COMENTARIOS

Señales que indican que él es el adecuado para ir al altar

Sami

Señales que indican que él es el adecuado para ir al altar

Es normal que al estar enamoradas pensemos en dar el siguiente paso, y con siguiente paso nos referimos a dar el sí acepto en el altar, pero hay que tener en cuenta que todo lo lindo que se ha vivido durante la relación de noviazgo puede que en la relación matrimonial no funcione de la misma manera. Estas son algunas señales que te pueden indicar si tu novio es el indicado para ir al altar.

Ya tienes todo en mente, quieres que tu boda sea de ensueño, incluso durante el tiempo que llevas de novia con tu pareja te haz tomado el tiempo de pensar el lugar, los aperitivos, la comida y decoración que te gustaría tener para el día que más de una mujer desea sea el mejor día de su vida.

Listo, casi todo lo tienes a pedir de boca, pero, ¿en alguna ocasión te has hecho esta pregunta?: ¿Es él, el hombre con el que realmente quiero ir al altar? Creemos que sí, puede que no se lo expreses a todo el mundo, pero es normal que haya rondado en algún momento por tu cabeza. Para que no te quedes con la duda y antes de que los preparativos estén definitivamente 100% listos, te ayudamos a que te cuestiones y descubras si realmente es el hombre con el que quieres vivir por el resto de tu vida, bueno si es que el destino así lo permite.

Lo primero que debes hacer es analizar qué tanta afinidad y compatibilidad tienes con tu novio, esto puedes descubrirlo con sencillas preguntas que realmente toda pareja en algún momento de la relación se ha hecho, como si le gustaría tener hijos, cuántos quisiera tener, que proyectos tiene contigo a futuro, cómo se visualiza personal y profesionalmente contigo, etc. Obviamente no coincidirán ene varias cosas, pero por lo menos los dos tendrán claro que están de acuerdo con el modo de vida de cada uno y que a pesar de todo, pueden llegar a un acuerdo para que la balanza tenga un equilibrio.

Comparten momentos juntos, pero los espacios individuales son igual de importantes para los dos. Es necesario que compartan tiempo libre los dos, esto afianza la relación y es el momento en donde cada uno se dará cuenta qué es lo que más le agrada hacer al otro, para saber así en determinado momento que gustos y hobbies pueden compartir.

Y así como son importantes los espacios de los dos, también son importantes los que no se comparten en pareja. Si te das cuenta que tu novio no tiene ningún lío con que salgas de vez en vez con tus amigos y no le invites porque quieres pasar un buen rato con ellos, esto es un buen indicador de que él entiende que no es el centro de tu vida y que tienes derecho a tener actividades fuera del noviazgo, lo cual será un plus al momento de vivir juntos en matrimonio.

¡Ojo! Te aconsejamos que te preguntes que tan feliz eres cuando sales con él y si realmente te diviertes o solo los compartes por decencia y costumbre.

Todas tenemos manías que para algunos de nuestros amigos y familiares son difíciles de tolerar, esas pequeñas costumbres extrañas que por más que intentas no puedes dejar de hacer, bueno si él no tiene problema alguno con que las hagas es un punto a favor, eso dice que es capaz de tolerar ciertas situaciones y que así le moleste no te crítica, en cambio intenta ayudarte para que los vayas dejando de lado progresivamente.

Es una persona proactiva y que se preocupa por que día a día sus ingresos sean mejores, esto demuestra un nivel de madurez económica excepcional que es muy importante en el matrimonio. Es obvio que toda relación de convivencia necesita medios monetarios de ingreso y no nos referimos a que él sea una persona multimillonaria y que lo tenga todo en bandeja de plata, nos referimos a que sea capaz de producir y no sea holgazana. Esto indica que tiene la suficiente madurez para entender que al momento de vivir juntos se adquiere el compromiso de los gastos compartidos y que así la plata no lo sea todo, el simple hecho de ser capaz de valerse por si mismo indica que es responsable en todo sentido.

Puede que aún no te haya mencionado nada con ir al altar, pero en algún momento de la relación vivir juntos no le pareció una idea del todo descabellada, esto es un buen indicador de que no le teme a renunciar a varias de sus comodidades por armar una vida junto a ti, de compartir espacios, momentos, objetos e incluso su vida. Así que si tu novio tiene esto como virtud, no lo dejes ir.

La comunicación es la base de toda relación, si sientes que no es del todo transparente, que le cuesta decirte algunas cosas por temor a que te enojes, que no te cuenta sus anhelos y temores, o que sencillamente no es capaz de decirte que le molesta de ti, tal vez no sea la persona correcta con la que te debes casar. Recuerda que para vivir con tu pareja hasta que la muerte los separe, es importante que la comunicación sea fluida para que todo se lleve en plena armonía.

Las discusiones entre parejas están a pedir de boca, pero si él es de los que se exalta con facilidad y termina por faltarte al respeto, detente, no es quién realmente debería ocupar el lugar de tu esposo. Ser tolerante, no levantar la voz más de lo necesario y mucho menos levantar la mano cuando se tienen esas pequeñas broncas que se generan sin un motivo, es signo de que las peleas durante el matrimonio no llegarán a mayores. Punto a favor para aquel que consideres debe ser tu marido.

Muchos dicen que tal cual como tu novio se comporta con su familia, se comportará contigo. Si ves que no se lleva muy bien con sus papás y hermanos, que siempre andan molestos y que en muchas ocasiones te hace comentarios despectivos de ellos, es momento de que hagas un alto en el camino y analices sus reacciones ante este tipo de temas. Se realista y se lo más objetiva posible, ¿vale la pena continuar con alguien que no sabe valorar a los de su propia sangre? ¿No verdad? Así que es mejor llorar ahora a que llores un divorcio toda la vida.

Y por último y no menos importante, entenderse en la cama es indispensable antes de comprometerte para toda la vida con una persona. Si piensa en solo obtener placer para él y en que al momento del acto sexual tú eres quien debe satisfacerlo, dile no más. Tu pareja ideal y con la que debes contraer matrimonio es quien realmente piense en compartir ese espacio de intimidad al máximo contigo, quien se preocupe porque tú al igual que él, estés cómoda con el momento. Como quien dice, que haya la compenetración necesaria para que digas sí, con él definitivamente me caso.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.