Actualidad

Moda sostenible, la alternativa para salvar al planeta que nace desde la academia

Margarita Briceño Delgado, 13/6/2022

El reto de formar profesionales en la moda comprometidos con el medioambiente

Moda sostenible que cuida el planeta
floral, flowers, plants, fashion, organic, beauty, natural, nature, green, clothes, craft, woman, female, recycle, eco - Foto: Rebecca van Ommen

En la actualidad la industria de la moda tiene una altísima responsabilidad frente al cuidado del medioambiente, debido a que es considerada como una de las industrias que producen más desechos tóxicos catalogados como dañinos para el planeta. Por esta razón, desde la academia cada vez son mayores los esfuerzos para que a través de la investigación se concientice a las nuevas generaciones sobre su responsabilidad frente al tema de la sostenibilidad.

Moda Eco- Tendencia hacia la sostenibilidad
floral, flowers, plants, fashion, organic, beauty, natural, nature, green, clothes, craft, woman, female, recycle, eco - Foto: Rebecca van Ommen

Se ha evidenciado como los procesos que hacen parte de la producción, mantenimiento y eliminación textil, junto a las bajas condiciones laborales y las compras excesivas, causan problemas para el medioambiente, el consumidor y la sociedad.

Cifras que ponen en alerta al planeta

Según informes suministrados por el Banco Mundial y recopilado en trabajo de investigación realizado en el 2020 por el Colegio de Estudios Superiores de Administración, CESA, “Moda Sostenible una Nueva Tendencia de los Milenians”, la industria textil representa entre el 17-20 % de la contaminación de agua en el mundo, convirtiéndola en la segunda industria más contaminante, después de la agricultura.

De igual manera, los niveles de recursos que se necesitan en la producción de textiles es muy alto, por ejemplo,el algodón que se encuentra en la mayoría de la ropa usa aproximadamente el 25 % de los insecticidas y el 11 % de los pesticidas del mundo. Adicionalmente, se necesitan aproximadamente tres años de agua potable de un consumidor (2 mil setecientos litros) para hacer una sola camiseta de algodón.

Por otro lado, el tinte de la ropa contiene productos químicos especiales los cuales son aplicados en baños de agua. Esta agua utilizada eventualmente se devuelve al ecosistema, contaminando también el agua subterránea.

En el caso de eliminación de ropa, USAgain informa que en promedio los estadounidenses descartan aproximadamente 68 libras de ropa al año y solo el 15 % de eso es reciclado, sin contar que los productos sintéticos no se descomponen y producen metano, lo cual contribuye al calentamiento global.

Una gran red de reciclaje

Slow fashion
Slow fashion. Clothes on hangers in a shop showcase. Recycled organic apparel. - Foto: Getty Images

La innovación se ha convertido en una de las herramientas más importantes para ayudar a dar los primeros pasos en el Slow Fashion, al contemplar las fibras naturales y la reutilización de materiales para impulsar una moda sostenible. Algunas empresas a nivel mundial, reúnen esfuerzos para proteger nuestro planeta y Colombia también se ha unido a esta loable causa.

  • Fibras textiles de material Pet

Una botella de plástico o PET tarda en degradarse más de 100 años. En Colombia, al año se producen aproximadamente 4000 millones de estos envases, que, muchas veces, terminan en los ríos, los rellenos sanitarios e inclusive en el océano.

En Colombia, se comenzó a transformar este producto en fibras y filamentos textiles y, actualmente, recicla al año 1000 millones de botellas plásticas, el equivalente al 25 por ciento de las que se producen en el país.

Las fibras y los filamentos textiles se exportan, en donde las compañías que adquieren el material reciclado crean con este insumo prendas deportivas, ropa interior y exterior, entre otros productos.

  • Las telas fabricadas a partir de botellas PET, es una de las maneras más convenientes de reciclar las botellas plásticas y prevenir la acumulación de las mismas. Empresas Taiwanesas de textiles reciclan botellas de PET y las convierten en material para fabricar tejidos. Con estos tejidos se pueden elaborar camisas, bufandas o camisetas de fútbol.

