COMENTARIOS

Los 8 alimentos de los que todos hablan mal

Los 8 alimentos de los que todos hablan mal Pantherstock.

Comidas malditas, de mala fama o simplemente difamadas por campañas o grandes cadenas alimentarias, son aquellas que merecen un análisis detallado. El doctor Carlos Lanz, nos cuenta cuáles son estas, las verdades y mentiras a su alrededor, en su más reciente libro “Comer bien, Vivir bien”.

El huevo
Es uno de los alimentos más completos, pues está compuesto por una proteína rica en ovoalbúmina, grasas, vitaminas y minerales. Además es un alimento económico y bajo en calorías. A las personas que no tengan acceso a otro tipo de proteína es recomendable comer huevo por lo menos tres veces por semana.  

La cafeína
Es un rico estimulante del sistema nervioso que nos ayuda a mejorar el estado de ánimo. Está presente en muchos alimentos que bebemos a diario como el café, el té y algunas bebidas gaseosas. Entre sus funciones están la de mejorar la digestión facilitando la liberación de jugos gástricos y reducir la aparición de cálculos biliares. Dos o tres tazas por día son suficientes, pues en exceso esta provoca dependencia o adicción.

El chocolate
Es primordial para mejorar el estado de ánimo y actúa como antidepresivo maravillosamente. Es una fuente rica de grasas saturadas que ayuda a disminuir el colesterol. Su consumo en exceso puede causar diarrea, sobrepeso y jaquecas.

Las salsas picantes
Son recomendables en bajas dosis ya que estimulan la producción de jugos gástricos y consumirlas en exceso puede causar gastritis.

Las bebidas gaseosas
Las personas con tendencia a sufrir de gases deben evitar ingerirlas con los alimentos. Su alto contenido de azúcares dificultan una digestión efectiva y puede producir irritación gástrica. Se aconseja sustituirlas por jugos de frutas o un vaso de agua.

El alcohol
Siempre y cuando sea medido, el consumo de alcohol está contraindicado. Ingerir dos copas de vino al día nos aporta antioxidantes beneficiosos para la salud, pero la mezcla de licores puede ser dañinos, pues está favorece la irritación gástrica y genera malestares continuos asociados con la acidez.

Los productos ahumados
Son difíciles de digerir, además tienen compuestos que pueden generar alergias o aumentar síntomas como el dolor de cabeza, por lo que se recomienda a las personas que sufren de las anteriores, no consumirlos. Estos alimentos deshidratados con adición de sabores aumentan también la acidez, los gases y el dolor abdominal.

Los dulces
Son estos las llamadas calorías no nutritivas, pues muchos contienen cantidades exageradas de azúcares para proporcionar un sabor más agradable. Para endulzar la comida, se recomienda los edulcorantes artificiales ya que aportan menor cantidad de calorías. También existen los edulcorantes naturales como el azúcar integral extraída de la melaza o la miel, y la estevia, ideal para diabéticos. Si este tipo de azúcares son usados de manera controlada, pueden resultar muy útiles en el proceso de pérdida de peso.
                                                               

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.