COMENTARIOS

¡Mi suegra no me quiere!...¿qué hago?

¡Mi suegra no me quiere!...¿qué hago? Mujer horrorizada, foto: Thinkstock

Si sufriste o estás pasando por la desagradable situación en la que tu suegra no te quiere, aquí te aconsejamos qué hacer.

Por RevistaFucsia.com

Los demás son nuestro mayor reto en la vida, ya que estamos tan vinculados a ellos que en el fondo somos todos lo mismo. Los demás son simplemente tú mismo bajo otro disfraz y tú inconscientemente te buscas en ellos. Las relaciones interpersonales de por sí no son tan fáciles, llevarse bien con la gente es tan complicado casi o como organizar a 20 micos para una foto. Si sufriste o estás pasando por la desagradable situación en la que tu suegra no te quiere aquí te aconsejamos qué hacer.

 Responde (si o no) sinceramente a los siguientes casos,si tu suegra:
- En las reuniones familiares no hace más sino ignorarte.
- No hace más sino hablar de la ex de tu novio, de lo linda, inteligente, sexy y adinerada que era.
- Si no hace buenos comentarios acerca de la ropa que usas.
- Si trató de atropellarte ‘accidentalmente’ con su carro en el parqueadero alegando que se quedó sin frenos.
- Si te dirige la palabra ( que es un total milagro)y  no te mira a los ojos.

Si respondiste Si a 4 o más preguntas:
Lo sentimos mucho, estás sufriendo de ‘suegralitis crónica’, este caso es muy común y complicado de tratar, pero no te desanimes, todo en la vida tiene solución excepto la muerte.

Si respondiste Si a 3 o menos preguntas:
No estés tan tranquila, ¡ten mucho cuidado!, tu ‘suegralitis’ está hasta ahora comenzando y puede empeorar.

Si respondiste Si a 1 pregunta:
Eres de las pocas afortunadas que cuenta con la bendición de tener una suegra ‘adorada’, felicitaciones, conserva esta relación y alimentala seguido.

Consejos para combatir la ‘suegralitis crónica’
1. Sé noble y da tú el primer paso, ¡invítala a almorzar!, háblale de cómo te sientes y lo importante que su hijo es para ti.
2. Recuerda que es la madre del hombre que amas, haz un esfuerzo y trata de ser paciente y tolerante con ella. Algún día tú serás madre y sabrás las dimensiones de lo que esto significa.
3. En lugar de procesar la conducta de tu suegra o de otra persona a modo de juicio, tienes la posibilidad de procesar esa conducta de otros modos. Recuerda que no es ella o él quien está creando una mala relación, sino tú, por el modo en que has elegido pensar.
4. Hablando en términos generales, la calidad de nuestra vida está en gran medida relacionada con la calidad de nuestras relaciones con las personas que hay en ella. Y, para ampliar la ecuación, nuestras relaciones reflejan el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos.
5. Utiliza el poder de la imaginación para manifestar realidad mágica en la relación con tu suegra. Sin olvidar que aquello que piensas se refleja, intenta imaginar la relación con ella (y todas tus relaciones) como si existieran ya en la manera en que quieres que sean en tu vida.
6. Sé paciente y tolerante. Recuerda que si te casas o estás casada con su hijo, te casas con la familia de él igualmente.

Dios nos ha dado el modelo perfecto de cómo relacionarnos desde nuestros primerísimos instantes fuera del útero. No dar más que amor. Prodiga amor.
 
Cuéntanos tú experiencia...


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.