COMENTARIOS

Pautas para manejar a un sonámbulo

Pautas para manejar a un sonámbulo Pautas para manejar a un sonámbulo, foto: Thinkstock

Los sonámbulos no andan con los ojos cerrados y los brazos extendidos, como nos los han mostrado en las caricaturas o en las películas de humor.

Por RevistaFucsia.com
 
Si tienes un sonámbulo en casa o eres tú la que presenta este tipo de trastorno, presta atención a las siguientes recomendaciones.

El sonambulismo es un trastorno del sueño en el que se desarrollan actividades motoras automáticas, sean sencillas o complejas, de las que la persona no tiene consciencia y no puede recordar, una vez se ha despertado. Un individuo sonámbulo puede levantarse de la cama, caminar, orinar, cocinar, conducir un vehículo, entre otras actividades; pero los episodios más comunes de sonambulismo son aquellos donde la persona simplemente se sienta en la cama y mira a su alrededor o dice algunas cosas incoherentes.

Este fenómeno se produce durante las fases 3 o 4, en las tres primeras horas de sueño, denominada Sueño de Ondas Lentas. El sonámbulo queda atrapado en un estado intermedio en el que es incapaz de despertarse del todo o de reanudar el sueño, por eso los especialistas lo denominan despertar parcial.

Reconociendo al sonámbulo
Los sonámbulos tienen los ojos abiertos, así perciben el entorno, pero no se ven como cuando están despiertos, la mirada es ausente y la cara inexpresiva. Los sonámbulos suelen creer que están en lugares diferentes y tienden a volver a la cama por iniciativa propia, pero a veces pueden acostarse en lugares inusuales.

Según los expertos, son muy sugestionables, lo que ven y escuchan puede activar otra acción, pero cada caso es particular. Ocurre también que los sonámbulos realizan actividades que pueden ser vergonzosas como tratar de comer alimentos invisibles, intentar bañarse, orinar en lugares inapropiados o probar tener
relaciones sexuales.

¿Puedo despertar al sonámbulo?
Contrario a la creencia popular, no es peligroso despertar a un sonámbulo, aunque puede ser difícil lograrlo. Si se despierta a un sonámbulo, éste se mostrará desorientado pero nada grave ocurrirá; lo más recomendable es conducirlo de nuevo a la cama para que continúe el sueño allí.

En ocasiones, el sonámbulo está realizando una actividad y, aunque se le conduzca a la cama, se volverá a levantar para finalizar su propósito. En estos casos es oportuno ayudarle a creer que ha terminado su tarea, si la persona está limpiando una habitación, por ejemplo, se le puede decir “parece que has terminado tu trabajo, todo está limpio”, o algo por el estilo para que vuelva a su cama.

Otro mito es que las acciones que realizan los sonámbulos son la expresión física de lo que ocurre en los sueños, pero el sonambulismo tiene lugar en la etapa del sueño en la que aún no se presentan los movimientos oculares rápidos (MOR o REM, en inglés), etapa en la que sí se presentan imágenes oníricas.

Sonambulismo en adultos
Aún se desconoce a ciencia cierta el origen o la causa del sonambulismo. En los niños y adolescentes esta condición es más frecuente, sobre todo entre los 5 y los 16 años. En los adultos, el sonambulismo puede estar relacionado con el uso de alcohol, sedantes u otros medicamentos; afecciones médicas que incluyan convulsiones; trastornos mentales.

Posibles riesgos
Aunque hay muchas historias de personas que han cometido asesinatos durante el sueño, y luego no pueden recordar absolutamente nada, por lo general, los sonámbulos corren más riesgo de dañarse a sí mismos que a otros, porque pueden tratar de comer cosas indebidas, intentar manipular herramientas peligrosas o cuchillos, entre otras. Por eso es aconsejable alejarlos del peligro y conducirlos a su cama.

"El trastorno de la alimentación durante el sueño o síndrome de la cena durante el sueño, constituye otro tipo de sonambulismo en el que el paciente en vez de caminar errante se dirige a la cocina, prepara el alimento y se lo come.
 
 El problema radica en que como el afectado se encuentra en un estado de inconsciencia puede que lo que cocina no sea apropiado, y se puede beber, por ejemplo, un vaso de leche hirviendo o cometer errores graves como dejarse el gas encendido o enchufar el horno y provocar un incendio", explica Juan Antonio Pareja, jefe del servicio de Neurología y de la unidad del Sueño de la Fundación hospital Alcorcón de Madrid, España.

Algunos datos
De acuerdo con una serie de estadísticas publicadas por la BBC:
18% de la población es propensa a ser sonámbula
Los niños son más proclives a padecer este síndrome de las niñas
Existe la posibilidad de que el sonambulismo sea genético
La mayoría de personas han presentado sonambulismo alguna vez en la vida


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.