COMENTARIOS

‘Los secretos de la gente que nunca se enferma’

‘Los secretos de la gente que nunca se enferma’ Los secretos de la gente que nunca se enferma, foto: cortesía Norma

En este libro encontrarás las historias de 25 personas, cada una de las cuales tiene un secreto diferente para nunca enfermar. Encuentra sus secretos aquí.

Por RevistaFucsia.com
 
Secreto 1. Las Zonas Azules
El secreto número 1 consiste en las personas que viven en medio de éstas zonas. Las zonas azules son áreas geográficas que tienen una alta concentración de las personas más longevas del mundo, que son: Barbagia, Cerdeña, Italia. La isla de Okinawa, Japón. Loma Linda, California. Icaria, Grecia y Nicoya, Costa Rica y estos son sus secretos:
- Consume una alimentación sana alta en nutrientes y baja en calorías. Come más frijoles, trata de consumir almuerzos grandes y cenas más pequeñas.
- No comas en exceso
- Mantén una red social de apoyo
- Mantente ocupada
- Haz ejercicio con regularidad
- Evita el estrés

Secreto 2. La levadura de Cerveza. Aunque la levadura es más valorada por su capacidad de fermentar los alimentos y las bebidas que por sus nutrientes, las personas han estado durante largo tiempo marginalmente conscientes de las propiedades salutíferas de la levadura. ‘La levadura no contiene prácticamente ninguna grasa, almidón o azúcar; su excelente proteína se aferra a las costillas, satisface el apetito, aumenta el metabolismo basal y enciende el ánimo para deshacerse de los kilos de más’.
The Encyclopedia of Healing Foods ofrece estas sugerencias para aumentar la levadura en tu alimentación:
- Agrega una cucharada de levadura de cerveza en los cereales fríos o calientes.
- Mézclala a las sopas o salsas. El sabor combina especialmente bien con la sopa de lentejas o con cualquier plato hecho con salsa de tomate.
- Pon una cucharada en los productos horneados.
- Riégala sobre las palomitas de maíz en lugar de sal.
- Echa una cucharada encima del requesón o del yogur.

Secreto 3. La reducción de calorías. Ideas que ofrece la Sociedad para la Restricción Calórica:
- Evita las azúcares y las harinas simples. Los azúcares y las harinas generalmente ofrecen poca nutrición en relación con su contenido calórico.
- Consume por igual verduras de hojas (ensaladas) y otras verduras.
- Selecciona con cuidado las fuentes de proteína y de grasa.
- Asegúrate de que tu ingesta de proteína sea suficiente pero no excesiva. Las recomendaciones varían entre los 0,6 gramos a los 0,8g por kilo de peso corporal.
- Elige grasas monoinsaturadas (aceite de oliva, las almendras, las avellanas y los aguacates), evita las grasas saturadas y consume aceites omega-3 (salmón y aceite de linaza).

Secreto 4. El caldo de pollo. Según se informó en el 2000 en la revista médica Chest, los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Nebraska descubrieron que la mezcla de vitaminas y nutrientes que tiene la sopa de pollo tiene un efecto antiinflamatorio, que aminora el crecimiento de los glóbulos blancos o leucocitos llamados neutrófilos, que estimulan la liberación de moco. Menos neutrófilos significa menos síntomas de la gripa.

Secreto 5. Las duchas frías. Mejoran la circulación, fortalecen la piel, mejoran el sistema inmune, mejoran el ánimo, vigorizan el cuerpo.

Secreto 6. La desintoxicación. La manera más común de desintoxicarse es probablemente la menos costosa: ayunar. Regímenes de ayuno: evitar las carnes, los alimentos procesados y cualquier cosa químicamente alterada o creada con aditivos, además de la cafeína, el alcohol y la nicotina. Asegúrate de investigar bien los ayunos antes de empezarlos y/o consulta a tu médico.

Secreto 7. Comer mugre. Lo que es bueno para ti no es sólo comer tierra. Jugar con ella también puede ser bueno para tu salud. Según un estudio del año 2009 hecho por la Universidad de Northwestern con más de 1.500 niños en Filipinas, descubrió que mientras más patógenos se encontraran los niños en el mundo exterior antes de la edad de dos años, menos inflamación estaría presente en la sangre. ¿Cómo podemos darles a nuestros hijos sistemas inmunes fuertes sin que los vecinos llamen al departamento de protección de la infancia? El doctor Calahan aconseja no servirse un plato de tierra para el desayuno, pero sí puedes considerar dejar de poner tanto énfasis en la higiene. Antes bien, encuentra un punto medio sano entre la esterilización y la mugre. En lugar de cepillar sus alimentos hasta hacerlos desfallecer, dales un enjuague rápido.

