor, culpándonos por no haber hecho a tiempo cosas por salvar la relación y generándonos incertidumbre acerca de nuestro futuro.

¿Se debe perdonar una infidelidad?
Hay muchos factores que pueden influir en esta decisión. En muchos casos, los hijos se convierten en un motivo para intentar rehacer una relación de pareja, en otros casos depende mucho de las razones que hayan motivado la situación y el nivel de infidelidad al que se haya llegado.

La psicóloga Catalina Caballero explica que en muchos casos la decisión depende del nivel de apego que una persona tenga hacia su pareja, si una persona siente que han transgredido e irrespetado la relación y que en realidad no hay  punto de negociación pues no es fácil que haya una reconciliación. La infidelidad en muchas ocasiones no es cuestión de amor, es cuestión de autocontrol por parte de quien es infiel, en otros casos es por causa de la permisividad de su pareja.

Hay muchas otras personas que perdonan la infidelidad y tienen dos opciones: seguir involucradas en el círculo vicioso de infidelidad-perdón o que en realidad la infidelidad sea una forma de modificar conductas en la pareja y crecer, pero para eso se debe hacer un trabajo de perdón y cambio.
Si se decide perdonar se debe tratar de modificar comportamientos en la relación y perdonar, aunque esto no signifique “hacerse el de la vista gorda”, pues de nada sirve perdonar a nuestra pareja que nos ha sido infiel si éste no está interesado en cambiar y la persona que se ha sentido agredida insiste en buscar lo que no hay.

¿Cómo borrar el fantasma?

Para borrar el fantasma, explica la Dra. Caballero, se debe trabajar y valorar el esfuerzo en conjunto, no reprochar ni reclamar sobre lo que ya sucedió, sino trabajar en función de mejorar la relación, de construir constantemente pero juntos, porque si hay alguno que no esté interesado el fantasma aparecerá de nuevo.

También se debe trabajar en la seguridad y la confianza, pues es de entender que a nadie le gusta que le estén reclamando y peleando, prefiriendo el infiel volver a los brazos de esa otra persona o a cualquier otra, que con seguridad no le ofrecerá esa intranquilidad de peleas y reproches sino que al contrario le va dar esa estabilidad que busca y necesita.

Para borrar el fantasma, el trabajo es en gran medida de la persona que fue víctima de la infidelidad, es un proceso y se debe trabajar en la confianza y seguridad en sí mismo así como también en la autoestima. Es muy importante hacer un esfuerzo compartido y trabajar en conjunto para no desviar la atención del otro, transmitiendo esa misma confianza y seguridad en sí mismo a la pareja, pues de cierta manera esto no solo fortalece a la persona que sufrió la decepción sino que también fortalece la relación.

Si se decide perdonar hay que seguir adelante y trabajar en los posibles vacíos que hay en la relación, aquí es donde se evidencia si hay amor o apego, porque de qué sirve perdonar si la persona va a ser celotípica (celosa) , haciendo reclamos todo el tiempo y convirtiendo la relación en una relación nociva.
¿Tener una pareja para estar perturbándose la vida? Entonces ¿para qué estar juntos?  En estos casos la situación de infidelidad se puede repetir tantas veces como sea posible y al final la relación se convierte en cíclica, nociva y monótona.

La vida en pareja puede ser maravillosa si hay un compromiso muto basado en el respeto, el amor  y la confianza, así que es muy importante trabajar cada día por fortalecerla y mantener siempre por encima de todo los valores y principios que nos caracterizan. Hay que saber qué estamos dispuestos a negociar dentro de nuestra relación y qué no, para no estrellarnos en situaciones que pueden ser repetitivas y generarnos una vida infeliz siempre por la misma causa.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.