COMENTARIOS

Las creencias equivocadas de los hombres sobre el sexo

Fucsia.co

Las creencias equivocadas de los hombres sobre el sexo Foto: Ingimage

Pasar por alto los juegos preliminares, la brusquedad y la falta de variedad son solo algunos desaciertos que los hombres cometen durante el sexo, y que son enemigos del orgasmo femenino. Una experta enlista los más comunes.

“Un hombre practica el sexo para sentirse bien; una mujer tiene que sentirse bien para practicar sexo”, asegura Tina Robbins, sexóloga y autora del libro Orgasmo en 5 minutos: mil y un caminos hacia la felicidad. En su obra hace alusión a la concepción del sexo placentero que tienen los hombres, en contraste con la  del sexo opuesto. Estas son las creencias erróneas más comunes de ellos:

"El clítoris es el punto más sensible de las mujeres".  Los únicos puntos de placer en el cuerpo femenino no son la vagina y el clítoris, ¡no! Según la autora, “el sexo empieza en la mente” y el primer requisito para que una mujer encuentre atractivo tener sexo con un hombre es que él también la vea atractiva y asimismo se lo haga sentir. Todo está en el cerebro.

"A las mujeres hay que dominarlas desde el principio". Esto es uno de los pensamientos más comunes en los hombres. Las mujeres desean sentirse iguales en la relación sexual; no inferiores, por lo que ambos, en algún momento del proceso, deben asumir ambos roles: el dominado y el dominante.

"A las mujeres les gusta que vayamos directo al grano". Uno de los aspectos que más detestan las mujeres en la cama es que ellos vayan directo a la penetración. Robbins aconseja tomar un tiempo prudente para juguetear y entrar en acción, paso a paso. “Mientras más tiempo les dediques, más placentera será la culminación”, asegura.

El tamaño del pene es muy importante. Aunque el tamaño sí importa, durante la penetración un pene muy grande puede alcanzar a tocar el cuello del útero y ocasionar dolor. “La parte más sensible de la vagina está en los músculos que rodean el orificio de entrada y en el punto G”, afirma. Por esta razón, agrega, el placer no depende del tamaño, pues el punto G se encuentra a tres centímetros en el interior de la vagina.

Por lo anterior, el placer no se basa en su totalidad en el tamaño, sino en la ejecución (las posiciones son un factor clave).

"A las mujeres les gusta un coito con fuerza". “Un orgasmo profundo, intenso, duradero, incluso múltiple, se consigue mucho mejor con movimientos acompasados, prolongados y suaves”, dice la experta. El hombre solo debe acelerar el ritmo si la mujer se lo pide y se lo permite.

Bonus:
Besar con pasión y, a la vez, con sutilidad; desnudar con suavidad; ejecutar cada paso sin afanes y tener comunicación en la cama son puntos fundamentales para que una mujer logre alcanzar el orgasmo.

Los abrazos y caricias también son claves en el preámbulo a la penetración, así como su variedad. No siempre es útil hacer la misma clase de caricias o de besos, o enfocarlos en una zona específica del cuerpo. El éxito está en descubrir cada uno de esos puntos con más terminaciones nerviosas y ponerlos a trabajar. La vagina y los senos deben pasar a un segundo plano de vez en cuando.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.