COMENTARIOS

Las 9 preguntas que no deberías hacerle a tu pareja

Fucsia.co

Las 9 preguntas que no deberías hacerle a tu pareja Foto: Ingimage

Ya sea por curiosidad, por inseguridad o por la necesidad de querer saberlo todo, cuando se inicia una relación, se tiende a preguntar demasiado y a querer obtener información innecesaria que solo sirve para desestabilizar.

Cuando se conoce a alguien o se comienza una relación, el primer impulso es querer saberlo todo de esa persona. Sin embargo, hay determinadas cuestiones que merecen quedarse en el terreno de lo desconocido, que no hay por qué saber. Se trata de una cuestión de supervivencia y de hacernos la vida más indulgente, es decir, de no desgastarnos con información que no nos incumbe y que pertenece al pasado del otro miembro de la pareja.

Estas son algunas de las preguntas que en ningún caso deberíamos hacer para evitar tener información de más que puede tener un efecto negativo en la consolidación y mantenimiento de la nueva relación.

1. ¿Cómo era tu ex? ¿Por qué querrías saber cómo ha sido la persona con la que ha compartido su vida tu actual pareja? Si ya no está con ella, para qué preocuparse por esa persona. Todos tenemos un pasado. Afronta el hecho de que ahora está contigo y deja de darle importancia. Si ya no están juntos es porque su relación no funcionó, por lo que es absurdo hacer que él la recuerde o incluirla en la relación. 

2. ¿Con cuántas personas te has acostado? Qué necesidad hay de conocer las relaciones sexuales que ha mantenido tu actual pareja. Esta información solo sirve para sacar conclusiones disfuncionales, subjetivas y descontextualizadas que en algún momento pueden pasarte factura y materializarse en forma de desconfianza o celos.

3. ¿Alguna vez me vas a mentir? Esta pregunta tiene una única una respuesta, inmediata y de supervivencia: un no rotundo, porque él no te va a reconocer en ningún caso que en algún momento puede mentirte. Además, no es adivino.  Si te quiere mentir lo hará, te haya prometido con anterioridad que no sería así. Vive el día a día y no le des vueltas a pensamientos innecesarios.

Lee el artículo: La mentira, componente necesario en una relación.

4. ¿Qué te queda por experimentar en el sexo? Conocer estos datos tan íntimos de la persona con la que quieres tener una relación genera la aparición de emociones negativas. Y es que, si ha experimentado demasiado, te sentirás recelosa con él por su larga trayectoria amorosa e insegura contigo por su pasado.

5. ¿Alguna vez has sido infiel? Pocas personas tienen la humildad suficiente de reconocer que se equivocaron en su pasado, y de reconocer que han sido infieles. Por lo que, posiblemente acabe mintiéndote. En caso de que la respuesta sea afirmativa, se trata de información que puede desestabilizarte y hacerte desconfiar de la persona: “si lo ha hecho una vez, ¿por qué no me lo va a hacer a mi?”. Es ese caso, son conjeturas descontextualizadas sobre un hecho que nada tuvo que ver contigo.

Lee el artículo: ¿Los amantesfortalecen la relación?

6. ¿Por qué rompiste con tus ex? La respuesta que obtendrás a esta pregunta será una versión de un hecho que no te pertenece. Los datos sobre por qué rompe una pareja les pertenecen a los miembros de la misma, únicamente. Los motivos de ellos no tienen por qué ser los vuestros. Esta información sólo provocará estar demasiado precavidos con una posible ruptura que te recuerde porqué tu pareja lo dejó con su ex.

Lee el artículo: 5 signos de que una relación va a fracasar.

7. ¿Cuál es el secreto que jamás le has contado a nadie? ¿Por qué crees que si no se lo ha contado a nadie, contigo hará una excepción? Disfruta de lo que compartes con tu nueva persona, sin plantearte si contigo hace diferenciaciones, que hacía con el resto de parejas, qué compartía y qué no. Siéntete tú especial, no busques esa diferenciación en él.

8. ¿Dónde nos ves en 10 años? Vive el momento. No catalogues ni etiquetes tu relación. No definas lo bonita y mágica que puede llegar a ser una relación por el tiempo y los planes de futuro que, por supuesto, tú no controlas. Resulta innecesario precipitarse y presionar. Todo se debe ir dando.

9. ¿En cuánto tiempo quieres tener hijos? La planificación surge, no hace falta forzar las cuestiones. Cuándo llegue el momento de plantearse tener un hijo, el tema debe salir con naturalidad.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.