Secreto 8. Los amigos. Entre las mujeres – no entre los hombres – el ímpetu de tener amistades puede tener un origen más biológico de lo que se creía. Según un estudio reciente de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), publicado en Psychology Today, cultivar amistades es el principal método mediante el cual las mujeres manejan el estrés. El estudio encontró que cuando los hombres se ven confrontados por situaciones difíciles, sucumben a la respuesta de lucha o huida, mientras que las mujeres emplean un patrón de ‘buscar y cuidar la amistad’: cuidan a los niños, y buscan amistad con otras mujeres.

Secreto 9. El ajo. Se han encontrado papiros de 1.500 años antes de Cristo que recomiendan el ajo como cura para más de 20 condiciones médicas. En 1858, Louis Pasteur descubrió que el ajo mata las bacterias: un mililitro de ajo crudo era tan efectivo como 60 miligramos de penicilina. Si te decides a comer ajo, su forma más potente es el ajo fresco. Almacénalo en un recipiente cerrado aunque no herméticamente, lejos del calor y de la luz del sol. No necesita refrigerarse y se conserva hasta por dos meses.

Secreto 10. Evitar los gérmenes. La única manera de garantizar que otras personas no te pasen sus gérmenes es evitarlas por completo. No obstante, volverse ermitaño, el máximo misófobo, es un comportamiento extremo. Recomendaciones: en primer lugar evita el contacto estrecho con personas enfermas. Los gérmenes no pueden infectar cosas a la que no están expuestos. En segundo lugar, evita tocarte la nariz, la boca, y los ojos con la mano siempre que sea posible: estos son los puntos por donde los patógenos ingresan a tu cuerpo, por lo general por la vía de tus dedos y manos.

Secreto 11. Los Buenos Genes. Un estudio reciente hecho con 30 hombres con cáncer de próstata (dirigido por la doctora Elizabeth H. Blackburn, ganadora del premio Nobel de medicina en el año 2009), mostró que al cabo de tres meses de alimentarse con una dieta baja en grasa y a base de plantas, además de hacer ejercicio moderado y de manejar bien el estrés, la actividad de telomerasa en los sujetos aumentaba casi en un 30% dentro de ciertos tipos de células inmunes. En otras palabras, este estudio ofrece pruebas de que nuestra configuración genética no es necesariamente fija. Más aún, los epigenetistas creen que nuestro ambiente externo puede de hecho modificarla.

Secreto 12. Los remedios herbales. El secreto para descubrir el poder de las hierbas radica en ingerir cantidades sensatas de la clase indicada: cuando bebas té verde, la versión más saludable es el de hoja suelta, sin sabor adicional, y no el de bolsa. El ginseng está disponible en diversas formas; la efectividad de un producto de ginseng depende de la concentración y la variedad de ginsenoides que contiene. El limoncillo fresco (la mejor versión es picado y utilizado con otras hierbas aromáticas como el ají, el ajo y el cilantro. se consigue casi en todos los supermercados, lo mismo que el jengibre. Son innumerables las otras hierbas que se pueden utilizar tanto para preparar la comida como para proteger tu salud. Muchos vienen en forma de píldoras, pero que las píldoras sean o no sean tan efectivas como las hierbas es motivo de debate. Consulta un herbolario profesional para seleccionar las plantas que son más apropiadas para ti.

Secreto 13. El peróxido de hidrógeno o Agua oxigenada. Hacer combustible para cohetes, remover la cera de los opidos, blanquear los dientes, decolorar el pelo, etc. Las aplicaciones del peróxido de hidrógeno son múltiples. En 1920, la revista Británica de medicina The Lancet informó sobre los resultados prometedores de un tratamiento para los pacientes con influenza y en el cual se utilizaban infusiones con peróxido de hidrógeno.

Secreto 14. Alzar pesas. A diferencia de correr, el entrenamiento de fuerza es una forma de ejercicio anaeróbico, es decir, un tipo de ejercicio que hace trabajar los músculos a un ritmo más veloz del que le permite tu cuerpo abastecerlos de oxígeno. El ejercicio anaeróbico tiende a ser corto e intenso. Beneficios: reduce el riesgo de muerte prematura; reduce el riesgo de enfermedad del corazón; de hipertensión; de colesterol alto; de cáncer de colon y de seno; depresión y de diabetes, además de reducir el peso corporal y la grasa.

Secreto 15. Hacer siesta. Según las investigaciones recientes de la Universidad de California en Berkeley, las siestas no sólo mejoran su salud sino que pueden hacerlo más inteligente. En un experimento que concluyó 39 adultos jóvenes, un grupo hacía siesta durante 90 minutos, el otro no hacía siesta. El primero se desempeñó mucho mejor en pruebas de aprendizaje.

