COMENTARIOS

10 consecuencias del mal sexo en una pareja

Fucsia.co

10 consecuencias del mal sexo en una pareja

Tener una vida sexual mediocre o poco satisfactoria es más grave para una pareja de lo que se cree comúnmente. He aquí 10 consecuencias y signos de alerta.

Aceptémoslo, a veces el amor y la amistad no son suficientes para llenar nuestra vida de pareja y hacerla 100% satisfactoria. El sexo es una parte fundamental que nos pueda llegar a conectar en maneras que nunca imaginamos con otra persona y terminar de ponerle la cereza final a nuestra relación.

Cuando nos vemos envueltos en una situación sentimental en la que el sexo es poco satisfactorio se empiezan a prender una serie de alarmas que no necesariamente percibimos al instante pero que pueden ser determinantes para el futuro. Mucha atención pues éstas pueden ser algunas de las consecuencias para una pareja que tiene mal sexo:



1- Disminución de la autoestima.

Al no tener buen sexo automáticamente nos cuestionamos acerca de nosotros mismos y la parte de culpa que tenemos en el asunto: ¿qué pasa conmigo? ¿no soy suficientemente bueno/a? ¿Ya no le gusto? Todo estos hace que nuestro amor propio y la confianza en nosotros mismo disminuya considerablemente afectandonos como individuos.

2- Se produce un distanciamiento emocional.

El sexo une a una pareja y puede reforzar sus lazos de complicidad y conexión. A su vez, cuando el sexo es poco satisfactorio, estos lazos son más débiles y pueden terminar distanciando irreparablemente a una pareja.

3- La pareja es más susceptible de caer en la infidelidad.

 Aunque el sexo no lo es todo en una relación, si existe una frustración latente a ese respecto es más probable que alguno de los dos se vea tentado por llenar ese vacío con otra persona. Por eso es importante actuar rápido y comunicarse correctamente antes de que sea demasiado tarde.

4- Se puede creer erróneamente que el deseo sexual se ha perdido para siempre.

Cuando estamos inmersos en una rutina de mal sexo puede ser normal creer que hemos llegado al tope de nuestro deseo sexual y que éste se ha a apagado de manera normal y para siempre. ¡Falso! El deseo y el apetito sexual no tienen por qué tener fecha de caducidad y depende de nosotros sentirnos bien en ese aspecto lo más que queramos.

5- La frustración se traduce en discusiones más largas y sin propósito.

Cuando no nos comunicamos abierta y honestamente, el nivel de frustración sube y al no ser expresado se vierte en otros aspectos de la relación generando tensiones y malentendidos extra.

6- El estado de ánimo se ve afectado.

El buen sexo es conocido por sus propiedades para subir los niveles de endorfinas y mejorar el estado de ánimo. Cuando el sexo es malo todo esto se puede ver afectado y derivar en montañas rusas emocionales.

7- La intimidad sufre un deterioro.

A través del sexo se dan igualmente una serie de actitudes y manifestaciones de cariño que aumentan la intimidad y fortaleza de una pareja. Las caricias, los besos, las palabras son tan solo algunas de esas cosas que se pueden estar perdiendo cuando no existe esa conexión física y emocional.

8- Se pierde la admiración por el otro.

Otra de las manifestaciones de la frustración por tener mal sexo es que en cierta medida se empieza a perder la admiración e interés por el otro lo cual es clave en una pareja sana. Cuando dejamos de sentir admiración nos cuesta más trabajo vernos y sentirnos cómodos en una vida de dos.

9- Empiezan las odiosas comparaciones.

Si, lastimosamente  cuando no estamos satisfechos la mente divaga y empieza a comparar nuestra experiencia actual con parejas anteriores y eso es sinónimo de problemas.Cuando empezamos a pensar que todo tiempo pasado fue mejor es momento de tomar cartas en el asunto y tomar las riendas de nuestra vida en pareja.


10- El sexo vuelve una obsesión.

Finalmente, cuando estamos teniendo mal sexo nos empezamos a preguntar si aquí se acabó nuestra vida sexual satisfactoria y si es un punto determinante en nuestras vidas. Por lo tanto, el sexo se convierte en un tema recurrente en la cabeza y comienza de nuevo el círculo vicioso de la insatisfacción.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.