COMENTARIOS

La estimulación del clítoris

Shere Hite

La estimulación del clítoris Thinkstock

“Estimada doctora hite: estoy convencido de la importancia de dar placer a una mujer y no sólo obtenerlo yo, pero, ¿cuál es la mejor forma de lograrlo? he oído decir que la estimulación del clítoris es importante, pero no sé cómo hacerla”.

¿Qué es la estimulación del clítoris? Un masaje rítmico, suave y no muy breve del área púbica. Creo que la mejor manera de estimular a una mujer manualmente es usar la palma de la mano para acariciar la piel del área púbica hacia adelante y hacia atrás, rítmicamente y con suavidad. Piensa en lo que haces cuando te masturbas y te tocas el pene: haces un movimiento rítmico, ¿verdad?

La intensidad y la velocidad pueden aumentar a medida que se aproxima el orgasmo, pero no cambian del todo; mientras siga habiendo una estimulación rítmica y un contacto continuo con un punto sensible, lo habitual es que el resultado sea el orgasmo. No hay que oprimir con fuerza porque se corta la circulación de las arterias hacia la zona del clítoris. En cuanto a la posición, cuando está besando a la mujer, quizá tendidos en un sofá o en la cama y con los cuerpos muy juntos, puede abrazarla con un brazo alrededor de los hombros o la cintura y con la otra mano tocar suavemente la entrepierna.

Una vez en el pubis o delta de Venus, puede intentar acariciarlo con suavidad para ver si le gusta. Si es así (o si no hay ningún signo de protesta), lo mejor no es usar uno o dos dedos para encontrar el clítoris sino cubrir la zona con la palma dela mano y empezar a moverla ligeramente en círculos, en un movimiento repetitivo.

Mientras tanto, pídele a ella que coloque la mano sobre la tuya y te enseñe exactamente dónde quiere que la toque y cuál es el ritmo que más le gusta. No hace falta que interrumpas los abrazos ni los besos para preguntárselo. Tampoco te sorprendas si no te presta su mano; muchas mujeres se sienten inhibidas ante esta situación, especialmente las primeras veces que están con un hombre. A medida que lo hagan varias veces, ambos irán adquiriendo seguridad.

Si no sale bien en una ocasión, vuélvelo a intentar la próxima. No creas que porque no ha dado resultado un día, no va a darlo después. Puede ser cuestión de que ella se sienta más confiada para dejarse llevar hasta el orgasmo. No te des por vencido enseguida al ver que ella está callada, porque lo más probable es que esté concentrada en lo que siente.

Fíjate en las alteraciones de su respiración. Permite que ella coloque las piernas en la postura que más le convenga para el orgasmo. Según mis investigaciones, algunas mujeres solo pueden llegar al clímax con las piernas juntas (en contra del tópico) y otras solo con las piernas abiertas; algunas prefieren tener las rodillas dobladas, a otras les gusta abrir y cerrar las piernas. La verás mover las piernas como a ella le gusta a medida que gane confianza. 

Cada vez tendrá una participación más activa y se expresará más, lo que mejorará los demás aspectos de la vida sexual en pareja. ¿Cómo reconocer los signos de que está teniendo un orgasmo o a punto de tenerlo? Piensa otra vez en su propio cuerpo: su respiración será cada vez más rápida y los músculos más rígidos; es posible que se le aferre con movimientos casi espasmódicos en los brazos y los dedos…Todos esos son indicios de que está muy excitada. 

No busques los síntomas típicos que se supone que deben tener las mujeres durante el orgasmo, como arquear la espalda, abrir las piernas o gritar de una determinada forma. Por mucho que ella lo niegue, hay una probabilidad estadística abrumadora de que se masturbe de esta forma. Y tiene que ser sincera contigo y decirte cómo le resulta más fácil alcanzar el  orgasmo. Pero dado que es ella la que vive con su cuerpo, lo mejor es esperar a que sea ella quien lo sugiera.  Entretanto, sigue haciendo lo mismo, y seguro obtendrás el resultado deseado.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.