Secreto 16. pH Balanceado. Según Robert O. Young en su libro The pH Miracle: Balance your Diet, Reclaim your Health, las claves de un pH perfecto son beber al menos cuatro litros de agua pura al día, ingerir alimentos altamente alcalinos –como las verduras y ciertas frutas- y al mismo tiempo evitar las carnes, el pollo, el pescado, el azúcar y los granos, y consumir suplementos, como ciertas sales de hornear.

Secreto 17. La alimentación a base de plantas. Una de las mejores informaciones sobre las dietas a base de plantas procede del doctor y profesor T. Colin Campbell, cuyo exitoso libro, The China Study, reseña los resultados de una investigación llevada a cabo durante 30 años sobre nutrición y salud que analizó a más de 6.500 personas en 65 pueblos diferentes de China. Los resultados mostraban que los chinos, quienes consumían predominantemente una dieta de alimentos integrales a base de plantas, tenían muchas menos probabilidades de padecer cualquier tipo de enfermedad coronaria que los estadounidenses.

Secreto 18. La actitud positiva. Comprende que las creencias marcan el tono de la salud y la sanación. Las actitudes positivas acentúan el bienestar; las actitudes negativas lo entorpecen. Nuestras convicciones desencadenan respuestas bioquímicas. Ningún sistema de órganos está separado de nuestros pensamientos. Las creencias marcan el tono para que ocurran ciertas realidades en el ámbito de la salud. Tener una actitud positiva es algo que se practica con el tiempo. Mientras más entres en el hábito de hacerlo, más éxito tendrás.

Secreto 19. Los Probióticos. Si deseas aprovechar los beneficios de los probióticos, la primera tarea debe ser cambiar cualquier hábito que esté destruyendo las bacterias saludables que ocurren en tu cuerpo de manera natural. Estos hábitos pueden incluir alimentos no convenientes, el estrés, el exceso de alcohol, y el uso excesivo de antibióticos. Entonces, lo ideal es reponer las bacterias amistosas consumiéndolas en la dieta. Alimentos ricos en probióticos incluyen pastas de fríjol de soya fermentado como el miso y el tempeh; yogures y bebidas de yogur como el kéfir; el repollo avinagrado sauerkraut y diversos encurtidos, entre otros.

Secreto 20. Correr. Correr es bueno porque es una actividad vigorosa pero debido a que es un esfuerzo, es necesario hacerlo de manera inteligente. Empieza lentamente, conviértelo en una rutina y aprende a disfrutar esa euforia del corredor, la liberación de endorfinas y de otros químicos que fabrican la felicidad en el cerebro y que resultan del ejercicio vigoroso.

Secreto 21. La espiritualidad. Las personas espirituales parecen también tener mejor funcionamiento del sistema inmune, según un estudio del año 1997 publicado en el Journal of Psychiatry in Medicine. Los investigadores compararon las células inmunes de quienes iban a la Iglesia con regularidad con las de aquellas personas que no asistían y encontraron que las personas no religiosas tenían el doble de probabilidades de tener niveles elevados de interleukina-6, una proteína inmune asociada con un amplio rango de enfermedades relacionadas con la edad.

Secreto 22. La carencia de estrés. Si crees que a tu salud le convendría una reducción del estrés, existen múltiples opciones si estás dispuesta a abrir la billetera lo suficiente. Lociones perfumadas, velas de aromaterapia, libros y música para el manejo del estrés, discos con visualizaciones guiadas, productos para el baño, etc. Aunque, si gastar dinero en aliviar el estrés le produce.. estrés, existen otras soluciones sin costo. Susan Smith Jones, en su libro The Joy Factor, ofrece estas sugerencias: Muévete, medita y respira profundo, consume una dieta que libere su sistema digestivo del estrés, mantén tu cuerpo hidratado, duerme lo suficiente, ríete, cultiva una ‘actitud de gratitud’.

Secreto 23. Los estiramientos. Existe amplia y suficiente evidencia de que estirar es en sí mismo benéfico para los músculos y también para aliviar al tensión.

Secreto 24. La vitamina C. Por más fácil que sea consumir 60 miligramos de vitamina C en la dieta, es importante hacerlo todos los días. La vitamina C es soluble en agua, lo cual significa que el cuerpo la evacúa cuando orina. El cuerpo no la puede almacenar, ni siquiera si se ingiere en exceso.

Secreto 25. El Yoga. Los médicos recomiendan el yoga como adjunto a tratamientos convencionales para una serie de condiciones crónicas, entre ellas el asma, el dolor de espalda y la artritis. En general, el yoga sirve para el cuerpo porque: inicia y mejora el sistema inmune, alivia el estrés y masajea los órganos.





También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.