COMENTARIOS

El mejor regalo para tu pareja: sexo con dedicación

Luisa Torres Tobar-sexóloga

El mejor regalo para tu pareja: sexo con dedicación Ingimages

Con la falta de tiempo, las personas terminan utilizando el cuerpo de sus parejas como masturbadores personales, no como un templo de respeto, entrega, conexión y generador de vida y amor. ¿Qué tal celebrar la fecha con creatividad y entrega?

El 14 de febrero se celebra el día de San Valentín o día de los enamorados, una celebración tradicional  de países anglosajones que se instauró en otros territorios a lo largo del  siglo XX y cuyos orígenes no son claros.

La leyenda cuenta que en la antigua Roma se hacían fiestas de adoración a Eros, el dios del amor, en las que se le pedían favores a través de regalos u ofrendas para conseguir así al enamorado ideal o agradecer por el amor ya encontrado. Se cuenta también que San Valentín fue un sacerdote católico que casaba a jóvenes parejas a pesar de la prohibición del emperador Claudio, quien prefería que sus soldados fueran solteros a la guerra.

Sea como fuere, la intención de este día era festejar la expresión del amor y el cariño entre las parejas y los enamorados. Lastimosamente, en la actualidad, el consumismo y la publicidad hacen todo haya cambiado, pues nos impulsan a vivir superficialmente nuestras relaciones. Nos preocupamos más por qué tipo de regalo dar para demostrar nuestros sentimientos hacia la pareja –promoviendo, además, estilos de vida insostenibles social y ambientalmente, basados en gastar dinero y sobredimensionar lo material y en la acumulación de bienes como meta-  en vez de honrar esta fecha compartiendo momentos en pareja.

En vez de aprovechar el tiempo para unirnos,  dialogar, cuidar del otro o crecer juntos,  que es precisamente lo que todos los seres humanos necesitamos: amor y tiempo para dar y recibir, quedamos con un sentimiento de vacío, insatisfacción e infelicidad. Esta realidad de infelicidad la podemos observar en diferentes ámbitos de la vida, sobre todo en la dimensión de las relaciones sexuales.  
 
Hoy en día la falta de tiempo, la apatía y la rutina que viven las personas hacen que el amor simplemente se apague, lo que ha generado unas estadísticas altísimas de separaciones y rupturas. María, de 34 años, comenta en consulta: “Un día me di cuenta de que no sentía nada por mi esposo: ni rencor, ni odio, ni pasión, ni admiración; simplemente éramos como dos compañeros de casa que compartían un techo. Cada uno estaba tan enfocado en su trabajo y carrera que dejamos que la chispa se apagara”. 

El amor se da y se recibe  con  atención y cuidado. Día a día estamos bombardeados  por estímulos exteriores, estamos demasiado ocupados para prestarle atención a la relación y, así, el amor no puede crecer ni mantenerse. Sin cuidado ni atención, el amor poco a poco se va deteriorando y las parejas se van desconectando, desligándose el uno del otro. 

Lo mismo pasa en las relaciones sexuales: la falta de tiempo y el afán matan el erotismo.  La genitalidad pasa a ser la protagonista de las relaciones sexuales y la seducción y el erotismo pasan a un tercer plano o simplemente dejan de existir.  Con la falta de tiempo, las personas terminan utilizando el cuerpo de sus parejas como masturbadores personales, mas no como un templo de respeto, entrega,  conexión y generador de vida y amor, lo que hace que  poco a poco crezca una brecha enorme en la pareja que muchas veces es irremediable.  (Lee: 'Sex slow o el arte de amar con lentitud').

Con esto no quiero decir que todas las relaciones sexuales deban durar más de una hora, está claro que las relaciones sexuales rápidas (quickies) también tienen un gran valor, sino que se deben abrir estos espacios de intimidad en pareja con tiempo  y creatividad para que la conexión emocional crezca y se mantenga.

Lee más del especial 'Días de romance' aquí.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.