Para la fabricación de una manta cuyas dimensiones sean 230 x 180 cm, por ejemplo, son requeridas 78 botellas.

En España, por su parte, se utilizan las mejores telas a partir de botellas de PET 100 % reciclados y de redes de pesca. Dentro de los productos elaborados abarcan maletas de viaje, carteras, joyeros, chaquetas reversibles para hombre y mujer, entre otros.

En el proceso de fabricación de mochilas, por ejemplo, se reciclan 83 botellas para la más pequeña; 17 botellas para un neceser y 42 botellas para unas zapatillas.

Por cada metro del tejido, con un ancho de 147 cm, se reciclan un total de 70 botellas de plástico Pet de 75 cm. En otras referencias de tejidos, la fabricación de un metro recicla 135 gramos de redes de pesca.

  • El poliéster reciclado es una opción que están adoptando muchos países en varias partes del mundo. El PET es tan bueno como el poliéster virgen, pero su producción requiere un 59 % menos de energía, reduciendo las emisiones de CO2 en un 32 % en comparación con el poliéster ordinario.
  • Con esta nueva conciencia de moda sostenible, otra opción está en disminuir el consumo y producción desmedido de ropa, para donarlo, intercambiarlo, venderlo o reciclar el material de las prendas o accesorios.
Reciclaje
Garment recycling concept. A stack of clothes is on the recycling table. Collection of clothes for recycling. - Foto: Getty Images

Hablar desde la academia

Según datos recogidos por investigaciones académicas, en Colombia menos de un 5 % de los desechos textiles se reciclan lo que trae consecuencias negativas para los recursos hídricos, la calidad del aire y el ambiente en general. Por eso, desde las universidades se busca crear conciencia en las nuevas generaciones para que la moda sostenible no sea solo una tendencia, sino una opción de vida.

Marcela González Aguilar, docente líder Gestión de la Moda de la LCI, Bogotá, habló con la revista Fucsia sobre el tema.

Revista Fucsia: ¿Cómo se maneja el concepto de moda sostenible desde las aulas?

Marcela González: tenemos como pilares los objetivos de desarrollo sostenibles de acuerdo a la ONU en nuestros proyectos de grado. Entonces, no es solo en lo ambiental, sino que también hay un tema de comunidad y de desarrollo de las personas, la emoción, el trabajo igualitario. Lo que nosotros estamos enseñando es esa sostenibilidad completa. Cuando hablamos de moda sostenible es una moda que pueda balancear esas tres cosas dentro de una propuesta para la industria.

R.F.:¿Cuál es la actitud de los estudiantes frente a estos temas de sostenibilidad?

M.G.: En los proyectos de grado en un 70 % se van por temas ambientales. Ellos son muy receptivos a estos temas y aunque los trabajos de grados son totalmente libres, casualmente muchos de ellos tratan el tema de sostenibilidad. Entonces yo creo que ya dentro de ellos como personas ya hay una conciencia, una relevancia y una necesidad de es tipo de negocios.

R.F.:¿Desde la investigación en la academia ha aumentado el interés en los temas relacionados con sostenibilidad y cuidado del planeta?

M.G.:Desde las investigaciones hechas por los estudiantes sí se ve mucha más conciencia por parte del consumidor, es un consumidor que puede tomar decisiones inclinado por temas medioambientales que cada vez hacen parte de sus propios valores. En las últimas 4 generaciones se ha visto un incremento por este tipo de temas.

Algo que sigue jugando en contra es que muchos de los procesos o de las materias primas son más costosas que las que no tienen esas características, entonces eso sigue limitando el acceso de personas que quisieran hacer cosas ambientales, pero que por temas de capacidad económica no lo hacen.

Camilo Villoria, Diseñador de Modas y ganador de la Convocatoria al Talento Joven de Inexmoda 2019, es uno de los nuevos talentos que gracias a su formación en la academia, ha desarrollado esa preocupación por contribuír con la sostenibilidad del planeta a partir de la utilización de telas en cáñamo natural, entrando así a la tendencia del Slow Fashion, con la que se busca disminuir la huella ambiental que puede dejar la industria textil.

Moda sostenibleModaBiodegradablePlaneta sosteniblePET