COMENTARIOS

Adiós a la reina, Claire Foy se despide de su personaje en The Crown

Lorena Machado Fiorillo

Adiós a la reina, Claire Foy se despide de su personaje en The Crown Foto: Robert Viglasky/ Netflix

¿Quién es la mujer tras el personaje, cómo llegó hasta allí y qué pasará de ahora en adelante con ella?

Luego de que Helen Mirren interpretara a la reina Isabel II en la película de Peter Morgan de 2006 y ganara un Óscar por su papel, nadie apostaba que hubiera otra actriz capaz de asumir la complejidad de una mujer que ha reinado desde la primera transmisión televisiva de una coronación.

Hasta Claire Foy.

Aunque no ha sido su primer rol como reina (también fue Ana Bolena en la miniserie Wolf Hall y lady Macbeth en teatro), Foy ha sabido alejarse de la caricaturización de uno de los miembros más famosos de la monarquía británica reciente para entenderla en su versión más joven y retratar pequeños detalles que la definen, como la ceñida apertura de labios al hablar o esa posición rígida del cuerpo que envía el mensaje de que aparentemente todo está en su lugar.

Lee también:  George y Amal Clooney acogen en su hogar a un refugiado iraquí

Foto: Alex Bailey, Netflix

Como a su personaje, a Foy le tocó lidiar con el paso de un respetado anonimato a un reconocimiento global que ha hecho que la mirada se enfoque en los movimientos de su vida pública y en pormenores que amplíen lo poco que conocemos de puertas para adentro.

Su papel en The Crown, la superproducción de Netflix en la que audicionó con seis meses de embarazo y le dio su primer Globo de Oro, un Bafta y un SAG, la llevó a cruzar las fronteras hacia un Hollywood que hoy reclama su nombre. Tras grabar las dos primeras temporadas de la serie y darle paso a Olivia Colman para interpretar una Isabel más madura, Foy se encuentra en su mejor momento profesional: está a punto de salir en Unsane, la película de Steven Soderbergh grabada con iPhone; será la hacker Lisbeth Salander en The Girl in the Spider’s Web, la continuación de la saga de Millenium, y tendrá la tarea de encarnar a Janet Armstrong en First Man, la biografía del astronauta Neil Armstrong (interpretado por Ryan Gosling) dirigida por el alabado Damien Chazelle.

Antes de ser actriz Claire Foy se sentía atraída por los deportes. Su ciudad natal, Stockport, es conocida por tener un equipo profesional de fútbol y otro de rugby, además de ser sede de uno de los clubes de natación más importantes de Inglaterra. Ella, la menor de tres hermanos, y la más inquieta, probó el ballet para invertir su energía en aquello que le gustara y canalizar la rabia que sentía porque sus papás –una trabajadora de una farmacéutica y un comercial– se separaron cuando tenía 8 años.

Foto: BBC Programmes

Sin embargo, las prácticas de ballet fueron pausadas por un diagnóstico que le cambiaría su futuro: artritis juvenil. La llegada de otro mal –un tumor en el ojo a sus 17 años– la hizo tan valiente que ahí aprendió a no dejarse doblegar por las circunstancias. “La verdad es que me siento afortunada de tener una cara. En esa época era un poco como un cíclope y sentí mucho miedo. Tuve que tomar esteroides durante un año y medio y eso te hace ganar mucho peso, y lo peor de todo es que te deja la piel muy deteriorada. La verdad es que nunca sentí que fuera la chica más guapa o con más talento de mi generación. Mi carrera siempre se ha parecido a una cuesta muy pronunciada y difícil de subir. Siempre he adorado la interpretación, pero al mismo tiempo pensaba que todo el mundo era mejor que yo y eso me hacía afrontar el futuro con pesimismo”, confesó a The Sun.

La tímida, la hogareña, la disciplinada, a quien le aburre tener que posar en las fotos de las alfombras rojas porque dice no tener la experticia, logró entrar a estudiar Arte Dramático en Oxford y se graduó con honores en 2007. “Cuando uno es una mujer joven le dicen lo que es atractivo, lo que es aceptable, cuál es la forma correcta o incorrecta de ser. Tengo suerte de haber descubierto la actuación como una forma de expresarme, pero a menos que tengas el permiso para hacerlo, no puedes sacarlo”, le dijo a The Guardian.

En el escenario, Claire Foy se volvió un camaleón alejado de los chismes y escándalos propios de las celebridades de su edad, lo que atrajo la atención inmediata de los directores. Cine, teatro, televisión y el título de ser la nueva consentida de la industria.

Claire Foy está casada con el también actor Stephen Campbell con quien tuvo una hija justo antes de empezar a grabar la primera temporada de The Crown. Foto: Getty.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.