COMENTARIOS

Con los que no me gustan soy amable, con los que me gustan soy fría y distante

RevistaFucsia.com

Con los que no me gustan soy amable, con los que me gustan soy fría y distante Foto: Thinkstock

Si eres de las que tiene como estrategia de seducción hacerte la indiferente y escabullirte para no compartir el mismo espacio con el hombre que te gusta, aprende a manejar tus problemas de timidez selectiva o fobia social con algunas tácticas.

Cuando una persona se siente atraída hacia otra, es normal que se sienta un tanto insegura de sí misma, porque la posibilidad de un rechazo genera ansiedad; por esa razón a veces tenemos comportamientos extraños y hasta ridículos frente a las personas que nos gustan.

Esa timidez es apenas natural y la gran mayoría de personas la experimentan, lo curioso es que cuando la timidez llega a un punto tal que se evita a toda costa compartir el mismo escenario con la persona hacia la que se siente atracción, al mismo tiempo que se es abierto y extrovertido con aquellos hacia los que no se siente atracción alguna.

Lo curioso del comportamiento está en la reacción opuesta a mostrarse como una persona agradable, graciosa e inteligente, proyectando seguridad y otros atributos que la harían más atractiva frente a la persona deseada, prefieren evadir las miradas, evitar el contacto físico, e incluso se comportan indiferentes, malhumorados y agresivos.

Si estás manifestando ese comportamiento, una posible explicación es que estés presentando una fobia a sentirte vulnerable ante una persona que significa algo para ti o ante una situación desconocida. Este tipo de fobia se conoce como fobia social, un comportamiento que perjudica la vida social de las personas.

¿Tengo fobia a mi traga?
La  fobia social, definida por el Manual de Diagnóstico de Enfermedades Mentales en su cuarta edición (DSMIV), es “un miedo marcado y persistente de una o varias situaciones sociales en las cuales la persona se expone a personas no familiares o al posible escrutinio por otros. El miedo del individuo es debido a la sensación de que puede ser humillado o actuar de forma embarazosa. El miedo puede ser excesivo o irrazonable para el paciente, lleva a la evitación de las situaciones fóbicas o le causan ansiedad anticipatoria, además interfiere de forma significativa con la vida ocupacional o social del paciente”.

En el marco de esta definición, la fobia social que desencadena un encuentro con la persona deseada puede llegar a afectar no solo el posible relacionamiento con el individuo, sino todo su actuar en sociedad. Si este es el caso, evitar a la persona es la peor reacción que se puede tener, porque el miedo se incrementará cada vez más. Lo que puedes hacer es intentar superar el temor poco a poco, así:

Etapa 1

Recuerda que la única manera para llegar a comportarse normalmente es comprobar que tu miedo es irracional y que enfrentar aquello que te genera temor será la mejor manera de superarlo.

Si el sujeto llega al recinto donde estás, no salgas corriendo como si te fastidiara su presencia, simplemente quédate allí y, si no quieres, no pronuncies palabra.

Cuando te lo encuentres de casualidad, procura saludar, sonreír, ser cortés, igual que eres con las demás personas. La decencia no pelea con nadie y si le das el mismo tratamiento que a los demás, no habrá motivo para que él te encuentre vulnerable.

Etapa 2
Aunque te parezca imposible, comenzar una conversación con el sujeto, lejos de hacerte vulnerable, te hace ver como una persona segura de sí misma. Plantea un tema para hablar y escucha lo que él tiene para decir, sin planearlo mucho puedes estar comenzando una amistad con el individuo.

El sentido del humor es una ventana de oportunidad en toda circunstancia, ayuda a aligerar la tensión y a entrar en confianza más rápidamente. No se trata de contar chistes aprendidos sino de utilizar la chispa que tienes para encontrarle la gracia a cada situación.

Procura estar siempre linda, no solo para él sino para ti misma, ponerte ropa que halague tu figura, usar el peinado y maquillaje que te hace sentir bien, te ayudará a sentirte más segura sin importar el escenario.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.