COMENTARIOS

Stephen Hawking, la tormeta detrás de sus amores

Fucsia.co

Stephen Hawking, la tormeta detrás de sus amores Foto: Pinterest

El astrofísico es uno de los hombres más relevantes del mundo en el campo de la ciencia. Y aunque hemos sabido algo de su vida privada, gracias a 'La teoría del todo', poco es lo se conoce de su tormentosa y apasionada relación con mujeres completamente opuestas.

La película 'The theory of Everything' (‘La teoría de todo’) ha convertido al astrofísico Stephen Hawking, uno de los personajes más populares por estos días. Aunque su reconocimiento como uno de los científicos más relevantes del siglo XXI se debe a sus trabajos sobre los agujeros negros y las singularidades espaciotemporales en el marco de la relatividad general. También ha conseguido que la lucha contra la esclerosis lateral amiotrófica (ELA por sus siglas), que le fue descubierta con 21 años y que en la actualidad le mantiene inmovilizado casi por completo en una silla de ruedas, adquiera relevancia.

El film dirigido por James Marsch se inspira en Travelling to Infinity: My life with Stephen, el libro de memorias que escribió en 2007 Jane Hawking, la primera mujer del científico, y en la que narra los 25 años de matrimonio que compartió con él. Hasta que este la abandonó por su enfermera, Elaine Mason.

La pareja se conoció en 1963, en una fiesta de Año Nuevo organizada en casa de unos amigos comunes en Saint Albans, cerca de Londres. El flechazo fue instantáneo y ambos comenzaron a salir. Un mes después, su historia de amor se vio truncada por una noticia inesperada: Hawking fue diagnosticado con ELA y los médicos redujeron su esperanza de vida a dos años. Contra todo pronóstico, el anuncio no alteró los planes de Jane de quedarse al lado de la persona que amaba. 

Así, se casaron en 1965, y desde su posición de esposa de uno de los mayores cerebros de la historia de la humanidad y madre de sus tres hijos, campeó las mieles del éxito, con sus pertinentes premios y honores, que fue recogiendo su esposo. También, los sinsabores de esta cruel enfermedad que fue paralizando los músculos de Hawking progresivamente hasta dejarlo postrado en su silla de ruedas. “Una de las grandes batallas fue conseguir que usara la silla de ruedas. Me movía con Stephen sujeto de un brazo, el bebé en el otro y el segundo niño corriendo detrás. Era desesperante porque el pequeño salía corriendo y yo no podía perseguirlo. Este tipo de situaciones hicieron mi vida bastante imposible”, recoge en sus memorias. 

La situación en el hogar desbordó poco a poco a Jane que, además de cuidar el hogar y velar por sus hijos, debía bañar, asear, vestir y dar de comer a su esposo, cada vez más dependiente de ella. Fue entonces cuando una amiga le recomendó que se uniera al coro de la iglesia local para distraerse de día a día. Es allí donde conoció a Jonathan Hellyer Jones, director del conjunto y viudo desde hacía un año tras perder a su mujer a causa de una leucemia. 


Stephen y Jane el día de su boda. Foto: Pinterest

Jonathan se convirtió en su amigo y confidente, hasta el punto de ser el pilar sobre el que ella se aferró para resistir su crítica situación. "Sin Jonathan, me hubiera hundido. Estaría en el fondo del río o en una institución mental", asegura en el libro. 

En su autobiografía My brief history, el astrofísico vierte sus propias reflexiones acerca de la estrecha relación que mantuvieron la que era su mujer y su amigo mientras todos vivían en el hogar conyugal. Un triángulo amoroso que, en un principio, le pareció lógico porque “quería que alguien los mantuviera a ella y a los niños cuando yo no estuviera”, pero que con el tiempo fue suscitando sus recelos. “Fui sintiéndome más infeliz por la relación cada vez más estrecha que existía entre Jane y Jonathan. Al final no pude aguantar más la situación y en 1990 me mudé a un piso con una de mis enfermeras, Elaine Mason”, indica. Ese fue el año en el que el matrimonio puso fin a su relación de 25 años. 


Hawking y su segunda mujer el día de la boda. Foto: Pinterest

Hasta aquí la intimidad que se desvela en 'The theory of Everything'. El film evita introducirse de lleno en el segundo capítulo de la vida amorosa de Hawking, ese que incumbe a la enfermera Elaine Mason, de la que su antecesora dijo en sus memorias que era “controladora, manipuladora y mandona”. Con ella se casó cinco años después de dejar a Jane y se divorció once años después. 

Poco se sabe de su relación, a excepción de las acusaciones de malos tratos que se le atribuyeron a Mason. En varias ocasiones Hawking ingresó en el hospital con cortes y moratones en su cuerpo. En otra ocasión lo hizo aquejado de una insolación por haber estado demasiado tiempo aparcado con su silla al sol. Estos episodios provocaron que su hija Lucy denunciara a la exenfermera por maltratar a su padre. Hawking se negó a corroborar las acusaciones y la causa se desestimó en 2004.  

Jane, por su parte, se casó con Jonathan en 1995 y ahora ejerce como profesora de Lenguas Romances, materia de la que es doctora, en el Reino Unido. En este momento, el exmatrimonio lleva una relación amistosa y cordial. De hecho, ambos estuvieron juntos en el estreno mundial de 'The theory of Everything', la película de sus vidas que los volvió a unir. 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.