COMENTARIOS

Manual contra la intensidad: 5 formas de sacarte un hombre de encima

RevistaFucsia.com

Manual contra la intensidad: 5 formas de sacarte un hombre de encima Una mujer aprovechada y que tenga como meta ser una mantenida, es una carga de la que ningún hombre quiere responsabilizarse. (Foto: Thinkstock)

Así como hay veces que queremos atraer a los hombres como un imán, hay otras tantas que no soportamos su presencia, más aún si están en un inútil proceso de conquista y una constante negativa ante tanto coqueteo innecesario. Decirles “no” parece no ser suficiente. ¿Tendrás que recurrir a tus “armas” secretas, literalmente hablando? Descúbrelo.

Existen algunos que no admiten  un “no” como respuesta y absorben nuestro tiempo y paciencia, pasando de hombres a parásitos: se alimentan con nuestra indiferencia. Tu pareja, el chico de tu oficina, tu vecino mirón o cualquier otro prototipo que tiene como misión conquistar tu corazón. Por el contrario, ha conquistado tu odio. ¿Hay alguna manera de quitártelo de encima? Sí, pero si de diplomacia se trata, no esperes muchas opciones.

1.    ¿Quieres ser mi esposo?: Los hombres le corren al compromiso, por mínimo que sea. Si lo que él busca es engancharte para presentarte con su madre, estamos hablando de un espécimen muy extraño: un personaje que insiste tanto no lo hace de gratis, más aún si lo único que ha recibido a cambio es rechazo. Lo más seguro es su afán de llevarte a la cama o exhibirte como trofeo. Si tratas de amarrarlo, probablemente querrá salir despavorido porque sabe que una vez te enamores y quieras darle la categoría de “pareja”, se habrá ganado un mico al hombro en forma de mujer intensa.

2.    Novio = Cajero automático: Tratar de exprimirle cada centavo es una forma eficaz para que tome el camino de vuelta hacia su dignidad y deje de arrastrarse a tu morada.  Una mujer aprovechada y que tenga como meta ser una mantenida, es una carga de la que ningún hombre quiere responsabilizarse. Una boca que mantener y una novia que le saque toda la plata que con sudor se ha ganado en un mes, es una ofensa, por más adinerado que sea el torturador que te persigue. Vuélvete una loca por las compras, pero con su tarjeta de crédito.

3.    Insultar su inteligencia: Si te metes con su ego, será la gota que rebosó la copa. No hay peor manera de pordebajear a un hombre convencido (tan convencido que cree que puede robarse tu corazón) que hacerlo sentir como un palo con patas, con miembro y nada de cerebro. No es tan sencillo como decirle “eres un bruto” , pero sí comparándolo con otros prospectos masculinos a tu alrededor. El punto sensible de los hombres es hacerles pensar que existe alguien mejor que él, y peor si es un colega de su género.

4.    Métete con su familia y amigos: A menos que sea un desadaptado social y no tenga ni madre ni padre, darás en un punto sensible: sus seres queridos. No soportas a sus amigos, y que de su “mamita” ni te hablen porque esa señora es un fastidio...y eso que ni la conoces. No se trata de insultar a diestra y siniestra, sino de meterse a las personas que él ama y aprecia. Una mujer que no se lleva bien con la familia de su pareja y amigos, definitivamente no tiene cabida en el futuro de un hombre.

5.    Sexo express:
Si estás pensando tácticas para sacar a un hombre del camino, lo más seguro es que ni por las curvas pienses en acostarte con él. Pero de hecho, él sí lo piensa, y más de 10 veces al día. Las “calientahuevos” pueden ser muy populares hasta cierto punto, pero de que los hombres se cansan de esa actitud, se cansan; e irán a buscar a otro lado lo que por aquí le ofrecen pero no le dejan adquirir. Negarse al sexo con tanta vehemencia solo trae pérdidas  para un hombre con necesidades físicas y emocionales. La mejor parte viene cuando lo has descubierto en el engaño: tiene todas las armas para decirle: “hasta luego y no vuelvas nunca”.

¿Y cuando lo quiero conquistar?
Los papeles se intercambian cuando eres tú la de la perseguidora y el dardo tranquilizante en mano. Además de hacer todo lo contrario a lo que te aconsejamos anteriormente, hay otras claves del juego psicológico con las que puede caer rendido a tus pies.

1.    Hazle saber que tienes a muchos detrás tuyo y haciendo fila para ganarse tu cariño.
2.    Sé divertida, impredecible y guerrera.
3.    Dale su espacio, por más que creas que entre más tiempo estés detrás de él, más rápido se enamorará de ti. Dejarlos en su “habitad” es bueno para cualquier relación, incluso cuando estás en proceso de conquista.
4.    Deja de lado las conversaciones trascendentales sobre una vida juntos y qué tanto te gustaría ser mamá y casarte. Estás pasándola bien, no en un safari de maridos. Ellos detectan esto a metros.
5.    Dile de frente cómo te sientes y cómo piensas, nada de acomodarte a lo que “el nené” guste y se le antoje.
6.    No le pidas explicaciones sobre sus actuaciones, llamadas, proyectos, actitudes y decisiones.
7.    No actués como su mamá. Nada de andar pendiente de su ropa planchada, su rutina alimenticia y comprarle cuanta cosa necesite. Él ya es grandecito y ya tiene alguien que lo cuide en casa. Tu estás aquí para otras cosas.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.